jueves, 2 de agosto de 2012

MI MAMÁ QUIERE MAS A MI HERMANO



Pareciera que es una frase infantil que solo usan los niños de 6 años, pero no es así, éste argumento ah servido para dar vida a personajes tele novelescos que terminan matando a su hermano o hermana odiadas por haber sido quienes más fueron amados.
Pero esto solo es un reflejo de la verdad, la cruel, absoluta y llana verdad, no importa que edad tengamos, puede ser de 1 a 60 años, nos molesta, duele y entristece profundamente que nuestros padres, tutores, abuelas, tías o quien quiera que sea que nos cuidó de niños, ame y tenga favoritismos por uno de nuestros hermanos, primos, tío (de la misma edad que nosotros) o incluso amigos por quienes se tienen deferencias y detalles, que a nuestros ojos son excesivos e inusuales, o que por lo menos no recibimos nosotros.
Si tú eres una o uno de los hermanos no queridos, sabes de lo que te hablo, a él siempre lo dejaron ir a fiestas, le compraron los tenis de moda y si se portaba mal no hay o no había un castigo severo, a ella le compraron cada mínimo capricho, las mejores escuelas, la ropa etc.
Y un día preguntamos ¿Por qué?, ¿Por qué quieres más a fulana?, y reprochamos: “No fuera tu hijo porque…”, “lo quieres más a él”, “no importa lo que haga ella, siempre se sale con la suya ¿y yo?”, “la quieres más que a mí”. Y la respuesta, la más escuchada y socorrida: LOS QUIERO IGUAL, los queremos por igual, ¿porque dices eso si los quiero a los dos?
Y entonces viene la frustración, el enojo y los gritos, los malos tratos que esconden como una nata gruesa y pesada la tristeza, el desconsuelo y el dolor porque a él o a ella le aman más, y a nosotros nos desprecian, no nos toman en cuenta, a nosotros sí nos regañan y castigan, nos reprueban y llegan a ser groseros, nada es suficiente para lograr ese amor, esa admiración, aceptación incondicional, mismo etc.
Frustra que lo nieguen, frustra la injusticia, porque por más que les dices es que no es justo, a mi no me das esto, a él no le reclamas por aquello, a ella si le diste lo de más allá, a ella no le exiges que haga esto, no es justo, siempre lo niegan y lo siguen haciendo.
Pero sobre todo frustra no ser el otro, no importa que haga, cuantos dieces lleve a casa, cuantas medallas o detalles hermosos tengas con tu padre o mi madre, ellos siempre tratan con deferencia inaudita a el otro, a la otra y lo que tu das pareciera rodar por la ladera directo a un caño, no sirve, no está. Siempre amarán más a fulana, la bella, la hermosa, la perfecta. Y es esto lo que duele, y duele mucho, hiere, molesta, frustra, enoja...
Tu y yo sabemos que es verdad, a ella la aman más, tiene el favor de tus padres y no es justo, tienes razón, no inventas cosas en tu mente enferma e infantil, es verdad, no sigas persiguiendo a tu padre para que diga la verdad, si, le da más a tu hermano que a ti, tu madre tiene un favorito y no eres tu, no importa lo que haga él o que hagas tú, siempre será el favorito.
No es cierto que los quieren por igual, por una simple razón, tú eres tú y él, tu hermano, es él, y no pueden amarlos igual, porque no son la misma persona, tu hermana es diferente a ti y significa cosas diferentes para tus padres.
Enfrentémoslo juntas: MIS PADRES AMAN MÁS A MI HERMANA, MI MAMÁ AMA MÁS A MI HERMANO, MI PAPÁ AMA MÁS A MI HERMANA. Y YO NO PUEDO SER MI HERMANA, NO PUEDO SER MI HERMANO, NO PUEDO OCUPAR SU LUGAR POR MÁS QUE LO HE INTENTADO, ELLA ES LA FAVORITA.
Todos sabemos de los celos que puede tener un niño al nacer su hermana, puede ser que intente regalar al bebé, que le diga directamente a la madre que no lo quiere y que lo regrese, que le pegue o le ignore, teniendo cambios en su comportamiento, como intentar tomar biberón otra vez o dejar de avisar para ir al baño, todos estos comportamientos debieran desaparecer con el tiempo y ser superados como todos los retos a los que nos enfrentamos desde que nacemos.
Pero en ocasiones no sucede así, estos celos se convierten en rivalidad por tener la atención de los padres, una competencia para ver quien grita más, quien se porta mejor, quien hace el mejor dibujo, quien rompe más cosas; no obstante incluso esto debiera terminarse algún día, una vez que las personas se individualizan y dejan de existir por y para los padres, digamos que en la juventud ya pasada la adolescencia.
Pareciera un proceso común por el cual todo ser humano debiera pasar, incluso los hijos únicos, al entrar a la escuela tienen que competir con otros niños por atención y cuidados, en general pareciera un obstáculo más que superar, una herramienta emocional útil para la vida en sociedad, pero por alguna razón no lo hemos logrado, sigue siendo una piedra en el zapato a mis 40 años, 60, 20, 37 años.

