viernes, 11 de mayo de 2012

MUESTRA DE PERITAJE



EL SIGUIENTE ES UN PERITAJE, QUE HA SIDO MODIFICADO EN CIERTOS ASPECTOS, SOBRE TODO EN LOS NOMBRES, PARA SALVAGUARDAR LA INTIMIDAD DE LAS PERSONAS IMPLICADAS, PERO QUE REFLEJA LA CALIDAD DEL TRABAJO QUE REALIZAMOS.

PERITAJE PSICOLÓGICO

ELENA VEGA ORTEGA

Lic. En Psicología

Segunda Cerrada de Bosques de Canadá L 29 -1

Los Héroes Tecámac Sección Bosques C.P. 55764

Tel. 0445520718202

JULIA CASTILLO ROJO

VS

EDUARDO PEREA LUNA

JUICIO: GUARDA Y CUSTODIA

EXPEDIENTE: 70/2011



C. JUEZ FAMILIAR DE PRIMERA INSTANCIA,

DEL DISTRITO JUDICIAL DE ZUMPANGO, ESTADO DE MÉXICO

LIC. OLIVIA LEONOR MORENO ROSALES.

P R E S E N T E

La que suscribe Licenciada en Psicología con Cédula profesional No. 2755037, habiendo sido propuesta como Perito en Psicología por la parte actora, C. JULIA CASTILLO ROJO, y una vez aceptado y protestado el cargo para valorar al menor JORGE ENRIQUE PEREA CASTILLO, a la C. JULIA CASTILLO ROJO y al C. EDUARDO PEREA LUNA, con el respeto a su señoría vengo a manifestarle el tiempo y forma del presente dictamen de la siguiente manera: 1.- Con respecto al tiempo en el cual la suscrita rinde el presente dictamen lo es en virtud de que el C. EDUARDO PEREA LUNA, en diversas ocasiones en las que fue debidamente requerido ante este Honorable Juzgado, no accedió a presentarse en compañía del menor JORGE ENRIQUE PEREA CASTILLO, y así la suscrita se encontrara en la posibilidad de emitir un dictamen más amplio en el que se pudiera determinar quién de ambos padres es la persona más indicada en tener bajo su cuidado al menor JORGE ENRIQUE PEREA CASTILLO, y esto en atención a lo ordenado por su señoría en fecha veintinueve de abril del presente año, en el cual no se señala una nueva fecha en la cual la suscrita pudiera realizar el estudio y exámenes correspondientes al C. EDUARDO PEREA LUNA y el menor JORGE ENRIQUE PEREA CASTILLO; 2.- Ahora bien en lo que respecta a la forma del presente dictamen, es realizado y presentado ante esta Honorable Juzgado, únicamente con relación al estudio y exámenes realizados a la C. JULIA CASTILLO ROJO, toda vez que fue la única que compareció de manera voluntaria el día y hora que su señoría tuvo a bien ordenar para el desahogo de dicha prueba; por lo que antecede en líneas me permito rendir el siguiente:

DICTAMEN EN MATERIA DE PSICOLOGÍA

OBJETIVO DEL ESTUDIO

Realizar entrevista exploratoria y estudios Psicológicos al C. JORGE PEREA LUNA, a la C. JULIA CASTILLO ROJO y al menor JORGE ENRIQUE PEREA CASTILLO con el fin de poder estar en condiciones de responder a los cuestionamientos planteados para el presente peritaje.

DICTAMEN PSICOLÓGICO DIRIGIDO A LA

C. JULIA CASTILLO ROJO

I. FICHA DE IDENTIFICACIÓN.

NOMBRE: Castillo Arellano Julia

SEXO: Mujer

EDAD: 25 años

LUGAR DE NACIMIENTO: Estado de México, 17 de agosto de 1985

ESCOLARIDAD: Licenciatura Técnica en Administración

RELIGIÓN: Católica

OCUPACIÓN: Hogar

ESTADO CIVIL: Soltera

FECHA DE EVALUACIÓN: Lunes 4 de Abril de 2011

II. ACTITUD ANTE LA VALORACIÓN Y EXÁMEN MENTAL

Durante la evaluación se observó al C. Julia Castillo Rojo (quien en adelante también será nombrada como la Sra. Jatziry, Sra. Castillo, la evaluada o la madre del menor) en buenas condiciones de higiene y aliño, vistiendo de manera casual. Es de complexión media, de tez morena clara, cabello color café el cual lleva largo y peinado.

Estuvo consiente; orientada en tiempo, espacio, persona y circunstancia; sin alteraciones sensoperceptuales como son: ilusiones y alucinaciones; sus procesos mentales superiores se encuentran conservados ya que no presenta alteraciones en su memoria, pensamiento, lenguaje, atención y concentración.

La Sra. Castillo se mostró atenta y con disposición positiva ante la evaluación, fue amable y serena durante la aplicación de exámenes y la entrevista exploratoria, aun y cuando en momentos los cuestionamientos fueron difíciles de contestar debido al pudor o el dolor de las circunstancias de las que fue necesario hablar.

III. ANTECEDENTES PERSONALES

ÁREA FAMILIAR

La evaluada considera que su familia actualmente la constituyen su único hijo el menor Jorge Enrique Perea Castillo y ella, teniendo en cuenta a su padre, madre y hermanos como familiares ya que desde su perspectiva una vez que se desprendió de su familia primaria, ahora es responsable de su hijo y de mantenerse de manera independiente, afirmando que en la actualidad su único interés es: “darle lo mejor a mi hijo”.

Cito a la evaluada: “haciendo la vida de uno la familia es lo que uno tiene, ellos son mis familiares, yo soy la familia de mis papás y ellos son mis familiares”.

Actualmente vive con sus padres el Sr. Enrique Castillo Núñez y la Sra. Martha Arellano Zambrano, así como con su hermano Enrique Castillo Arellano.

Ella es la segunda de tres hijos, siendo la hermana mayor Olga Linda Joselyn Castillo Arellano quien vive en unión libre de manera independiente y tiene tres hijos.

La evaluada describe la experiencia de ser hermana intermedia, como un poco injusta, ya que considera que sus hermanos tuvieron un trato preferencial, “Mi hermana es la consentida, mi hermano es el preferido” dice con una sonrisa, siendo consciente de que esta puede no ser la verdad absoluta, pero que por el momento es el punto de vista que tiene con respecto a la forma en la que es tratada por sus padres.

Explica que su infancia tuvo partes armoniosas y otras que no lo fueron tanto, la idea que marca su infancia es que: “ellos se criaron solos”, describe haberse sentido abandonada por sus padres ya que estos trabajaban la mayor parte del tiempo: “mi mamá fue profesora, mi papá se iba a trabajar, nos quedábamos solos, la de la tienda nos echaba a la combi para ir al Kínder, una vecina o una compañera nos echaban un ojito”

Sobre todo hace hincapié en la ausencia de su madre, no ha podido superar la sensación de abandono y descuido por parte de ésta: “En la primaria nos íbamos con mi mamá, pero las cosas no cambiaron no estábamos con ella”. Le parece que faltó que los padres estuvieran presentes, y fueran proveedores también de cariño atención, apapacho, escucha, compañía etc.

Reconoce que sus padres fueron buenos provisores, le enseñaron valores como el trabajo, la lucha constante y el logro de objetivos, siendo un ejemplo a seguir para ella por ser personas de bien.

Expresa que su infancia también fue alegre, ya que tenía mucha libertad y podía jugar el tiempo que deseara, aprendiendo con ello a ser independiente y responsable sin que alguien se lo exigiera, siendo muy unida a su hermana con quien comparte esta historia y quien fue su compañía constante en todo momento, convirtiéndose ésta en la persona en quien más confía.

Comenta ser cercana con sus padres pero tener cierta distancia debido a que choca con su madre y a su padre le siente indiferente, también refiere que sus padres tuvieron épocas difíciles que no fueron superadas del todo, debido a que el padre guarda resentimientos debido a un supuesto engaño, por parte de la madre, y este hecho es de suma importancia para la evaluada.

En la actualidad tiene una buena relación con sus familiares, sobre todo con su hermana, a quien visita dos veces por semana.

ÁREA ESCOLAR

La Sra. Julia estudió la carrera de Técnico en administración de empresas, en la universidad tecnológica de Tecámac, las características de este grado son que se estudia después de la preparatoria, pero no son cuatro años, los cuales se requieren para tener un grado de licenciatura, en esta opción escolar solo son dos años debido a lo cual obtuvo un grado técnico.

Siempre estudió en escuelas de gobierno y explica que en la universidad tuvo que repetir un cuatrimestre al enfermar de varicela.

Describe su comportamiento como bueno durante toda su vida escolar, teniendo buena comunicación con sus profesores a quienes admiraba, tratando de dar su mayor esfuerzo a pesar de sus limitantes o timidez,

Recuerda que jamás tuvo dificultades con compañeros o profesores, dedicándose con ahínco a sus estudios, siendo responsable, refiere que no hizo amigos en la escuela.

Tiene le anhelo de seguir estudiando y llegar a ser educadora, refirió que la razón por la que no siguió estudiando fue porque estaba muy enamorada, se embarazó y decidió dedicarse a su familia.

AREA DE SALUD

La Sra. Castillo asegura no padecer enfermedades crónicas, no estar bajo tratamiento médico alguno, no haber tenido intervenciones quirúrgicas, ni haber tenido desmayos o accidentes significativos.

Jamás ha asistido a tratamiento psicológico o psiquiátrico, ni tener antecedentes familiares en este sentido, pero si comenta que dos de sus tíos padecen diabetes.

Se refiere como una persona muy sana que no frecuenta al médico,

AREA EMOCIONAL

La evaluada se encuentra en un estado de abatimiento constante, mediado con la sensación de tranquilidad, ya que a pesar de que se encuentra profundamente triste por no haber podido ver a su hijo desde hace tres meses, comenta que confía en que su hijo está bien cuidado y eso la tranquiliza.

Sobre su estado de ánimo explica lo siguiente: “físicamente estoy bien, pero por dentro, en lo sentimental estoy mal, no hay ningún momento en el que no derrame una lagrima, no estoy bien porque no tengo a mi hijo, ahora me distraigo con mi hermana, le ayudo con sus hijas, fui con ellas con un cuenta cuentos, y me acordé de mi hijo, pensé que podría estar con él, es muy difícil para mí, no me lo permiten ver, lloro todo el tiempo, estoy muy mal por dentro”.

Con respecto a la demanda comenta sentirse mal, incrédula, porque la evaluada explica que nada de lo que ahí se dice es cierto, niega ser alcohólica, subrayando que sobre todo se siente mal porque ella no quería llegar a esto, porque desde su perspectiva ellos como personas adultas que una vez se amaron pudieron llegar a un acuerdo y no hacerle daño a su hijo.

Algunas de sus palabras en entrevista fueron: “me siento muy mal porque pudimos llegar a un acuerdo y el que sufre en esto es mi hijo, debemos darle nuestro amor nuestro cariño comprensión debe sentir el cariño de ambos, no esto, quisiera que él no hiciera esto, no dejarme ver al niño, sacarlo del kínder, inventar esas cosas de mí, no entiendo porque lo hace, yo le dije yo no abandono a mi hijo, tú me lo niegas, pero me dijo esto lo vamos a arreglar tú con tu abogado y yo con el mío”.

La Sra. Julia se describe a sí misma como una persona que en situaciones comunes es alegre, paciente, sonriente, “me considero buena onda”, comenta que prefiere ser honesta y decir las cosas como son para que la gente se dé cuenta de cómo es, “no se necesita mucho para saber cómo soy”.

Considera como sus virtudes ser amable, sincera, respetuosa, y el respeto a su hijo, nombrando como sus defectos, el hecho de ser algo ingenua dejándose envolver y las personas han abusado de esto, no estar segura de sí misma.

Cuenta como fracaso la relación quebrantada con el demandado, “la relación no fue lo que yo pensé”.

Sus éxitos consisten en: Haber concluido una carreara, haber sacado adelante una empresa cuando no tenía la capacitación, le parece que los obstáculos que se le presentaron valieron la pena “de ese sufrimiento saque un provecho”, y también considera un éxito haber tenido a su hijo, “lo tuve porque lo quise, porque lo quiero.

ÁREA DE PAREJA

La Sra. Julia se define como soltera, ya que no se casó con su ex pareja el Sr. Jorge Paredes, y tienen aproximadamente 5 meses de separación, fueron novios alrededor de 5 años, y vivieron juntos 4 años con meses.

Refiere haber tenido un solo novio, su ex pareja el Sr. Paredes, a quien conoció a los 15 años a través de una prima, comente en entrevista que tal vez se aferró mucho tiempo, teniendo miedo de dejarlo por la incertidumbre del futuro, es en este momento de separación cuando se cuestiona profundamente si estaba con él por costumbre, obsesión, miedo, ya que reconoce que la relación nunca fue buena desde que iniciaron a vivir juntos.

La evaluada niega tener pareja actualmente, ya que su prioridad por el momento es darle lo mejor a su hijo, tener un trabajo donde pueda cuidarlo la mayor parte del tiempo, y brindar a su hijo el cariño y apoyo que necesita.

Afirma haber sido víctima de violencia, emocional, física y sexual por parte de su ex pareja, describiendo dos momentos en los que él la golpeó, el primero cuando ella regresaba de la reunión de fin de año de su trabajo cuando su ex pareja la pateó dos veces en las espinillas y la segunda cuando ella regresaba de haber comprado pan y el Sr. Perea la aventó hacia un hoyo, golpeándose ella aparatosamente, así como insultos constantes.