El punto es que no podemos seguir viviendo con ese dolor constante metido en el pecho, con esa rabia constante, con la envidia y al competencia por el amor de mamá o papá, debemos hacer algo, pero te insto a no hacer lo mismo de siempre, ya vimos que torturar a la hermana no sirve más que para que te regañen, insultar a tus padres no sirve más que para que te digan: “pero porque no eres como fulano tu hermano tan bueno”. Si reclamas lo niegan, si se comprometen ha no hacerlo lo vuelven a hacer, si compites pierdes, basta.
Y vuelvo a decirlo, BASTA, es suficiente, SUFIEICNTE, alto, bájate de este tren, bajémonos de las comparaciones dolorosas, de sentirnos poco amados, es suficiente, ya fue bastante, baja el bulto y tíralo a la deriva, yo encontré una fisura en esta enorme pared, que pareciera ser sorda, injusta, inamovible. Te cuento como lo hice:
1.- Aceptación
Es doloroso y difícil tener que verlo, decirlo y aceptarlo, pero ¿para qué seguir compitiendo por un puesto que no puede ser tuyo?, tu no eres ella o el, no puedes ser amada como ella, tu eres tu y no puedes deshacerte de quien eres.
En este momento es cuando te dices a ti misma(o), jamás seré amada como ella, jamás seré tratada como el, me rindo, lo suelto, dejo de reclamar por eso, suelto esta carga y le dejo esta porquería a mis padres, es de ellos esta injusticia, que se hagan cargo, esta injusticia es de la vida, que se haga cargo, yo no. Esto es solo para que dejes de perseguirlos a tu hermana, a tu mamá, a tu padre, a tu hermano, a ti misma, es una carrera en la que llevas años, y es muy cansada y frustrante, para, suéltalo y enfréntate a la realidad, al problema, no intentes que la dejen de amar, no intentes que ellos dejen de mimarla, intenta algo nuevo y deja de atormentarte, es agotador e infructuoso.
2.- El reconocimiento
¿Qué pasa si aceptas que aman más a tu hermana?, ¿Quiere decir que no te aman o que te aman menos?, por lo regular quiere decir que te quieren diferente (chiste, chiste) no en serio, esta pausa es muy importante, ¿si no te quieren como a ella, eso quiere decir que no te aman?, si la respuesta es no, mi madre si me ama, mi padre si me quiere, solo que no tanto, o no como a ella, entonces te invito al reconocimiento de lo que si tienes, ese amor que ellos te dan ese que te toca a ti, que es solo para ti.
Es muy poquito, no lo quiero, no así, no es justo, quiero más, quiero lo que ella tiene, esas son ideas que te llevan a lo mismo, y lo que haces es patear, pisar, escupir, despreciar, el amor que te toca y que se supone que es lo que quieres más en le mundo, se supone que deseas que ellos te quieran más, te den más, te acepten más, te reconozcan más, más más, MÁS, pero lo que tienes lo desprecias.
Si solo te quedas en el paso uno, “a ella la quieren más”, y se acabó, te quedas triste, decepcionado, sintiéndote poca cosa, pero si reconoces todo lo que te dan, todo lo que te ha tocado, todo lo que es tuyo, abres los brazos y lo recibes todo así como es, puede ser que te sientas mejor, visto, apreciada, tranquilo, en este instante recuerda todas las veces que compartiste con tu mamá, todo lo que tu papá compartió contigo, los mimos, abrazos, regalos, complicidades, caminatas, confesiones, pláticas, conocimiento, zapatos, que fueron solo para ti y atesóralos, aprécialos, reconoce.