Es la agresión verbal una de las que más tiene gravadas y fue la ofensa de “ ¡eres una puta!” la que más recuerda la evaluada, así como haber sido aventada ya que genuinamente le pareció que su vida corría peligro, ella después del incidente comenta de su ex pareja: “me jaló por dé tras, y me aventó a un hoyo, después de eso me volví fría, no quería estar con él, no quería tener relaciones sexuales, lo hacía porque él quería, todo cambió, yo le dije a él imagínate que me hubiera pegado en la nuca… y ahí me quedo….”

Por otro lado refiere que ella se sintió utilizada, no vista cada vez que el insistía en tener relaciones sexuales cuando ella no quería, describe esta situación diciendo lo siguiente: “No quería, yo lloraba, pero a él no le importaba, el insistía, yo terminaba diciendo que sí, pero no lo disfrutó, yo sentía que él se tenía que salir con la suya, yo me sentía mal con esto, no escuchada, no vista, utilizada, sobre todo utilizada, él se salía con la suya y a mí me daba mucho coraje, mucho, yo le decía que no, que no”.

La Sra. Julia describe la relación que tenían como difícil, llena de discusiones y asuntos sin resolver, “No resolvimos nada como pareja, lo intentábamos pero no, chocábamos mucho en la forma de pensar, nos explicábamos y no entendíamos”

Explica que para tener una buena relación se requiere confianza, comunicación efectiva y pensar casi lo mismo, y la relación de ellos fue perdiendo la confianza, la comunicación no era funcional y pensaban distinto sobre la vida y las actitudes hacia la misma.

Al ser cuestionada sobre sus sentimientos con respecto a su ex pareja comentó que siente cariño, debido a que fue mucho tiempo el que estuvieron juntos en las buenas y en las malas y que hubo momentos buenos así como malos, ella afirma: “No le tengo coraje ni odio” ni siquiera porque no le deja ver a su hijo “él fue alguien importante en mi vida”, solo refiere que no lo comprende “¿en qué cabeza cabe en hacer así las cosas?” comenta en entrevista la Sra. Jatziry.

Con respecto a la ruptura comenta haberse sentido triste, sorprendida y con dudas de si había sido la mejor decisión, pero actualmente ve que fue una buena decisión ya que peleaban todo el tiempo, “si siempre íbamos a estar discutiendo no tenía caso”, sintiéndose tranquila con la separación, tenido fe en que las coas pueden ser diferentes y tener la madurez para llevarse bien como padres por el bien de su hijo.

AREA SOCIAL

En cuanto al área social dice no tener amigos o amigas ya que no considera que alguien pueda ser lo suficientemente entregado y leal.

Niega haber tomado drogas alguna vez en la vida, no fuma y no toma, fue cuestionada a profundidad con respecto a las bebidas alcohólicas, respondiendo lo siguiente: si lo he probado, de echo con él lo tomaba, pero era de vez en cuando tal vez en una fiesta y solo una cerveza, siempre en mi casa”

Niega haber usado o poseer armas, no haber sido detenida, ni haber tenido otro juicio por cualquier otra razón.

Dice que no tiene pasatiempos, no acostumbra salir de fiestas o con amigos porque no tiene, y dedicar sus tiempos libres a jugar con su hijo cuando tenía la oportunidad de convivir libremente con él y en la actualidad, cuida a sus sobrinas y hace el quehacer.

Se pronuncia creyente católica ya que no sigue al pie de la letra los ritos y obligaciones católicas pero creció y cree en esta religión.

En cuanto a su forma de enfrentar los problemas interpersonales comenta que ha tenido que aprender a resolver de manera adecuada los conflictos, ya que cuando era más joven cuando la gente le gritaba ella respondía de la misma manera.

Algunas de sus respuestas en entrevista: “antes no me dejaba yo contestaba, pero ahora veo que no está bien y empecé a agarrar las cosas con calma, dejo que pase el tiempo y calmada platico para que tanto la otra persona como yo estuviéramos bien, cualquier situación que se presente tomo las cosas con calma para resolverlo de forma pacífica, antes era rebelde, pero he madurado, hay que darse cuenta de lo que es y si no es grave el asunto lo dejas pasar”.

ÁREA LABORAL

Hoy por hoy la evaluada no trabaja, asegura haberse empleado solo dos veces en su vida, la primera vez fue en una gasolinera, donde tenía el puesto de Administrativa, donde trabajó durante aproximadamente dos años y medio.

Explica que al salir de la universidad se embarazó, estuvo cuidando al niño de tiempo completo hasta que cumplió dos años y entonces inició con este trabajo, explica que al iniciar tenía un horario de 7 a.m. a 7 p.m. pero cuando el niño cumplió 4 años cambió su horario entrando a las 6 de la mañana y saliendo a la una de la tarde, teniendo más tiempo para dedicar al cuidado de su hijo.

Comenta que dejó de trabajar en este espacio debido a que varias cosas pasaron en su vida, la separación, no poder ver a su hijo y una complicación administrativa con la cual se sintió incomoda, así que decidió, renunciar.

Es importante mencionar que además del trabajo remunerado que realizaba en la gasolinera, la Sra, Julia refiere que trabajaba en su hogar, haciendo labores domésticas, como lavar, guisar, planchar, hacer el quehacer etc. Siendo una mujer que trabajaba doble jornada, sintiéndose como única responsable en la pareja de hacer ella estas labores domésticas, refiere que su pareja a veces se paraba y también “ayudaba”.

El segundo trabajo donde se desempeñó fue en una guardería donde era asistente general, pero solo laboró durante 15 días, ya que todo su tiempo lo está dedicando a la presente demanda y no le es posible cumplir con los horarios de un trabajo y asistir a las citas que una demanda requiere, siendo su prioridad ver por su hijo y brindarle su tiempo y atención.

CUESTIONARIO DIRIGUIDO A LA C. JULIA CASTILLO ROJO

1) SI TIENE CARACTERÍSTICAS DE SER SUJETA DE VIOLENCIA FAMILIAR.

Algunas de las características más frecuentes en las mujeres maltratadas o que han sufrido violencia por parte de su pareja son: a) la Culpa, b) callar o guardar silencio sobre la violencia, c) justificar o minimizar la violencia, d) Vergüenza, e) Impotencia, f) estar aislada y controlada, g) Sin poder o baja autoestima, h) Olvido de sí misma, i) Confundida. (Asistente para la resolución de conflictos familiares Gem- Vereda Themis 2003, México)

De las anteriores características se encuentran presentes en distintos grados: la culpa, guardar silencio, justificar o minimizar la violencia, la impotencia, confusión y baja autoestima, y el aislamiento.

a) La culpa.- si bien la evaluada está segura de que no hizo nada para merecer maltrato, la situación legal actual le ha hecho reflexionar sobre su actitud en la pareja y se siente culpable por los hechos tal y como sucedieron, teniendo la idea de que si hace lo contrario, las cosas serán mejor o tendrán un desenlace más adecuado.

Al ser cuestionada con respecto a sus éxitos respondió lo siguiente: “El llegar a terminar una carreara, haber sacado adelante una empresa cuando no tenía la capacitación, de ese sufrimiento saque un provecho, también considero mi éxito a mi hijo, lo tuve porque lo quise, porque lo quiero”.

En otro momento de la entrevista comentó: “… y por las actividades que hacía, tenía un trabajo de mucho tiempo y todo es diferente, aquí el trabajo era de oficina, nadie se metía conmigo, me sentía muy orgullosa de mi misma, aprendí mucho hice formatos hice las cosas de otra forma. Por otro lado también expresó su deseo por seguir estudiando, tal vez ser educadora o terminar una carrera

Pero al explorar sus planes cuando tenga bajo su guardia y custodia al menor Jorge Enrique Paredes, respondió que se dedicaría de tiempo completo a él, y encontraría la forma de tener un trabajo donde pueda dedicarse de tiempo completo a su hijo “mi anhelo más grande es tener un negocio propio”.

Además paradójicamente dejó de trabajar y no tiene planeado regresar a hacerlo, y digo paradójicamente porque es una de las quejas de su ex pareja, que ella trabajaba demasiado y no atendía a su hijo y a él, ahora que no está ni su ex pareja ni su hijo dejó de trabajar.

Esta actitud deja de lado todos sus planes como persona negándose la oportunidad de seguir estudiando o trabajando en un área que le llena de orgullo y satisfacción, al ser confrontada con respecto a este hecho, la evaluada se mostró confundida y sin respuestas ante esta renuncia personal.

Esta situación se repitió varias veces en entrevista, ante lo cual se concluye que la Sra. Julia se siente culpable por el abandono de hogar de su ex pareja el Sr. Jorge Perea y sobre todo se siente por haber trabajado y por no haber estado de tiempo completo con su hijo, por lo que de manera inconsciente le da la razón al Sr. Jorge, sintiéndose culpable por lo que él dice que debe sentirse culpable y de lo que él la acusa, castigándola con la privación de la convivencia con su hijo.

Esta es una clásica forma de actuar de una mujer que ha sido violentada y se ha sometido al control del otro, no se rige por sus propias ideas, se rige por las de él, él la ha hecho sentir culpable a través de su control y violencia y ella lo acepta, sin cuestionar, una vez que él tiene éxito, seguirá manipulándola una y otra vez, desafortunadamente la evaluada no tiene consciencia de esto, y ha caído en esta manipulación que se podrá perpetuar hasta que ella decida romper con el ciclo o él deje de ser violento.

La actitud de la Sra. Castillo es símbolo de culpa, si no le dejan ver a su hijo porque ella trabajaba, entonces deja el trabajo por culpa, si no le dejan ver a su hijo porque estaba fuera de casa ahora está en casa todo el tiempo, tratando de reparar o resarcir su “culpa”.

Uno de los métodos de control y que es signo indiscutible de violencia es esta manipulación en la que aún y cuando es el otro el que viola la ley o transgrede los derechos termina siendo la otra la culpable de lo que pasó.

El violento no dice soy yo el responsable de mi violencia, dice tú eres culpable de que yo abusara, golpeara, gritara o rompiera porque no tenías la sopa lista, en este caso tú eres culpable de que yo transgreda tu derecho a ver a tu hijo porque tú no estabas en casa cuando yo quería.

Lo más grave, lo que hace que esta forma de control y manipulación sea perfecta y someta de manera efectiva la voluntad de la otra persona, es que al no tener otro referente más que el de la pareja, el del abusador, se toma como cierta y como si fuera idea propia, entrando la persona en conflicto, es difícil negar la realidad y también aceptar la versión del otro, como hago para conciliar que yo veo algo azul pero él dice que es verde, ¿cómo hago para empatar estas dos ideas?, las personas caen en confusión.

Es el caso de la Sra. Castillo que aun siendo evidentemente manipulada y controlada por los actos y reproches de su ex pareja, ésta se siente culpable por algo donde no hay culpa, y renuncia a una vida plena a la que tiene derecho, porque él la castiga y culpa, por no comportarse como a él le hubiera gustado, tal y como se hace con los niños pequeños donde son castigados si no hacen lo que el padre quiere o cree conveniente.

La diferencia es que la Sra. Julia es mayor de edad y él no es su padre ni autoridad alguna para decidir si sus decisiones son acertadas o no, es su igual un par con el que se debe negociar, y respetar.

b) Guardar silencio.- La evaluada estuvo inmersa en una relación violenta desde el momento en el que decidió vivir con su ex pareja el Sr. Jorge Paredes, ya que ella describe constantes peleas y discusiones desde el principio, las discusiones giraban en torno a las actividades de la Sra. Castillo, donde pasaba el tiempo en casa de su madre o en la casa donde vivían con los padres de él, posteriormente las discusiones fueron porque ella trabajaba o pasaba tiempo con compañeros de trabajo o amigos, siendo insultada sistemáticamente ella comenta que él la llamaba “Puta”.

La evaluada guardó silencio ante esto y permaneció a lado de su ex pareja, intentando mantener su relación, este tipo de maltrato emocional era para la evaluada un tema que deseaba resolver sola y nunca comentó nada en su casa, debido a lo cual cuando el Sr. Perea se fue, la familia de ella no comprendió que pasaba, incluso el hermano de la evaluada dejó de hablarle a ella, su propia hermana porque quien le había comentado su versión unilateral fue el Sr. Jorge Paredes.

En entrevista la evaluada comenta con respecto a cómo se lleva con su hermano lo siguiente: “más o menos, porque ahora con todo esto no estamos muy bien, porque él tiene coraje, piensa lo mismo que mi ex pareja, el piensa que ando con otra persona, la mala ahora soy yo porque antes no dije como era mi vida, lo que me pasaba, yo creía que si me caso yo era harina de otro costal, yo sola lo debía afrontar esa vida, es la que yo quise”.

Esta idea generalizada en la que no se debe hablar de los problemas y en la que se debe ser independiente y no pedir apoyo o ayuda, le da base y sustento a uno de los problemas más importantes de las relaciones violentas, el silencio, el cual conviene al abusador ya que tiene un cómplice excelente, la misma víctima que decide no decir nada, por un lado por vergüenza, por orgullo, por miedo, por amor y por lealtad.

Vergüenza de que pase (de haber sido insultada, humillada, golpeada etc.), orgullo herido por no poder resolverlo, y miedo de que las represalias por parte del otro, si se habla de lo que pasa en la intimidad, además del amor a quien es el abusador cuando no es violento y la lealtad que nos enseñan a tener por la pareja, sobre todo a las mujeres.

Al confesar que su hermano estaba a favor de su ex pareja en un principio y explicar que prefirió no decir nada, es la forma en la que la que la evaluada sin querer confirma que estuvo inmersa en una relación violenta, la cual se caracteriza por el silencio, ella guardó silencio y fue cómplice del maltrato que vivía, entendiendo que el silencio fortalece al otro y perpetúa el maltrato, solo hasta llevar a cabo una reflexión posterior a el último acto violento.

c) Justificar y minimizar la violencia.- otra característica indiscutible de que una persona está inmersa y es parte de una relación violencia, es que la persona que es violentada, minimiza la violencia, justifica la violencia y permanece a lado de quien le controla, abusa, humilla, violenta.

La evaluada reconoce que fue víctima de violencia y que su ex pareja fue abusivo y violento con ella, al preguntarle si vivió violencia en su matrimonio, responde inmediatamente: si, pero al indagar sobre los hechos violentos, se observa que la Sra. Julia minimiza los golpes, diciendo: “nunca me golpeó así de dejarme toda moreteada o de llegar al hospital, no, él no era así”, “no puedo decir que fuera una mala pareja, no tengo como decirlo, el me ayudaba a veces, lavaba, planchaba…”.

La evaluadora confrontó a la Sra. Castillo haciéndole notar que justo después de decir que él era violento y llegó a golpearla, dice que los golpes no fueron tan graves, y que al principio habla de un hombre controlador, que trató de boicotear sus esfuerzos por trabajar y ser independiente, un hombre agresivo, que la transgredía sexualmente, y después dice que era una buena pareja.

Parte de la entrevista:

Evaluadora: ¿te das cuenta de que acabas de decir que los golpes no fueron tan graves?

Sra. Jatziry: guarda silencio, abre los ojos y se observa su cara seria

Evaluadora: ¿te parece que debía haberte enviado al hospital?

Sra. Jatziry: no, si era violento, me pegó, me aventó, me insistía para tener relaciones sexuales sin que yo quisiera, no sé porque lo hago, me confundo, compartimos cosas buenas y malas, tenemos un hijo.

En otro momento de la entrevista:

Evaluadora: Describes a un hombre ideal y solidario, que se levantaba contigo a lavar y planchar, y él se describe a sí mismo como un hombre poco cooperativo que desea ser atendido, humillado por tu libertad, ¿te das cuenta?

Sra. Jatziry: no, no entiendo el si se levantaba a veces no era mala pareja, no puedo decir que fuera mala pareja no tengo como decirlo…

Evaluadora: no estas siendo congruente, por un lado dices que él es buena pareja y por otro que era un hombre con quien discutías todo el tiempo, violento, celoso, que pasó sobre ti debido a su enojo, deseo, egoísmo etc.

Es difícil para la evaluada darse cuenta de los mecanismos que la mantuvieron en esta relación violenta más de 4 años, es confuso para ella, debido a que una de las reglas para vivir con una pareja violenta o en una relación disfuncional es olvidarlo, dejar de verlo, justificarlo o no darle importancia por lo regular la idea que impera es que “con los buenos ratos, recuerdos, detalles o con la promesa de un futuro mejor es suficiente, es bastante y se compensa la violencia” por ejemplo: “me pegaba pero, siempre me dio mi gasto”, “me humillaba pero me ayudaba a barrer”, etc.

Cuando lo haces por mucho tiempo, cuando no enfrentas los problemas y no das soluciones, cuando los niegas, se hace costumbre y una forma de vida, cuando se necesita enfrentar, es difícil dejar los viejos hábitos y es confuso, confunde el hecho de que ya no sea necesario esconder ante los demás y es mucho más difícil tener que dejar de ocultarlo ante ti misma.

Justificar la violencia o minimizarla es una forma de poder vivir con ello, es una manera de que el hecho no sea tan vergonzoso, no sea tan humillante y las cosas no sean tan difíciles, tener que enfrentar que se decidió vivir con un hombre violento, “que yo permití que me gritara, humillara, golpeara, que callé y que mi vida no era tan hermosa a pesar de que eso hice pensar a otros y yo misma me convencí de ello, es doloroso, difícil y confrontante”, la mayoría prefiere no verlo y seguir minimizando y justificando.

Esto debido a que da un poco de coherencia a la vida y al dolor con el que se tiene que vivir al no poder dejar de vivir en la situación de violencia.

La pregunta de por qué una mujer no deja al violento desde la primera vez, no es fácil de responder, pero en el caso de la Sra. Julia tiene que ver con el miedo a estar sola, sin pareja, con el amor y la lealtad hacia alguien con quien compartió mucho tiempo de su vida y experiencias como procrear un hijo, también porque ella justifica, guarda silencio, se culpa etc.

En sus propias palabras: “Siento feo, yo conviví con él muchas cosas, yo me aferré a él porque era algo para mí, siento feo, lo desconozco, no entiendo porque dice eso de mí, porque no ve que tuvimos un hijo, todo lo inventó”

d) La impotencia.- Este sentimiento se adueña de las mujeres que son violentadas, haciéndolas sentir que no es posible dejar la situación violenta y que no pueden hacer nada frente a esta.

Después de que el otro la culpa, ella justifica la violencia y viene el intento por hacer las cosas mejor, el intento por parte de ella por reparar “lo que hizo mal”, e intenta una y otra vez de diferentes maneras hacer algo para que la violencia no se vuelva a presentar.

Pero la violencia no se trata de ella no es por ella que existe la violencia, tiene su origen en una falta de control de impulsos del violento y tiene que ver con su necesidad del ejercicio del poder sobre alguien, el violento necesita sentirse poderoso con alguien.

Por ello no importa lo que ella haga, el seguirá siendo violento, haciendo que la otra se sienta impotente, sin salida, poco capaz y torpe, esta situación comienza a aniquilar la fuerza y confianza en sí misma de la mujer que es violentada.

En el caso de la Sra. Jatziry, la impotencia nace cuando hablar no soluciona los problemas, cuando gritar no soluciona los problemas, cuando quedarse en casa no soluciona las discusiones, cuando trabajar no soluciona y cuando suplicar tampoco funciona.

Esta emoción fue descrita por la evaluada en diferentes momentos de la relación con su ex pareja, describe situaciones en las que sus deseos, sus palabras y necesidades no eran escuchadas, y el imponía sus ideas o necesidades, con discusiones constantes, reproches, golpes, con el acto de abandonar el hogar y finalmente decidiendo que ella no debe ver a su hijo nunca más. Lo cual generó en la evaluada un sentimiento de impotencia constante en la relación, “él siempre se tiene que salir con la suya” dice la evaluada en una parte de la entrevista.

Esta frase se repite varias veces cuando la evaluada habla de la violencia sexual a la que siente, fue sometida por su ex pareja el Sr. Paredes, en su relato describe que en varias ocasiones ella no deseaba tener relaciones sexuales pero el insistía tanto que ella cedía ante este asedio, terminando con llanto por parte de ella. Esta situación la tiene enojada y con una sensación de impotencia ya que sus intentos porque respetara sus decisiones.

La primera herida que describe con tristeza, enojo e impotencia es que desde su perspectiva estuvo sola durante su embarazo, describe que ella vivía en casa de sus papás y el en casa de los suyos, y él no le visitaba o estaba con ella, esta experiencia la decepcionó mucho, llenándola de tristeza e impotencia, porque no logró que él se involucrara con ella en esta etapa de la vida.

Ella nunca logró que ésta herida sanara o reparara, ya que requiere que él reconozca lo difícil que fue para ella estar sola, y sinceramente aceptara que se equivocó y explicara su actitud.

Pero parece que este golpe emocional no es importante para él y jamás hubo reconocimiento por parte de él, dejando a la evaluada con la sensación de no haber sido importante y con impotencia por que no logró que él estuviera ni el reconocimiento de su dolor.

La Sra. Castillo comenta que desde que comenzaron a vivir juntos las peleas eran constantes, “Peleábamos porque yo estaba mucho tiempo en casa de mi mamá, siempre era pelear y pelear”, “jamás logré que comprendiera que no tenía nada de malo que yo atuviera en casa de mi mamá, yo hacía mi quehacer, y todos mis deberes, después me iba con mi mamá y él nunca lo comprendió”.

La Sra. Castillo comenta que al principio ella argumentaba constantemente y discutía con el Sr. Paredes, pero con el tiempo le frustraba tanto la misma pelea constante y que nada se solucionara que dejó de intentarlo y dejó de argumentar o discutir, y solo lo dejaba hablar.

Esta es uno de los indicadores de la impotencia de la evaluada ante la imposición del otro, pero su actitud fue contraproducente, porque su aparente indiferencia y silencio frente a él, fue una manera de retarlo y éste se sintió agredido, llegando a otra situación de violencia física.

En el caso de la Sra. Julia se presenta una situación especial, ella nunca se sometió definitivamente ni dejó de tener contacto con el mundo, no dejó de visitar a su familia, o dejar de trabajar, ella permaneció constante ante sus decisiones, lo cual provocó impotencia e ira en su ex pareja.

Esta estrategia necesaria para permanecer en una situación de violencia por décadas, no estuvo presente en la Sra. Jatziry, lo cual a su vez llenó de frustración e impotencia al Sr. Jorge, llegando a un grado de ira tal que llega al acto violento más grande en esta relación tener a su hijo como rehén y un botín de guerra, sobre los deseos de ella y el bienestar de su hijo bienestar que deja en segundo término cuando le impide ver a su madre.

Desde esta perspectiva parece que ambos fueron testarudos e indolentes uno con el otro, siendo agresivos cada vez que hacían lo que deseaban sin tomar en cuenta los sentimientos del otro, por un lado ella nunca dejó de visitar a su mamá, no dejó de trabajar, no dejó de ir a casa de su hermana o ir a alguna reunión en el trabajo, y él tenía que salirse con la suya al querer tener relaciones sexuales, tenía que ser atendido cuando él lo deseara, exigía que su esposa no saliera de casa, la golpeó cuando ella no aceptaba sus disposiciones y aumentando su violencia el señor Perea decide llevarse al niño y no dejar que la madre lo vea, una acción violenta e indolente se responde con otra igual y de la misma o mayor intensidad, violencia genera violencia, misma que afecta al menor hijo de ambos.

Pero existe una diferencia diametral al analizar las versiones de ambos (aunque nos basemos solo en lo que ambos dicen sin tener evidencia sobre la veracidad de ninguno de los dos) ella ejercía su derecho al libre tránsito, a la libre asociación, a la toma de decisiones sobre su persona y su actividades, pero él tomó decisiones sobre el cuerpo de ella, pretendía tomar decisiones sobre donde ella debe estar y con quien, lastimó el cuerpo de ella y puso en peligro su vida, por ello no se trata de una relación equilibrada, el abusa de su poder y posición, en este caso él es el violento que no ve más allá de sus propios deseos, emociones y necesidades, situaciones que nada tienen que ver con derechos.

Y por último, el decide que su hijo no vea más a su madre, y este es un hecho innegable y constatable, transgrediendo los derechos de ella como madre y los de su hijo a convivir con su madre, teniendo en cuenta que el menor tiene necesidades emocionales básicas y derechos, situación que denota que el menor no fue tomado en cuenta por el Sr. Perea y solo viendo sus propias necesidades aún y cuando la versión de ella fuera falsa ( que es opinión de la evaluadora que es veraz) el sigue siendo un abusivo violento y que no ve las necesidades derechos y deseos de los otros, además de desacatar órdenes del presente juzgado al negarse a entregar su menor hijo Enrique Perea Castillo en custodia provisional con su madre.

e) Baja autoestima.- Es necesario tener una estima baja, para poder vivir en una situación de violencia, si una persona cree que puede conseguir estar en mejores condiciones de vida, no se conforma con una situación hiriente y humillante.

Una persona con baja autoestima duda de si merece algo mejor, duda de si podrá encontrar con sus pocos recursos una vida mejor, una pareja mejor.

Solo una persona que no confia en sí misma y sus ideas puede llegar a confundirse, y adoptar las ideas del otro como propias, desde esta perspectiva parece no haber opción, y este padecimiento se manifiesta de manera frecuente en las personas, (en su mayoría mujeres) que no han tenido otras parejas, porque no existe modo de comparación con nada, de entre lo que está bien o mal, de lo que le gusta o disgusta.

Durante entrevista se notaron varias actitudes que demuestran que la evaluada no confía en su juicio y requiere de confirmación externa para saber si lo que dice está bien o no:

Evaluadora: crees que se puede tener un equilibrio entre el trabajo y el cuidado de los hijos?

Sra. Jatziry: ¿no?, no sé, Yo digo que sí ¿estoy bien?

Este es un ejemplo de los momentos en los que la evaluada dudó sobre sí misma y pidió una referencia externa para estar segura de que lo que dice es correcto, lo que habla de poca confianza en su juicio personal, lo que es derivado de la situación violenta en la que está inmersa, porque aunque el Sr. Perea no vive con ella sigue ejerciendo control sobre ella a través de su hijo.

En otro momento de la entrevista:

Evaluadora: ¿porque crees que estaría mejor contigo tu hijo?