Pero si la respuesta en tu caso es: “ellos no me aman”, entonces me uno a tu tristeza y decepción, pero aun así, habrá que reconocer que hicieron lo suficiente para mantenerte viva, y que gracias a eso, puedes irte lejos y buscar a tu verdadera familia, con humildad acepta lo que te dieron, da las gracias y vete, quien no te ama, no te merece.
Reconocer lo que es tuyo lo que te dieron a ti, lo que solo podía ser para ti, y recibirlo con gusto y con los brazos abiertos, es uno de los bálsamos que alivian el dolor y la tristeza de saber que efectivamente ellos tienen un favorito.
3.- Que tu reino crezca
Otra forma de abordar la situación es hacer que tu reino crezca, se ensanche, brille y sea cómodo para ti, me refiero a dedicarte a crecer y diferenciarte de tus padres, de tu hermana, de tu hermano, recargarte lo más posible en tus diferencias y particularidades, ensáñate en definir, acuñar, esculpir minuciosamente tus habilidades, talentos y diferencias, esas son tuyas y él o ella tu hermana, no puede entrar ahí, no tiene cómo arrebatártelo y es algo en lo que no puede ser mejor que tú, porque no puede ser tú, éntrale que se siente, toma una cucharadita de tu propio chocolate.
En este mismo tamiz, está la idea de hacer un recuento de todo lo que el o ella no tiene y tu sí, yo tengo la surte de ser la favorita de mi abuela, yo tengo libertad, soy más inteligente, se tocar un instrumento, tengo una pareja estable, yo, yo, yo, conviértete en un yo-yo, y deja de competir con el o ella, déjales en su cuento y que sean los protagonistas y reconócete como reina de tu castillo propio.
Esta forma de ver el asunto, hace que dejes de depender emocionalmente de tus padres, que es una forma independiente y madura de vivir, claro que no podemos dejar de recibir de nuestros padres tutores o personas que nos criaron, son parte de nosotras y nuestra historia, siempre dependeremos de ellos en cierta medida, pero dejar que esto sea un problema para nosotros y en la relación con nuestra hermana o hermano, es otra cosa.
Hasta el momento el énfasis está puesto en nosotros los “menos amados” y pareciera un problema de los hijos, pero debemos tomar en cuenta a los padres.
Pero los padres también tienen responsabilidad en esta situación, los padres llegan a tener este tipo de diferencias en el trato con sus hijos por diversas situaciones algunas de ellas no muy sanas, entre ellas se puede mencionar:
a. Prejuicios, estos pueden ser por género, los padres pueden tener un sin número de prejuicios negativos contra el hijo o la hija desfavorecida, o tenerlos en pro de quien sea el favorito, cuantas veces has escuchado frases como: “es que él es niño y con el me siento más cómodo son más fuertes, son independientes”, o “a ella la cuido más porque es mujer, es tierna, linda, cariñosa contigo es diferente”, por ejemplo si el favorecido es un varón primogénito, es bien sabido lo que nuestra sociedad valora esto, no es en sí porque el hermano sea fenomenal, solo es que es varón y nuestro padre es machista. Ante esta situación solo podemos, ser conscientes de que no es una lucha con nuestra madre o padre es con un concepto que nos aprisiona, y es un mal social, ante esto podemos trabajar para hacer cambios sociales, tal vez de esta forma lleguemos a nuestros padres, pero enfrentarlos con: “porque a el si y yo no”, puede no ser muy productivo.

Otro tipo de prejuicios, pueden tratarse de si es más delgada, con ojos claros, se parece a la abuela, su color de piel, si es bueno en matemáticas etc. Y se le atribuyen características que en realidad no tiene.
b. Proyección en el hijo o hija favorito, en ocasiones el padre, madre o tutor, se proyecta a si misma(o) por alguna razón con esa hija en especial, se ve a sí mismo en su hijo o hija, puede ser porque tiene el mismo género, o por cualquier cosa, por los ojos, o tal vez porque es el hijo más pequeño como el fue, por como lo tratan sus amigos, etc. Y le recuerda de tal manera su propia historia que le ve como un clon de si mismo y encuentra la oportunidad de hacer las cosas mejor, de darle más de lo que le dieron, de mimarle, protegerle y proveerle como le hubiera gustado que alguien lo hiciera a esa edad pero con el.
Esta es una situación en la que el padre o la madre tienen que trabajar consigo mismos, porque no importa cuanto mimen a la hija, los asuntos inconclusos o que no se solucionaron en su infancia seguirán sin resolverse, no podemos hacer nada al respecto, son ellos, ellas quienes tienen que darse cuenta y trabajar sobre sus sentimientos historia y necesidades inconclusas, a nosotros nos queda solo recibir lo que es nuestro, acompañarles y ser nosotros mismos a distancia de sus necesidades insatisfechas más íntimas.
c. La historia es otro factor que puede estar implicado, la forma en la que se convirtieron en padres de uno y de otro hijo, a veces un hijo les recuerda la época en la que le concibieron, con quién compartieron el momento, la edad, las emociones etc. No se trata de las cualidades maravillosas del niño o la niña, es lo que representa para mamá esta hija, para bien o para mal, puede ser que la hija llegó en un momento de separación o una violación, y representará para siempre esta situación a menos de que haga algo para resinificar el hecho de haber concebido a un hijo(a), o lo contrario la época fue tan maravillosa que ese hijos será el símbolo por siempre de esa época, del enamoramiento, la bonanza económica, la vida en País, el triunfo profesional etc. De esa manera no mima y consiente al hijo, sino al recuerdo, mientras la madre o el padre no lo vean, correrán el riesgo de sobreproteger y mimar a una hija(o) a quien esto puede perjudicar mucho, por no conocer límites a sus caprichos, sin mencionar a los otros hijos.
d. Otra situación que puede originar este tipo de reacciones en los padres es la enfermedad a temprana edad del favorecido, cuando una de ellas esta o estuvo al borde de la muerte, los padres tienden a sobreprotegerle y volcar en el o ella todo su amor, cuidado y mimos, descuidado al otro o la otra hija porque al parecer es “más fuerte”, situación que de igual manera cohíbe el desarrollo de una y de otra, de quién enfermó y de quién es considerada la fuerte.
e. Celos, es terrible decirlo pero si existen casos en los que los padres experimentan celos de sus hijos o hijas, celos porque es más joven, o por ser más apuesto, por tener la atención y cuidados del otro progenitor o los abuelos y esta competencia se perpetúa, haciendo que crezcan sentimientos duales en la persona, te quiero pero te odio, quiero cuidarte pero también desaparecerte, y se establece una competencia, en este caso el padre o la madre se quedan atrapados en el mismo ciclo de rabia por no ser amado o amada como lo es el hijo o la hija, de esa manera el otro hijo, no es rival y le puede amar libremente, sin restricciones, por eso la diferencia de trato.
Ante los celos no se puede hacer nada como hija, son ellos los padres quienes deben reconocerlos, trabajarlos y caminar hacia su evolución, aceptación y confianza en sí mismos, así que valen las mismas recomendaciones para los padres que para los hijos que se sienten menos amados.