Jatziry: pues porque le puedo dar el amor, la comprensión, la atención que el necesita, ¿no?

Evaluadora: ¿y estas cosas no se las puede dar su padre?

Jatziry: Si también, no se no sé qué puedo darle, yo que el no, bueno yo soy su madre, lo que deseo es que mi hijo nos tenga a los dos, que ambos le demos el amor, apoyo, la atención que necesita, nos necesita a los dos.

En un momento no sabe bien porque ella es la más indicada para estar con su hijo, no le es posible identificar que él no es un padre responsable, que sigue siendo violento con ella y con el menor, no identifica que ella piensa en su hijo y pensando en lo que el menor necesita “nos necesita a los dos”, siendo una persona más responsable y consiente de las necesidades del menor, características necesarias para una buena educación.

Lo cual indica que no valora mucho sus cualidades, sintiéndose en desventaja frente a su ex pareja, condición necesaria para que se dé una situación de violencia, si el otro se siente superior y ella se siente en desventaja, se dan las condiciones para que la violencia que es un acto de poder sobre otro se dé.

“Algunas mujeres que son víctimas de violencia, antes de estar en esta situación eran autosuficientes y seguras. Vale recordar que en muchas ocasiones las características emocionales descritas a continuación son el resultado de malos tratos, no la causa de ellos”. (Asistente para la resolución de conflictos familiares, Gem- Vereda Themis, 2003, México)

Confusión.- La confusión se presenta debido a que al tomar como bueno solo el referente que el abusador, es necesario negar las cosas que se piensan o se creen como ciertas, y solo se toma como real lo que el otro dice.

Es en este estado de confusión que la mujer niega su realidad, minimiza, miente, y se mantiene en la situación de violencia, pero el sentir los golpes o los actos violentos repetidos una y otra vez, confirman que es el quien tiene razón, incluso el exterior, el medio ambiente, en muchas ocasiones fomenta que esta confusión se fortalezca, “ que buena onda es tu marido”, “son una buena pareja”, “es un buen proveedor”, “que le hiciste para que te pegara”, “para que te sales” etc.

Estas ideas confrontadas con el dolor, la decepción y la frustración cofunden a la persona que para afrontar la situación requiere de negar los aspectos negativos y violentos de la relación como una defensa para continuar con la vida.

Se ha descrito en este apartado que la Sra. Castillo, mostró confusión a lo largo de la entrevista en varios puntos, buscando referencia externa.

Se describe su incongruencia al hablar de su ex pareja como buena y en otro momento hablar del como un abusivo sistemático, y al ser confrontada se confunde y no sabe que decir, llegando la luz a esta actitud tiempo después al darse cuenta de que es una actitud incongruente.

También se ha hablado de su actitud confusa al renunciar a su trabajo y estar dispuesta renunciar a su carrera, desarrollo profesional y estudios, por acoplarse a las exigencias de su ex pareja, y al ser cuestionada sobre esto cae en confusión.

Son estos dos temas centrales los que indican que la evaluada está inmersa en una relación violenta en la que es ella quien duda de si misma, está confundida, se vive como en desventaja e intenta comportarse como al otro le place, con tal de que cese la violencia.

Es decir está convencida en seguir los lineamientos que el Sr. Perea ha establecido como dejar de trabajar, estar todo el tiempo en su casa, con tal de que él le permita ver a su hijo, intentando verlo como alguien que no es tan malo “no puedo decir que sea una mala pareja”, minimizando nuevamente sus actitudes violentas, agresivas y abusivas, pero de fondo, esto solo es una manera de protegerse, obligándose a creer que si modifica su conducta, o deja de lado sus ideales y su manera de pensar, él le regresara a su hijo y su manera de violentarla cesara.

f) Aislamiento.- Se encontró que la evaluada no tiene amigos, y que se resiste a confiar del todo en las personas que le rodean, con excepciones, entre ellas su hermana y anteriormente en su ex pareja, esta característica es un hallazgo importante ya que nos habla de una persona aislada, que no tiene espacios de esparcimiento y referencias u opiniones sobre el mundo diferentes a su familia y pareja.

El contacto con otras personas y la confianza con éstas es necesario para un sano desarrollo emocional, al no tener este espacio propio y de reflexión con otros pares, hace que la posibilidad de cuestionar las reglas, maltrato, abuso, o en general al mundo sea casi nula, y esto la coloca en una situación vulnerable ante las relaciones abusivas, al no conocer diversos criterios, maneras de vivir, pensar, sentir y actuar, su mundo se ve reducido a la escasa información que le proporcionan su hermana y anteriormente su pareja

¿Si la evaluada no hablaba con su familia sobre su situación de pareja, si lo hablaba con su pareja y éste no escuchaba, entonces con quién podría desahogarse, apoyarse y buscar alternativas ante su situación?

Desafortunadamente es bien visto que las mujeres no salgan de su casa, que no tengan amigas o amigos y que no tomen tiempo para sí misas, como ir a tomar un café o dar la vuelta y es más estigmatizado si se trata de una mujer casada, o por lo menos es una de las características de la relación de pareja de la Sra. Julia y el Sr. Paredes. El mismo escribe en su contra demanda que la evaluada “comenzó a tener una actitud de libertad”.

Este aislamiento que la sociedad impone a las mujeres más las características y los antecedentes familiares de la evaluada se combinan en este caso para aislarla y no tener referentes para enfrentar la situación violenta, identificarla y actuar de manera en la que ni ella ni su hijo estuvieran en peligro físico y emocional.

A la evaluada le cuesta trabajo confiar en las personas debido a que su infancia está marcada por la vivencia de la evaluada de haber sido abandonada y la ausencia de sus padres, debido a que estos trabajaban, esto provoca un aislamiento emocional en el que ella no se sintió tiernamente cuidada y protegida por ellos, más bien los vivió lejanos, esta situación crea en ella una desconfianza generalizada en las personas, excepto en su hermana, a quien siente cercana porque comparte esta historia con ella y a su pareja.

Es en este punto donde también los mandatos sociales recaen en el comportamiento de la Sra. Jatziry, aislada por voluntad propia y por los deseos de su ex pareja, ya que el también deseaba que ella no saliera de su casa ni a ver a su familia.

En entrevista: “Peleábamos porque yo estaba mucho tiempo en casa de mi mamá, siempre era pelear y pelear”, “jamás logré que comprendiera que no tenía nada de malo que yo anduviera en casa de mi mamá, yo hacía mi quehacer, y todos mis deberes, después me iba con mi mamá y él nunca lo comprendió”.

Lo anterior junto con los mandatos sociales como, lo indeseable de la soledad, lo terrible de vivir sin pareja, el valor desmesurado a tener una familia y que esta familia sea compuesta por esposa, esposo e hijos, sin tomar en cuenta los costos emocionales que esto conlleve, guiaron a la evaluada que cargaba en soledad con sus problemas, recuerdos de insultos y golpes, a decidir que es mejor callar y vivir peleando y siendo golpeada de vez en cuando que perder a quien considera su familia, su pareja y menor su hijo.

Es el aislamiento una de los primordiales factores para que los problemas crezcan y se conviertan en irresolubles, pedir ayuda, hablar de lo que pasa y buscar alternativas es lo más sano.

Es opinión de la evaluadora que la Sra. Castillo es víctima de violencia intrafamiliar, debido a estos indicadores y a los resultados de las pruebas psicológicas aplicadas.

2) DEFINIR SI LA ACTORA TIENE CARACTERÍSTICAS DE GENERADORA DE VIOLENCIA

La violencia es un acto de poder sobre el otro, necesito ser violenta o violento con el otro porque requiero sentirme poderosa, poderoso frente a alguien, y esto es permitido por quien violenta debido a que se cree que el otro tiene una jerarquía mayor, es el caso de jefes- subordinados, padres-hijos, gobernadores-pueblo, hombres -mujeres.

Es una condición necesaria en una relación de violencia que exista una disparidad de poder, en nuestra sociedad esta disparidad consiste en la idea generalizada de que los hombres son los jerarcas, los hombres de la casa, quienes tienen la mayor jerarquía, lo cual coloca a las mujeres en una clara desigualdad de poder frente al hombre de la casa.

El hecho de que las mujeres sean menores en organigrama familiar, no es sinónimo de malos tratos, se requieren de otros componentes para que esto suceda, para que un hombre sea violento en muchos casos tiene que ser un sujeto que se siente impotente, frustrado, con baja autoestima, con falla de control de impulsos, haber experimentado pocos límites en sus relaciones interpersonales, tendiente a culpar a otros y no ver al otro, que necesita reafirmar una y otra vez que es lo suficientemente hombre, que se es lo suficientemente poderoso, por lo general no es posible lograr esto en la calle, en el trabajo, en la vida en general ya que la vida es frustrante y todo el tiempo algo sale algo mal.

Teniendo en cuenta que son más hombres que mujeres quienes violentan por el simple hecho de la disparidad de poder imperante en nuestro estilo de cultura, y observando las características de personalidad y emocionales de la evaluada se infiere que no es generadora de violencia.

La confusión que presenta sobre sus propias ideas, y decisiones personales, nos indica que por mucho tiempo, le fue necesario dudar sobre sus ideas y conclusiones, mecanismo necesario para poder permanecer en una relación violenta.

Guardó silencio por años, sobre la forma en la que en realidad era o se desarrollaba su relación de pareja, habla de un indicador inequívoco de que la evaluada estuvo inmersa en un círculo de violencia, ya que habla de vergüenza, encubrimiento y baja autoestima.

La culpa plantada por su ex pareja y la descripción que hace el mismo en su contra demanda, indican que ella es víctima de la violencia ejercida por el Sr. Jorge. “no me daba de comer, no me lavaba, no me planchaba, y a mi menor hijo no le daba los cuidados necesarios, teniendo el suscrito que realizar esas labores, incluso comenzó a tener una actitud de libertad”.

Nos demuestra con estas palabras que él no cree que las mujeres deban tener libertad, que le parece que debe ser atendido por una mujer, viéndola como subordinada, y no ve el trabajo de la evaluada como igual de importante que el de él, minimizando el trabajo remunerado de ella.

La demanda de ella solo habla de que quiere ver a su hijo, que él se lo llevó, que quiere tener su guarda y custodia, que cree en su derecho de criar a su hijo y cree conveniente que su hijo conviva con ella, mencionando la violencia de el en dos líneas, es esta diferencia, en la que la evaluada no agrede en la demanda a su ex pareja donde se observa que ella no es generadora de violencia y que el abusador es el.

Ella pudo haber dicho que el no cumplía con su deber de hombre que no la proveía suficiente dinero como para rentar una casa o tener una casa propia y ella tenía que trabajar porque el Sr. Perea no le cumplía como hombre, u otras cosas hirientes y humillantes, pero no lo hizo, lo que habla de la buena voluntad de la evaluada.

De manera contraria, en entrevista expresa que: “cuando la juez dijo que el niño se quedaría con migo provisionalmente, sentí alegría por mí pero tristeza por él porque es su papá”, “No soy una mala persona, para que no me lo dejen ver, sentí feo por él cuándo le dijeron que no lo vería más que dos horas el fin de semana”.

A pesar de la demanda, y las bases en las que se apoyó el Sr. Perea y de llevar 3 meses sin ver a su hijo, la evaluada piensa en él compartiendo su tristeza al saber que él será privado de ver a su hijo entre semana.

Esta actitud de empatía, de poder ponerse en los zapatos del otro, habla de que es una persona que si piensa en el otro y no se deja llevar solo por sus emociones, habla de control sobre sí misma, y su capacidad de perdonar.

En otro momento de la entrevista: “…tener a mi hijo, aprovecha lo máximo con él, darle a entender que aunque su papá y yo no estamos juntos que los dos lo vamos a querer, pero que él tiene que salir adelante y quiero sacarlo adelante y no darle a entender la situación de problemas que hubo entre papá y mamá, quiero hacerlo sentir querido por los dos”.

Esto nos habla de que aún confía en el y cree que el Sr. Perea piensa en su hijo y lo mejor para él, dejando de manifiesta su buena voluntad, el perdón, su confianza en el otro.

Estas características aunque parecieran buenas y deseables en una persona, también son características necesarias para ser víctima de violencia: Se tiene que perdonar con facilidad un golpe; es necesario ser empática con el otro, para poder minimizar la violencia; se requiere ser empática para decir bueno no me mandó al hospital; se requiere de un gran control de emociones y sobre sí misma para callar, mejor no digo nada aunque me siento terrible hago como que no pasó nada; todas características de la evaluada.

Lo que indica que no es generadora de violencia y al contrario es víctima de la misma.

Por otro lado como se comentó en la pregunta anterior, se podría decir que ambos fueron violentos uno con el otro, pero no se encontraron signos de que la evaluada haya realizado algún acto violento, ya que el ejercicio de un derecho, no es violencia, el trabajar no transgrede a nadie y toda ciudadana tiene derecho a hacerlo, y a tener amigos, visitar a la familia, asistir a reuniones, estas actividades no son un delito son derechos y además indicados para tener una vida sana.

Una persona sana debe tener desarrolladas mínimamente 5 áreas de su vida de entre ellas podemos contar: Familia, pareja, trabajo, amigos, comunidad, espiritualidad, relación consigo mismo, hijos, aprendizaje.

Una persona que no presta atención más que a una o dos de estas áreas, tarde o temprano enferma o cae en crisis.

Estas acciones vividas por el evaluado el Sr. Jorge como insanas, violentas, riesgosas, no porque lo sean, sino porque se siente frustrado y enojado al no poder dominar a otra persona (su ex pareja), por no haber podido imponerse como el jerarca así como su baja autoestima lo requiere.

Prueba fehaciente de que el Sr. Perea actúa como si fuera superior a otras personas sobre todo a su ex pareja, es que quien demanda es ella, el decide y cree que es suficiente con eso, para quedarse con el menor.

Lo que nos habla de una personalidad narcisista, sentimientos de superioridad, no ver al otro, actuar con poco control de impulsos, no pensando en las consecuencias y aún menos en el otro, aunque el otro sea su ex pareja o su menor hijo a quien en este momento priva de su madre, violentándolo al negarle el derecho a verla y convivir con ella.

3) SI CON BASE A SUS CARACTERÍSTICAS EMOCIONALES ES CONVENIENTE QUE SU MENOR HIJO ESTÉ BAJO SU GUARDA Y CUSTODIA

A pesar de haber sufrido cambios que podrían haber desequilibrado a o tras personas la evaluada se presenta con una tristeza profunda acorde a la situación por la cual pasa, no se encuentran signos o síntomas que indiquen algún trastorno emocional que requiera atención médica o que le impida desarrollarse plenamente como persona o madre.

En entrevista comentó los siguiente: me siento tranquila, porque a pesar de todos los problemas que paso, es un problema no ver a mi hijo eso me duele demasiado, yo sé que está bien, eso me tranquiliza, mi físico está bien, pero en lo sentimental estoy muy mal, porque no hay ningún momento en el que no derrame una lagrima”

Su fuerza vital y de conservación la mantiene calmada y con fe en el futuro y teniendo confianza de que las cosas saldrán de la mejor manera para su hijo, que es la persona que más le interesa y preocupa por el momento, lo cual indica un grado de salud mental adecuado y dentro de la norma.

En entrevista:

Evaluadora: ¿qué crees que pase con la demanda?

Sra. Jatziry: Yo creo que las cosas se van a arregla voy a ver a mi hijo, y aprovechar el tiempo al máximo con él, darle toda la comprensión y el cariño que le puedo dar, igual su papá, porque mi hijo necesita saber que ambos lo comprendemos y lo apoyamos, que lo amamos.

Es una persona que aprende de sus errores y que tiene capacidad de insigth, esto es de darse cuenta de las cosas que puede modificar en su vida, para hacerla más adecuada para ella y quienes le rodean.

Los resultados de las pruebas psicométricas aportan que no quiere ser indulgente ni condescendiente consigo misma, sino exigente para poder cumplir con sus propósitos y alcanzar sus objetivos, teniendo la intención de aguantar hasta el final, vencer las dificultades y mantenerse firme con tenacidad.

Vive en el presente, mantiene constantemente una postura abierta y tiene una gran capacidad de entusiasmo, y está dispuesta a participar y a colaborar sin reservas para construir el futuro que desea.

Se prestó principal atención a indagar si la evaluada presenta características emocionales que indiquen abuso de alcohol o alguna substancia adictiva, debido a que es una de las críticas que hace le Sr. Jorge sobre la forma de comportamiento de la evaluada, y por lo cual argumenta desea que su hijo esté lejos de ella.

Se inició preguntado directamente a la evaluada sobre su consumo de drogas, bebidas alcohólicas y substancias adictivas, la evaluada niega haber tomado drogas laguna vez en la vida, dice no fuma y no toma, fue cuestionada a profundidad con respecto a las bebidas alcohólicas, respondiendo lo siguiente: si lo he probado, de hecho con él lo tomaba, pero era de vez en cuando tal vez en una fiesta y solo una cerveza, siempre en mi casa”.

Se revisaron otros aspectos como las condiciones de aliño y presentación de la evaluada el día de la entrevista, siendo éste un día de tensión y nerviosismo par la mayoría de las personas, se podría esperar que la evaluada si es que fuera alcohólica, se presentara con indicios de haber tomado ese mismo día o días antes, pero se presentó con buenas condiciones de aliño, sin indicios físicos de deshidratación, u otros indicios físicos de adicción al alcohol como quemaduras, golpes, retención de líquidos, hinchazón etc.

Otro indicador que podría esclarecer si la evaluada es alcohólica o no, es por medio de sus antecedentes familiares, sabiendo que por lo menos el 30% de las personas que sufren de la enfermedad alcoholismo, provienen de familias en las cuales también se abusa del alcohol, a esto se le llama factor hereditario o genético de la enfermedad.

Se encontró en un estudio que el 62% de familiares de un grupo de alcohólicos eran alcohólicos. Mientras que en familiares de no alcohólicos era del 20%. (Revista ANUDANDO, Consejo Estatal Contra las Adicciones del Estado de Querétaro, Año 3, Edición 17, Mayo-Junio 2002).

Al investigar sobre las circunstancias familiares de la evaluada, se encontró que la Sra. Julia proviene de una familia donde no ha habido casos de alcoholismo, ni por parte de la madre, ni del padre, siendo sus hermanos también personas que no sufren de esta enfermedad. Sus antecedentes familiares con respecto a al consumo de alcohol son nulos.

Algunas características comunes entre las personas alcohólicas son: - Inmadurez e inaccesibilidad emocional, dependencia emocional, impulsividad, no es constante, no persevera casi en nada. Vive en un mundo de fantasía, conducta agresiva, Incapacidad de tolerancia a la frustración ante un fracaso genera resentimiento hacia los demás y autocompasión, incapacidad de tolerancia al sufrimiento, baja autoestima necesidad de ser el centro de atención, egoísmo, incapacidad para ver al otro, historia personal difícil, antecedentes familiares de alcoholismo, culpar a otros.

Podemos ver que la evaluada presenta algunas de estas características como la baja autoestima, pero, si todos los que tienen baja autoestima y tienen una historia personal difícil fueran alcohólicos, nadie escaparía a ser adicto a algo, una de las claves en la diferenciación de una persona alcohólica y otra que no lo es, recae en su incapacidad para ver al otro, culpar a otros de sus actos, la necesidad de ser el centro de atención, y su egoísmo, tomado a ésta última característica como su incapacidad para dar.

Estas características clave para el diagnóstico diferencial, no se encuentran en la Sra. Jatziri, ella es capaz de ver las necesidades de otros, ya que constantemente a lo largo de la entrevista dijo que sentía “feo” que el Sr. Perea fuera a perder la posibilidad de ver a su hijo todos los días, cuando el menor fuera entregado a ella. En un momento de la entrevista comentó: “sentí feo por él cuándo le dijeron que no lo vería más que dos horas el fin de semana”.

Esta expresión “sentí feo”, habla de que la evaluada es una persona que es capaz de ser empática, ve las necesidades de los demás y se conduele, esta característica la sitúa como alguien ideal para ser violentada y que calle, pero la sitúa lejos de ser alcohólica, las personas violentadas se conduelen del otro cuando llega llorando y pide perdón, los alcohólicos no se conduelen ni por las lágrimas, ni por las súplicas, los gritos, la desesperación del otro, desean seguir tomando y lo hacen por encima y a pesar del otro, sea su madre, esposa, hermana, padre, primo, hijo, los otros no le importan.

Culpar a otros de lo que pasa, es otra de las características que no está presente en la evaluada, lejos de culpar a su ex pareja por la separación, por no dejarla ver a su hijo, ella se siente culpable y actúa en consecuencia, renunció a su trabajo, todo su tiempo está dedicado a recuperar el contacto con su hijo, expresando abiertamente su sentimiento de culpa.

Otra característica es que perdona al otro, No le tengo coraje ni odio ni siquiera porque no le deja ver a su hijo “él fue alguien importante en mi vida”

Si la evaluada desea todo el tiempo ser el centro no es una actitud que se detectara en la evaluada ni en sus exámenes psicométricos ni durante la entrevista, es una persona modesta que busca ser independiente y responsable de sí misma y su hijo.

Tomando como panorama la presente demanda y la contra demanda, y revisando lo que ambos expresan de sí mismos en ellas se puede interpretar que de los dos, el que más requiere de atención y de ser el centro de la misma es el Sr. Paredes, en su contestación de demanda dice textualmente que ella no lo atendía, y es el quien ha desaparecido con el menor Jorge Enrique Perea Castillo, negándose a entregar al menor, en este momento las luces del escenario están en el Sr. Paredes, lo consiguió tiene la atención de todos,

Distinto a esta actitud la Sra. Julia ha permanecido con un juicio social y sentido común adecuado, tal vez triste, desesperada, pero comportándose de manera apropiada frente a la situación. Son estas actitudes frente a hechos de todos conocidos y visibles para todos que se puede afirmar que la evaluada no requiere de la atención y el cuidado de los demás siendo responsable, de sus actos como ciudadana, como persona y como madre. . De igual manera, de no ser una persona lo suficientemente madura, ella pudo haber expresado que él no cumplía con su deber de hombre que no la proveía suficiente dinero como para rentar una casa o tener una casa propia y ella tenía que trabajar porque el Sr. Perea no le cumplía como hombre, u otras cosas hirientes y humillantes, pero no lo hizo, lo de nueva cuenta habla de la buena voluntad de la evaluada así como de su madures ante las situaciones difíciles así contar su franqueza.

Es el demandado quien demuestra ser inmaduro, estar dispuesto a romper cualquier ley con tal de hacer lo que él quiera sin enfrentar consecuencias y quien requiere llamar la atención de quienes le rodean.

También se debe tomar en cuenta que la enfermedad del alcoholismo por los factores culturales que la rodean, se presenta más en hombres que en mujeres, Para los hombres, el riesgo general para desarrollar alcoholismo es un 3% a un 5%, y para las mujeres el riesgo es un 1%.

En México, más de 32 millones de personas entre los 12 y 65 años de edad consumen bebidas alcohólicas. 19.1 millones son hombres y 13.3 son mujeres. (Revista ANUDANDO, Consejo Estatal Contra las adicciones del Estado de Querétaro, Año 3, Edición 17, Mayo-Junio 2002). Esta diferencia estadística es significativa y es conveniente aplicar esta diferencia en el caso que nos ocupa.

Otro aspecto sobre la enfermedad del alcoholismo es el hecho de que por lo regular se inicia su consumo de forma social, y por ello se indagó la disposición de la Sra. Castillo a salir con personas nuevas o entablar relaciones de amistad novedosas, lo cual indicaría que la evaluada tiene la disposición para encontrar los espacios para ingerir alcohol.

Desafortunadamente se encontró que la evaluada no tiene amigos, y que se resiste a confiar del todo en las personas que le rodean, con excepciones, entre ellas su hermana y su ex pareja, se menciona esta característica como un hallazgo desafortunado debido a que es necesario para un sano desarrollo emocional que una persona tenga relaciones de amistad, teniendo espacios de esparcimiento lejos de su familia. Pero es un indicio más de que la evaluada no coincide con un cuadro de adicción.

Además de la historia familiar y la forma en la que fue interpretada por ella su infancia, siendo recelosa de las relaciones, los resultados de las pruebas psicométricas indican que por el momento por el que está pasando desconfía de las relaciones interpersonales, y quiere mantenerse libre de la cargas que podrían surgir de una relación intensa y de dependencia interior.

Lo cual indica que las quejas del señor Perea con respecto a las nuevas relaciones y amistades de la Sra. Julia podrían afectar el desarrollo de su hijo, son infundadas, por lo menos en el momento en el que esta evaluación fue realizada.

Se concluye que la evaluada no abusa del alcohol, se llega a esta deducción basándose en que no se encontraron antecedentes familiares de alcoholismo, y por tanto la evaluada se encuentra libres de esta carga genética, por sus características de personalidad, donde se siente más bien culpable, se conduele de los otros, etc. por ser mujer, por su aliño y apariencia física, se encontró que no tiene amigos, así como los principios y valores que expresa abiertamente, y sobre todo por sus acciones frente a lo que está pasando.

Sin embargo se recomienda para corroborar esta conclusión que se realice una evaluación de trabajo social, donde podrá investigarse con vecinos, compañeros de trabajo y familiares a profundidad el comportamiento de la Sra. Castillo en su comunidad.

El alcoholismo es una enfermedad que no puede ocultarse fácilmente debido al cambio de conducta evidente en las personas que son alcohólicas, por ejemplo los alcohólicos dejan salir lo reprimido, desde erotismo, tristeza, alegría, enojo (por eso son más los hombres que golpean cuando están bajo el efecto del alcohol) y existe un relajamiento de la moral, todas estas actitudes son observables y muchas veces sufridas, por la comunidad que les rodea.

Por ello la evaluada es emocionalmente capaz de hacerse cargo de su menor hijo y no se encuentran indicios de que sea dañino para el menor ser cuidado y criado por su madre.

Si bien la evaluada no es una persona perfecta y tiene situaciones que debe mejorar y trabajar, se encuentra que es una persona responsable, con posibilidades de cambio, que acepta sus errores y está dispuesta a remediarlos, que desea seguir creciendo y desarrollándose productivamente en su sociedad, pensando no solo en sí misma, también en quienes le rodean.

4) ESTABLECER SI LA ACTORA ES CANDIDATA A TRATAMIENTO PSICOLÓGICO Y PORQUE RAZONES, Y SI ÉSTAS AFECTAN EL DESARROLLO DE SU MENOR HIJO.