f. Pero no podemos descarta que la diferencia de trato no estriba en celos, proyecciones, miedo etc. puede ser que solo sea afinidad de carácter, y esto también deberíamos tomarlo en cuenta; que pasa si en realidad no es su favorita, es simplemente que se llevan mejor porque les gustan las mismas cosas, les encanta el rock y tu odias ir a los conciertos; escuchan las noticias, las comparten y a ti te dan nauseas solo de pensar escucharlas; les encanta salir al jardín a plantar rosas y a ti te da urticaria el polvo etc. Tal vez solo se trata de que son similares y tiene cosas que compartir y no tiene nada que ver con el amor, mimos, favoritismos, o valía que le den al otro.
Si ese fuera el caso, también es importante aceptarlo y buscar formas de compartir cosas con tu madre o tu padres, cosas en las que solo ustedes dos participen, que sean suyas y de nadie más, para eso debes hacer un esfuerzo por interesarte genuinamente el ella o el, sin reproches y sin imponer tus gustos, para ello no te avientes sin hablar de como te sientes y de tu plan para mejorarlo, tal vez así encuentres más apoyo a tus iniciativas.

El origen de la disparidad en el trato con los hijos, puede ser una de estas causas, la mezcal de éstas o todas a la vez, y pudiera ser un buen tema de trabajo terapéutico para los padres el reflexionar sobre el asunto, pero también somos nosotros los que tenemos que crecer, diferenciarnos, valorar lo que somos y nos dan, si ambas partes se mueven padres e hijos, tutores e hijas, este tipo de problemas, celos, odio y tristeza podría quedar en le pasado.


Si es así, ayúdame a seguir escribiendo, te pido que le des difusión al artículo, me recomiendes como terapeuta o vengas a terapia,  le des a me gusta, hazme una propuesta de colaboración, o trabajo remunerado.
Me puedes escribir a sociedadequilibrio@yahoo.com.mx, llamar al 0445520718202, 5571575096 Celular del D.F. y zona conurbada, doy terapia en del D.F. y en Tecámac.
https://es-la.facebook.com/people/Elena-Vega/100009279222360
Gracias

Elena Vega

Datos personales

Mi foto

DESARROLLO Y MOVIMIENTO EN EQUILIBRIO A.C.

Tenemos por objetivo coadyuvar en la eliminación de la violencia de género, en el Estado de México a través de la terapia.

Los principales temas que trabajamos son la violencia hacia las mujeres de la diversidad sexual y mujeres que se encuentran es situación de violencia familiar.

Brindamos atención psicológica individual, de pareja, de grupo (constelaciones familiares), psicoterapia con hipnosis Ericksoniana, peritajes psicológicos en caso de juicios familiares y penales.

Nuestra visión es lograr que en el estado de México se respeten y tomen en cuentea los derechos y necesidades de las mujeres, librándolas de la violencia basada en su género u orientación sexual, a través de cambios significativos al interior de las personas.

 Elena Vega

http://www.desarrolloymovimientoenequilibrio.pagina.gr

 

sociedadequilibrio@yahoo.com.mx

0445520718202

59923182

DESARROLLO Y MOVIMIENTO EN EQUILIBRIO A.C.

Nuestra visión es lograr que en el estado de México se respeten y tomen en cuentea los derechos y necesidades de las mujeres, librándolas de la violencia basada en su género u orientación sexual