Si es candidata a tratamiento psicológico, debido a ciertas circunstancias de su vida personal que no ha podido manejar adecuadamente y son fuente de tristeza y dolor.

Es importante subrayar que la mayoría de la población requiere de atención psicológica, no porque se esté enfermo mentalmente o no se sea apto para trabajar, ser responsable de otras personas o tomar decisiones, pero es imposible escapar de la vicisitudes de la vida, las cuales traen consigo tristeza, dolor, miedo, impotencia etc.

En el caso de la Sra. Castillo se encuentran situaciones de su pasado que podrían estar cargadas de emociones de rechazo, desconfianza y tristeza que con la atención psicológica adecuada podría solucionar.

La ausencia de su hijo.- el principal motivo por el que se recomendaría a la evaluada asistir a consulta es que su hijo no se encuentra con ella y su ex pareja no le permite verlo.

Esta circunstancia mantiene a la evaluada sumida en una tristeza profunda, que le ha mantenido confundida y en un momento de crisis en su vida, debido a esta separación de su hijo, su vida ha cambiado radicalmente, dejó de trabajar, está preocupada por el menor de manera constante, su estado de ánimo no es el óptimo y esta desgastada porque no ha sido fácil el proceso para ver a su hijo nuevamente.

La pérdida de su hijo la ha hecho dudar de sus decisiones de vida en general de sí misma, no solo por el hecho de que el menor no está a su lado, sino porque fue alejado de ella como un castigo a lo que el Sr. Perea vivió como malo o inadecuado, que ella trabajara y gozara de libertad.

Estas dudas sobre si misma deben ser atendidas antes de que sean un patrón de conducta cotidiano y caiga en duda constante sobre sus capacidades y decisiones.

Esta confusión también se basa en que la Sra. Castillo no comprende bien los motivos que llevaron a su ex pareja a comportarse de la manera en la que lo hace, ella no se considera como una mala persona como para no poder convivir con su hijo o verlo.

En entrevista: No soy ogro no soy egoísta como para hablarle mal a mi hijo de su papá, no soy tan mala para que no lo tenga con migo.

La Sra. Julia se siente desesperada y trata de mantenerse en calma y seguir los pasos necesarios para que legalmente su hijo regrese a su lado, algunas de sus palabras fueron: me siento desesperada, ya es mucho tiempo, él se porta muy egoísta, no piensa en el niño, en nada, no sé cómo hacer para que el entienda que al único que perjudica es a mi hijo, por eso estoy siguiendo los pasos, como tiene que ser.

La separación de su ex pareja no fue un acontecimiento que tuviera la relevancia que tuvo el hecho de que su ex pareja no le permita ver a su hijo, mantenga aislado al menor y en realidad no sepa cómo y dónde está y en qué situación emocional o de salud se encuentra el menor.

En entrevista: Es tanto el sufrimiento de no saber cómo está mi hijo, tengo algo oprimido en mi pecho, que no se irá hasta que vea a mi hijo, me la paso en las noches llorando, a veces quisiera ver a mi hijo, para ver como está, ya no sé cómo sea, ya creció, estoy muy triste este sufrimiento es porque me lo quitaron solo porque sí.

Por otro lado está la preocupación por el bienestar de su hijo: “está actuando muy mal, está perjudicando a mi hijo, lo traen de aquí para allá, está encerrado, no sé el pensamiento de mi hijo, no sé cómo esté, pero necesito estar con él, (llora), me siento muy sola muy triste muy vacía”

La impotencia, la desesperación y la profunda tristeza son emociones que es importante que se nombren, se hablen y canalicen de una manera que no marque la vida de la evaluada, el proceso de recuperación de su hijo puede ser largo y doloroso, por lo que se recomienda que la evaluada encuentre el espacio para poder canalizar sus emociones.

Por otro lado se observa una renuencia a expresar enojo contra el Sr. Paredes, lo cual puede deberse a varios factores, uno de ello la represión, la cual es un riesgo emocional que debe evitarse, la represión puede inducir a la persona a que de manera inconsciente se exprese el enojo de una manera inadecuada, una de ella la más común la depresión, otra alternativa es un acting out, es decir una explosión emocional inadecuada.

El abandono de sus padres.- Uno de los eventos que es origen de tristeza y ha marcado su vida es su infancia, la cual es recordada por la Sra. Julia como si sus padres no hubieran estado para cuidarla o simplemente para estar con ella.

Esta sensación de abandono puede ser comprensible por parte de una niña de 4 o 5 años que lo que desea es tener a su madre cerca, pero al crecer la persona va adquiriendo nuevos conocimientos y experiencias que dan una nueva luz a los eventos de la infancia.

Comprendemos que es necesario trabajar para tener dinero, para sentirse satisfecho, para ser útil etc. Pero si este evento vivido en la infancia no es actualizado, es decir no es reflexionado a la luz de nuevas experiencias y conocimientos, y al contrario se encapsula en el pasado y ya no se habla de él, no se reflexiona, el evento queda atrapado como en una capsula del tiempo en la que nada cambia y el dolor sigue siendo como el de una niña de 5 años.

Por ejemplo, si se observan los hechos, la Sra. Castillo nunca fue abandonada porque siempre tuvo donde vivir, ropa, calzado, sustento, sus padres jamás abandonaron el domicilio donde vivían con ella y sus otros dos hijos, y la madre solo trabajaba medio tiempo, siendo maestra así que a las 2 de la tarde estaba en casa con ella cuidándola, y su padre dejó de trabajar en una empresa para dedicarse a un negocio propio, trabajando en casa.

Viéndolo desde esta perspectiva la evaluada jamás fue abandonada por sus padres quienes se hicieron responsables de sus hijos y les proveyeron incluso estudios de licenciatura como en el caso de ella quien inició a trabajar solo cuando ya había terminado sus estudios y su hijo tenía 2 años.

Es necesario volver a revisar el evento tiempo después con nuevos conocimientos y experiencias que da la vida para descargarlo de la emoción negativa con la que fue encapsulado, es necesario dejar de verlo como algo intocable o un tema tabú y enfrentarlo con todo y tristeza, para que no siga teniendo consecuencias en el presente.

Los sucesos no trabajados que nos causaron dolor y de los cuales decidimos no tocar más por su naturaleza dolorosa, nos dan problemas después, en el caso de la evaluada son varias las consecuencias de no haber atendido esta tristeza en su momento, de tal manera que eventos tan remotos parecieran actuales y que no fueron superados.

Por ejemplo, la evaluada reconoce que ella misma está repitiendo en cierta medida la historia de su madre, ya que de niña ella reclamaba que su madre no estaba presente para llevarla al kínder, recogerla y estar con ella el tiempo que le tomaba llegar de su trabajo y cuidarla.

Pero ella misma la Sra. Julia también entró a trabajar, y por lo menos los primeros meses de su incursión laboral trabajaba de 7 de la mañana a 7 de la noche y posteriormente en un horario de seis de la mañana a una de la tarde, de tal manera que ella tampoco podía cuidar de su hijo todo el tiempo ni llevarlo al kínder o recogerlo.

La evaluada se da cuenta de esto y comenta en entrevista: “lo mismo que me pasa ahora, le pasó a mi mamá, el ritmo de trabajo que mi mamá, mi papá celoso, y él dice que lo engañó, así igual el Jorge dice que yo lo engañé, por eso está tan enojado”.

Como el evento traumático no fue trabajado, se corre el riesgo de repetir la historia, (con variantes ya que las personas no son idénticas), al repetir la historia llega una gran confusión ya que de pequeñas las personas prometen que no serán como sus madres, padres, tíos etc. Y al darse cuenta que hacen lo mismo, por un lado se ven las razones, que ellos tuvieron, pero también hay culpa por haber traicionado a quien fueron de niños.

Recordando lo que sintieron, la cápsula del tiempo sin actualizar con los nuevos conocimientos, más el dolor causado por la situación actual es un shock, que por lo regular confunde, desespera y lleva a decisiones erróneas, basadas en el dolor.

Es recomendable que la evaluada trabaje con estos recuerdos infantiles, logre actualizarlos y enfrentarlos, para poder perdonar a sus padres y a ella misma o por lo menos en quien ella misma se convirtió en un tiempo de su vida, y tomar decisiones más imparciales, no dirigida por el dolor sino por sus valores, lo que es agradable para ella y lo adecuado para su hijo.

Se cuestionó a la Sra. Castillo sobre si existe una manera de equilibrar el cuidado de los hijos con el trabajo y la satisfacción personal, y después de un momento respondió: sí.

Existe un punto más que es digno de revisión al respecto, y es que se preguntó a la evaluada que es lo que cree que motiva a su ex pareja para hacer lo que hace, es decir mentir sobre el comportamiento de ella, que es alcohólica, que desea cambiarse de domicilio con alguien desconocido para él, etc. ella afirma que el miente en muchas cosas, es enfática al decir que el miente a decir que ella no lo atendía, que ella no toma, que no piensa irse de su casa, en un momento de la entrevista dice: “No soy una mala persona, para que no me lo dejen ver”.

Si no son estos los motivos, cuales son las causas reales por las que él cree que el niño no debiera estar con ella, ¿de dónde tanto enojo?

Esto puede tener una respuesta en el hecho de que la evaluada no tiene antecedentes de familia alcohólica, pero sí de violencia intrafamiliar, su padre inculpó a su madre de haberle engañado, tema que fue discutido sistemáticamente frente a la entonces niña Jatziry, esto es violencia emocional, el desprestigio, la acusación constante, el padre dejó de trabajar en una empresa para poder vigilar a la madre.

En entrevista: “entre ellos siempre hay discusión, él le reprocha lo mismo, lo que hizo y que le quería quitarse la vida, el dejar de trabajar, él se salió de trabajar para vigilar a mi mamá”

En otro momento de la entrevista: “él tiene coraje, piensa que ando con otra persona”

Este es un antecedente más de que la evaluada fue víctima de violencia familiar y además da una beta más de trabajo terapéutico, el perdón, la evaluada siempre creyó que su madre había engañado a su padre sin saber en realidad si esto fue real o no, podría ser una oportunidad para perdonar y actualizar un aspecto más de su vida infantil, comprendiendo por un lado que puede ser una falsedad como ella misma afirma está siendo calumniada.

Reconocer la violencia.- La evaluada no reconoce muy claramente la violencia, es difícil ver algunos aspectos de ésta.

Es importante que revise con tiento los aspectos de la violencia para que pueda diferenciarla, y por otro lado, por un pasado doloroso que no le fue explicado y no fue perdonado, siente un enojo contra persona que la apoya en la actualidad.

Por ejemplo al preguntarle porque su hijo estaría mejor con ella, no encuentra razones más allá de que ella es su madre y puede darle el amor, no ve que él es violento al no dejar que ella no lo vea, no ve que es violento al desaparecer con el menor, no identifica que él es violento al mentir sobre las actitudes de ella etc.

Evaluadora: ¿porque crees que estaría mejor contigo tu hijo?

Jatziry: pues porque le puedo dar el amor, la comprensión, la atención que el necesita, ¿no?

Evaluadora: ¿y estas cosas no se las puede dar su padre?

Jatziry: Si también, no se no sé qué puedo darle yo que él no, bueno yo soy su madre, lo que deseo es que mi hijo nos tenga a los dos, que ambos le demos el amor, apoyo, la atención que necesita, nos necesita a los dos.

No le es posible identificar que él no es un padre responsable, que sigue siendo violento con ella y con el menor, no identifica que ella toma en cuenta a su hijo al tomar decisiones, pensando en lo que el menor necesita “nos necesita a los dos”, siendo una persona más responsable y consiente del otro, características necesarias para una buena educación.

En un momento de la entrevista la evaluada dice que su ex pareja no la dejó moreteada ni la mandó al hospital,

La evaluadora la cuestiona.

Evaluadora: ¿te das cuenta de que acabas de decir que los golpes no fueron tan graves?

Sra. Jatziry: guarda silencio, abre los ojos y las facciones de su cara denotan seriedad

Evaluadora: ¿te parece que debía haberte enviado al hospital?

Pero por otro lado está enojada con su madre por la forma en la que fue criada en su infancia, por el supuesto engaño y por consentir más a su hermana, a quien dice la evaluada su madre regala constantemente cosas y atiende mucho más que a ella Jatziry.

Si su atención y enojo siguen centrados en eventos del pasado remoto, y no logra desarticular las herramientas que la mantienen minimizando la violencia de su ex pareja, no tendrá la posibilidad de detectar la violencia y en otras personas de su vida actual y proceder de forma en la que pueda protegerse.

El manejo de la violencia.- La Sra. Julia no pudo identificar las señales que le debieron poner en aviso sobre las actitudes violentas de su pareja, por ello no le fue posible manejarla de manera adecuada.

Y aún no sabe bien como tratar con una persona violenta como lo es su ex pareja el Sr. Jorge, requiere de identificar cuando no puede sola con la situación, cuando pedir ayuda y no dejarse llevar por lo que el violento quiere o desea.

Es importante que vea el espectro de posibilidades para que ella esté a salvo de la manipulación y violencia, algunos puntos a tratar son: aprender a hablar de la violencia, no encubrirla, ni callarla.

Si es necesario denunciarla, como una manera de protegerse, y de esta manera vivirla como un delito, con apoyo no solo de familiares y amigos, también de la ley.

No dejar que la culpa o el miedo decidan sus acciones, ya que la persona violenta por lo regular encontrará una forma de manipular a su víctima para que haga lo que desea, en este caso el violento utiliza a su hijo para mantener a la Sra. Julia donde y como le quiere, ejerciendo violencia al no presentarse con el menor.

Recuperar su voluntad y objetivos propios. En una relación de pareja se hacen concesiones para poder convivir con el otro, estas concesiones pueden ir en aumento hasta dejar de hacer lo que la persona cree más correcto y viable, esto es una transgresión a la persona y no una concesión o negociación de pareja, la Sra. Julia requiere de recuperar estos aspectos de sí misma que fueron transgredidos.

Restaurar la confianza en las otras personas, es vital que recupere la confianza en otras personas para no aislarse y volver a comentar el error de no tener referentes diferentes en su vida, este proceso parece lo más doloroso y difícil para la evaluada, ya que aprendió a desconfiar de las personas a muy tierna edad y tendría que perdonar la herida más profunda, la de la infancia, esto tendría el objetivo de que el hecho violento no marque su vida

Manejo de la culpa de manera más constructiva.- hasta el momento la culpa se ha utilizado como una manera de castigo, en el que ella pierde a su hijo, al parecer para siempre, su independencia económica, su trabajo, fuente de satisfacción y a su pareja.

Vivir las cosas de esta manera solo puede hacer daño, bajar la autoestima y doblegar el potencial creativo y entusiasmo de una persona, la culpa debe verse como responsabilidad, y la responsabilidad siempre es compartida, somos corresponsables porque somos seres sociales.

Y de los errores solo sirve, no la culpa, sino el reconocimiento de lo que se puede hacer mejor.

Confiar en su juicio y sentido común.- la situación actual tiene a la evaluada confundida y llena de miedo de tomar una decisión que la lleve a un problema o aun perdida más, Pero debe confiar en si misma nuevamente y perdonar se por los errores que pudo haber cometido en el pasado.

5) CUÁL ES EL ORIGEN DE LOS PROBLEMAS EMOCIONALES QUE AMERITAN TRATAMIENTO PSICOLÓGICO, SI LOS HUBIERA

La experiencia violenta con su ex pareja es uno de los orígenes de los problemas emocionales a los que se enfrenta la evaluada.

El principal acto violento del Sr. Perea es alejar a su hijo Jorge Perea Castillo, este acto más que violencia física es una tortura psicológica, emocional, que ha causado en la evaluada un estado de crisis en el que se encuentra desesperada, profundamente triste y desorientada, tratando de apegarse a una autoridad superior para poder lograr que su hijo tenga lo mejor, el amor, cuidado y comprensión de ambos.

Anterior a este acto fue reiterada la violencia emocional inferida a la evaluada, por lo que la Sra. Castillo describe fue insultada constantemente por trabajar, por visitar a su madre, por la forma en la que atendía su casa etc. debido a la experiencia de violencia vivida con su ex pareja la evaluada presenta baja autoestima, culpa, confusión, pero sobre todo el punto ciego que la evaluada manifiesta al no poder reconocer la violencia del otro en todos sus aspectos.

Es preocupante como la Sra. Castillo no ha podido responsabilizar del todo al Sr. Perea de sus actos y que siga confiando en él, esto la vulnerabilidad frente al evaluado y pone en riesgo tanto a la Sra. Castillo como al menor Jorge Perea Castillo.

Ve al Sr. Perea como un ser manipulable, que hace lo que su familia le dice y que nunca ha confiado en sí mismo, pero esto solo es un síntoma más de que la evaluada minimiza la violencia y la justifica viéndolo como indefenso y poco potente, pero el Sr. Perea es responsable de sus actos, tiene la inteligencia, la ciudadanía, y la libertad para decidir sus acciones.

Por ello es notable que la evaluada no vea cabalmente a su ex pareja, este mecanismo de defensa que podemos llamar negación, es útil cuando se vive con la persona violenta, ayuda a vivir en esa cotidianeidad, nos enseñan, nos obligan a vivir negando, para no perder el amor, para que le otro no se enoje, etc.

Este mecanismo de defensa desarrollado ante los actos violentos ya no es útil y la evaluada debe ser consciente de esto.

Por otro lado su experiencia de vida en la infancia es uno de los factores importantes que se presume puede ser el origen de los problemas emocionales de la evaluada, como consecuencia de la sensación de abandono que vivió de pequeña, la Sra. Julia aprendió a desconfiar de todos, excepto de su hermana, sintiendo que la única que le comprende por haber vivido el mismo desapego es ella.

Cualquier persona que se haya sentido abandonada acumulará mucho dolor, viviéndolo como una pérdida importante. Sólo quienes no se encariñan no pierden, si no tengo un carro, no tengo que vivir el dolor de la pérdida de éste, excepto con su pareja, persona que creía sería para ella.

Una de las fantasías infantiles y de la adolescencia es que se crecerá para convertirse en alguien diferente a los padres y que se logrará hacer las cosas diferentes con la pareja, es como si la infanta dijera a su madre: creceré para vivir una historia diferente a ti.

Así que en mi familia no habrá gritos, no habrá divorcio, en mi familia las cosas serán diferentes, pero no podemos hacer las cosas diferentes si nunca aprendimos como hacerlo y si no reflexionamos, ni actualizamos la experiencia, si nunca se canalizaron los sentimientos de tristeza, ira, miedo, y solo aprendimos a hacer lo que papá y mamá hicieron, inconscientemente se repite todo lo que pasó.

Solo confía en su familia secundaria, su ex pareja y su hijo porque es la oportunidad de hacer las cosas diferentes.

Pero no es la solución esto solo tiene el mismo final, una alternativa es hacer consiente lo inconsciente y tomar decisiones diferentes basadas en el conocimiento.

Estas emociones son añejas y se han ido acomodando de una manera dolorosa, en la vida de la evaluada, además de verse reflejadas en su vida de pareja, como madre y como trabajadora, pero esta percepción de su infancia y de la relación con sus padres, no es un trauma profundo y que lacere de manera irreparable la psique de la Sra. Castillo, se observaron a lo largo de la entrevista varios momentos de darse cuenta y de cambio en su perspectiva.

En entrevista:

Evaluadora: ¿Cómo te sientes con respecto a tu ex pareja?

Jatziry: yo no soy rencorosa, no le tengo resentimiento ni enojo, a pesar de lo que no me deja ver a mi hijo, yo no soy rencorosa.

Evaluadora: pero si guardas cierto enojo con tu mamá y tu papá por cosas que pasaron hace mucho, ¿por qué te dejas estar enojada con ellos y con él no?

Jatziry: (sonríe, se queda en silencio un momento, cambia de posición en su asiento y después de un momento habla) ahora es mi mamá quien me apoya ella me está ayudando con la demanda y me ofreció cuidar al niño cuando esté conmigo, tal vez estaría bien hablar con ella sobre lo que pasó cuando era niña, es difícil.

Me parece importante mencionar que en este momento de su vida el origen de los problemas psicológicos por los cuales se le recomienda estar en tratamiento psicológico se derivan de los últimos acontecimientos de su vida como la separación de su ex pareja y el alejamiento de su hijo, tomando en cuenta que los problemas que vivió en la niñez si son importantes de trabajar pero, no son lo que la mantiene al borde de la depresión.

6) ESTABLECER QUE SIGNIFICADO DA LA ACTORA A TENER BAJO SU GUARDA Y CUSTODIA A SU MENOR HIJO.

La evaluada expresó en reiteradas ocasiones su deseo por ser madre, explicando que al enterarse de su embarazo tomó una decisión consiente, responsable y para toda la vida de ser madre, nadie la coercióno para tener al bebé o para comprometerse, fue su voluntad, deseo y libre albedrío, ser madre, y lo que desea es dar amor y apoyo a su hijo, y siendo su único interés es darle lo más que pueda al menor tomado en cuenta al padre.

En entrevista: “Si yo no hubiera querido a mi hijo no lo hubiera tenido, pero yo quise, aunque yo estuve sola, porque yo vivía con mis papás y el con su familia, solo iba una vez a la semana, en realidad estuve sola”

“Corregir estos errores que hice, me siento deprimida, desesperada, de no ver a m i hijo, de no trabajar, si no me interesara mi hijo no estaría peleándolo, si tuviera a otra persona ya me hubiera ido”.

“Para mí una madre es quien va a guiar por el buen camino, es enseñar lo bueno y lo malo, una madre es quien da amor y respeto, que mi hijo sea lo mejor”

No se encontraron indicios de que tenga otro interés que el convivir con su hijo, ya que el Sr. Perea no tiene dinero, no tiene un trabajo donde gane mucho más que para vivir, no tiene casa, seguro social u otro beneficio que pudiera interesarle a la evaluada para sacar provecho de la guarda y custodia del menor.

Sosteniendo lo anterior está que la Sra. Julia no desea que alguien resuelva su vida económica, más bien ha tomado la decisión otras veces en su vida de ser independiente y ser su propio soporte económico, por lo que este factor queda desvirtuado como motivación para tener a su hijo bajo su guarda y custodia.

En entrevista: “Ahora lo único que quiero es darle lo mejor a mi hijo, que mi hijo tenga a su padre, tener un trabajo para equilibrarlo con mi hijo, tal vez tener un negocio para poder darle tiempo a mi hijo, el que no tuve como hija, pero por el momento me voy a dedicar por completo a recuperar a mi hijo”.

Los beneficios podrían ser no solo materiales sino de índole emocional, por ejemplo la venganza, o la coerción para que la otra persona regresara o tenerle cerca, como una forma de seguir amando a la distancia o controlando a la persona, pero en el caso de la Sra. Jatziry, no se encontraron indicios de que guarde ningún sentimiento apasionado por el Sr. Paredes.

Al contrario es preocupante que la Sra. Castillo no esté enojada con el evaluado, y se mantenga tan calma al hablar de él, por otro lado, los problemas emocionales de la Sra. Julia iniciaron cuando dejó de ver a su hijo, y no se observó ni tristeza, preocupación o compungimiento por la pérdida de su pareja, por lo que se infiere que no guarda sentimientos amorosos para con su ex pareja el Sr. Paredes, esto definitivamente no es un motivo en este caso.

“Tener a mi hijo, aprovecha al máximo con el darle a entender que aunque su papá y yo no estemos juntos, que los dos lo vamos a querer, pero que él tiene que salir adelante y sacarlo adelante y no darle a entender la situación de problemas que hubo entre papá y mamá, hacerlo sentir querido por los dos”.

“Al tener su custodia quiero apoyarlo, hacerle ver las cosas positivamente, si no estamos juntos, de todos modos el tendrá el amor de ambos, sin extremos, no es lo mismo una madre que un padre, yo quiero cuidarlo, a mi hijo nadie lo va a maltratar, en casa de el quien lo va a cuidar es su mamá, y mi hijo no va a ser su hijo, ella está con él, por el papá de mi niño no, quien debe cuidarlo soy yo nunca va a ser igual”.

Para la Sra. Castillo su hijo no es un señuelo para mantener al evaluado junto a ella, la guarda y custodia de su hijo Jorge Perea Castillo, significa para la Sra. Julia la posibilidad de ser madre, de ser responsable, de dar el amor , cariño y cuidado que ella tiene para dar a su hijo y un rasgo importante de la evaluada es su creencia y sus valores con respecto a ser madre, ella cree que es su deber, su obligación, por el simple hecho de haber decidido dar a luz a su hijo y registrarlo.

En entrevista: “No lo manda a la escuela desde hace 3 meses, lo sacó de la escuela, mi hijo no es un trofeo, es nuestro hijo hay que darle amor compresión, se lo dije a él tu puedes hacer lo mismo, cálzalo, vístelo, pero dale el amor”.

“Mi hijo no es ningún trofeo, lo tenemos que cuidar él y yo, darle amor, comprensión”,

Esta idea del deber, escapa a la visión de lagunas personas o no lo tienen tan claro, se tiene como deber el dar de comer, calzar, proveer de un espacio donde vivir etc. Pero brindar amor, comprensión bienestar emocional, es éste reconocimiento el que sobresale en la evaluada y siendo insistente al expresarlo.

También es de reconocer, que el ser madre responsable que brinde bienestar emocional y material, no solo es por y para el menor, ella desea ser madre, actuar como tal y sentirse activamente madre, cuidar proteger, escuchar, conocer, amar, que el menor sienta que es amado también es una satisfacción personal, un deseo intimo que llena de satisfacción, la evaluada, desea ser madre no por haber dado a luz solamente, quiere ser una madre que se hace todos los días estando.

Es importante mencionar que la evaluada no tiene intenciones de restringirle las visitas al padre del menor ya que ella considera que para que su hijo crezca sano y feliz para ella es relevante la presencia de ambos, prueba de ello fue el acto de confianza que le brindo al Sr. Perea el día que le dejo llevar al menor de visita con sus abuelos paternos y que este aprovechó para quedárselo, y no permitir la convivencia entre madre e hijo, mostrando un aspecto no muy maduro, e irresponsable así como egoísta y violento para la evaluada y su menor hijo.

7) ESTABLECER EN QUÉ FORMA LA ACTORA ASUMIÓ LA RUPTURA CON EL DEMANDADO

Por los resultados de las pruebas psicométricas y la entrevista se concluye que la evaluada aceptó de manera adecuada la ruptura con el Sr. Paredes, y por el momento no se encuentra dispuesta a tener una relación de pareja.

En las pruebas psicométricas se encuentra el siguiente resultado: Faltan las condiciones para una relación y una unión llena de confianza. Quiere mantenerse libre de cargas que podrían surgir de una relación intensa y una dependencia interior.

No guarda la esperanza ni desea volver con el evaluado. Esta sensación es común en las mujeres que habían estado atrapadas en una relación de violencia y no habían podido terminar con ella, ya sea porque no se habían dado cuenta, porque no habían tenido el valor para terminarla o no se les había permitido siendo amenazadas.

Una vez que están libres de la situación de violencia, se sienten aliviadas, libres, se recuperan a sí mismas y reorganizan su vida, cuestionándose la relación en la que estuvieron inmersas, la evaluada ha logrado darse cuenta que la relación no funcionaba y que había llegado a límites insostenibles.

Aunque con sus limitantes, aún no logra ver con claridad todas las connotaciones violentas de su ex pareja, dejándose aún manipular por el a la distancia.

Al parecer le sorprendió mucho que él se fuera, no fue un acto discutido y planeado, el Sr. Perea impulsivamente decidió sin previo aviso irse, por lo que para ella fue un acontecimiento inesperado, pero le fue fácil elaborarlo y aceptar que fue una buena decisión, ya que según el testimonio de la evaluada, peleaban todo el tiempo, no podían comunicarse y la relación no estaba mejorando.

En general le pareció una buena decisión pero no la forma adecuada, reconoce que no se entendían y que ella misma le comento en discusión que si las cosas no funcionaban que era momento de separarse, pero no esperaba que el tomara la decisión solo y que no arreglara antes las cuestiones pendientes.

Actualmente está muy tranquila con la separación, está convencida de que fue la mejor alternativa, lo que no acepta es la separación de su hijo y el no poder verlo, siente tristeza porque no está cerca de su hijo y también por la deslealtad de su ex pareja al falsear la información sobre ella.

Esto responde a que si bien la evaluada no ama o desea regresar con el evaluado, le guarda cierto respeto, y cariño, por varias cosas, una por el tiempo que compartieron juntos y también porque él es el padre de su hijo, observándose cierto agradecimiento o respeto por el por ello.

En general está dispuesta a abrir las vías de comunicación, buen trato y respeto entre dos personas que son padres de un menor, siendo consciente de que serán los padres del niño toda la vida y que ya no es por ellos por la pareja que es correcto llevarse bien, es por el menor Jorge Perea Castillo.

Éste reconocimiento no es fácil de encontrar en las personas después de separarse, a veces el dolor y el resentimiento nublan estas formas de actuar que benefician a los menores, por lo que se observa en la evaluada una madurez excepcional y que ha elaborado la separación de manera exitosa.

Independientemente de que sea necesario que ella se permita estar enojada, la claridad que denota con respecto a este tema en el que es responsabilidad de los dos ser los padres del menor todo el tiempo, aun estando separados no se perderá ya que es una convicción arraigada en ella y es como vive su ser madre.

8) DE QUÉ MANERA PERCIBE LA ACTORA A SU EX PAREJA, EN SU CARÁCTER DE FIGURA PATERNA, DENTRO DE SU RELACIÓN CON EL MENOR.

La Sra. Castillo percibe al evaluado como un buen padre, no le describe como una persona inadecuada o peligrosa para su hijo, en reiterados momentos aseguró que lo que desea es que su hijo tenga el amor, el cariño, el cuidado de ambos, ya que reconoce que un menor necesita de ambos padres para enfrentar los retos de crecer y de la vida.

Evaluadora: ¿Cómo percibe a su ex pareja como padre?

Jatziry: Regular, porque le falta esa paciencia esa forma de explicarle las cosas

En esta respuesta se pueden observar que no le parece un mal padre, solo una persona que podría mejorar su forma de ser o actuar con el menor.

En entrevista: “me siento muy mal porque pudimos llegar a un acuerdo y el que sufre en esto es mi hijo, debemos darle nuestro amor nuestro cariño comprensión debe sentir el cariño de ambos, no esto, quisiera que él no hiciera esto, no dejarme ver al niño”.

A pesar de que el Sr. Perea se ha negado a entregar al niño para que ella se haga cargo de la custodia del menor de forma provisional, la evaluada no hace a un lado la idea de que ambos deben cuidar al menor y proveerlo de todo lo que necesita, sigue apelando a la sensatez del Sr. Paredes, insistiendo no por ella o para ella, es por el bienestar del menor.

En entrevista: “Yo creo que nos podríamos llevar bien por mi parte no tengo rencor, si me hiciste te voy a hacer, si hay oportunidad yo creo que si nos llevaríamos bien, por el niño, no regresar pero si darle a mi hijo el amor, la comprensión el cariño”

Otro factor del cual se habló en la pregunta anterior es que, si bien la evaluada no ama o desea regresar con el evaluada, le guarda cierto respeto, y cariño, por porque él es el padre de su hijo, observándose cierto agradecimiento o respeto por el por ello.

Sin embargo es necesario que la evaluada lleve una reflexión profunda con respecto a la actitud y al desempeño el del Sr. Perea como padre, actitud que coloca en riesgo a su hijo en varias formas, sobre todo emocionales, además de las implicaciones legales de desaparecer y desobedecer una orden judicial.

Debido a su mecanismo de defensa que minimiza la violencia, no le es posible definitivamente verle como un hombre violento que no ve a los demás y actúa guiado solo por sus necesidades e impulsos, propios y que esto puede hacer daño al menor.

Aunque ve el momento difícil por el que está pasando su hijo y reconoce que el responsable es su ex pareja, no logra articularlo de una manera en el que se observe que ha entendido a profundidad, los actos del Sr. Paredes.

Por ejemplo la evaluada comenta en diferentes momentos de la entrevista: “Lo traen de aquí para allá, está encerrado, no se el pensamiento de mi hijo, no sé cómo está pero necesito estar con él (llora)”, “me siento mal desesperada, ya es mucho tiempo él se porta muy egoísta no piensa en el niño, en nada”, “yo le dije… me quieres pasar a amolar con mi hijo, dime que coraje me tienes”, “a mí se me hace muy tonta su forma de pensar, no coincidimos”.

Pero después dice: “Me duele, pero no soy rencorosa”.

Las acciones del Sr. Perea no son motivo de estudio porque son dignas de enojo, no, están en estudio porque pueden afectar de manera permanente al menor Jorge Perea Castillo, quien merece tener todo lo que por derecho le corresponde, no se trata del rencor o el enojo, el objetivo es defender los derechos del único que no ha podido decir lo que necesita y quiere, el menor, es defender los derechos y el bienestar emocional de quien no puede ejercer sus derecho o cuidarse a sí mismo, se trata de evaluar si él, el Sr. Perea es un buen padre y si sus acciones están perjudicando no a la evaluada, a su hijo.

Es necesario ver al evaluado en su total dimensión para poder evaluar si está pensando en su hijo o no, si está abierto al dialogo o no, y si su actitud es digna de su hijo, y está pensando en el menor o en sí mismo únicamente, estos aspectos escapan todavía al tren de pensamiento de la evaluada.

Y aún más tiene el concepto del Sr. Perea como alguien indefenso, ve al Sr. Perea como un ser manipulable, que hace lo que su familia le dice y que nunca ha confiado en sí mismo, pero esto solo es un síntoma más de que la evaluada minimiza la violencia y la justifica viéndolo como indefenso y poco potente, pero el Sr. Perea es responsable de sus actos, tiene la inteligencia, la ciudadanía, y la libertad para decidir sus acciones.

En entrevista: “Nunca he sabido que él sea muy seguro él está muy apegado a su mamá”, “es una persona que nada más está a la expectativa de lo que yo pueda hacer”, “dependiera de los demás no se sabea vale por sí mismo, sin el temor de que alguien pudiera hacerle el feo o decirle algo, yo creo que él no está tomando estas decisiones, parte sus hermanos parte su papá, por el tiempo que yo conviví con él es inseguro no toma decisiones por sí mismo siempre estaba apegado a lo que dijera su familia, muy apegado a su mamá”

Esta visión aunque se infiere que real, porque las personas que son violentas por lo regular frente a quienes creen superiores se sienten impotentes y tiene baja autoestima, logrando sentirse potentes y grandes solo cuando humillan, sobajan o golpean a alguien que consideran menos.

Pero verlo como indefenso todo el tiempo es un error, y puede poner en riesgo a la evaluada y al menor, son ellos dos a los que ve como menos que él y decide que son ellos con los que ejercerá su poder, en cambio ante los juzgados, prefiere esconderse y no enfrentar, siendo cobarde y débil.

9) SI LA ACTORA PUEDE EDUCAR A SU MENOR HIJO EN UN AMBIENTE APTO.

A través de la evaluación psicométrica, la entrevista y el relato de la demanda y los actos conocidos sobre el caso, se ha llegado a la conclusión de que la evaluada es una persona apta para brindar un ambiente adecuado a su hijo para desarrollarse y un tener un sano crecimiento emocional.

Los resultados de las pruebas psicométricas indican que la Sra. Julia es una persona conservadora, que tiende a actuar de una forma cuidadosa, es estricta en la observación de las políticas, leyes, lineamientos establecidos.

Tiende a comportarse de una forma equilibrada y cordial, tiende a mostrarse simpática y lucha por establecer relaciones armoniosas con la gente desde el primer contacto con ellos.

Le interesa mucho el logro de objetivos, no estará tranquila mientras no constate que tomó una decisión correcta.

Para esta persona es importante el mantener relaciones con los demás, pero es importante que no pierda de vista su orientación hacia el logro de metas y objetivos.

Teniendo estos resultados podemos entender con más claridad cómo es que la evaluada quedó atrapada en una relación violenta, ya que no deseaba perder la relación con las personas a quienes considera importantes, es decir su ex pareja y deseando conservar la relación de su hijo con su padre y deseaba lograr el objetivo de tener una familia y un apareja.

Estas características de personalidad sirviendo a una relación violenta pueden ser autodestructivas, pero si se encaminan al logro de un objetivo diferente y más sano que es el bienestar del menor, el mejor espacio para que el menor crezca sería a lado de la madre

Ya que la evaluada con estas nuevas situaciones de vida, buscaría la conservación de una buena relación y comunicación con el padre de su hijo y no cejaría en la meta de que su hijo tenga un buen desarrollo emocional, tomando en cuenta que la evaluada no es una mujer rencorosa, alcohólica y que no tiende a mentir.

En la actualidad el espacio donde vive es con sus padres, quienes han cambiado sus condiciones de vida desde que ella era niña, la madre está jubilada y dispuesta a cuidar al menor cuando la Sra. Julia no pueda cuidarle, y está el apoyo incondicional de su hermana Olgalinda Joselin Castillo Arellano, su padre está completamente involucrado y atento de su nieto, al igual que el hermano quien con el tiempo ha modificado su actitud ante la situación de la evaluada.

En general las condiciones de vida que podría tener con la evaluada son positivas para el crecimiento de un menor, no encontrándose factores negativos que pudieran afectar al menor en sentidos gravosos o profundos, me gustaría subrayar que todas las personas tienen aspectos dela vida que mejorar y pero existen situaciones más difíciles que otras y las condiciones de la evaluada en aspectos emocionales es manejable, es una persona funcional, útil para su sociedad, integrada a su familia y preocupada por su hijo.

Es una persona que muestra actitudes e ideas de gran madurez y que tiene una buena actitud para reconocer errores y mejorarlos, no solo con palabras, con acciones y que las ganas de perfectibilidad, de cambio y desarrollo son primordiales para actualizarse a lo largo de la vida de un hijo, aspectos que la evaluada presenta.

10) QUE DETERMINE LA PERITO EL APEGO A LA REALIDAD POR PARTE DE LA ACTORA.

El examen mental que se le realizó a la evaluada, indica que es una persona orientada en tiempo, espacio y situación, libre de alucinaciones, ilusiones o delirios que pudieran indicar psicosis o que no comprende la realidad, por lo que se infiere que no presenta enfermedades mentales que le incapaciten para percibir, reflexionar e interpretar la realidad de una manera adecuada.

Fue congruente entre lo que declaró en su demanda, lo que expresó en entrevista y lo que las pruebas psicométricas, por lo que no se encuentra que la evaluada es consecuente entre lo que dice y lo que hace.

Siendo la única persona que se presentó en la primera entrevista que se hizo, es un indicador de que no tiene miedo de ser evaluada o de ser cuestionada, haciendo gala de confianza en su versión de los acontecimientos.

En entrevista se le cuestionó sobre la opinión que sus vecinos tendrían sobre ella si se hiciera una investigación de servicio social a lo que respondió lo siguiente: no tengo miedo de que vallan y pregunten, porque no he tenido problema alguno con nadie y no tendrían mucho que decir, que soy amable con ellos solo digo hola, buenas tardes.

Se instó sobre el tema del alcohol y que opinarían sus compañeros o vecinos al respecto: nada, no podrían decir anda, porque jamás me han visto tomar o algo así, no tengo miedo de que se investigue o que pregunten, porque eso no sucedió, es mentira.

Hasta donde la entrevista y los exámenes pueden indagar, se llega a la conclusión de que es una persona confiable, que se apega a la realidad y que tiende a seguir los parámetros y las convenciones sociales, por lo que se acopla a la verdad.

CUESTIONARIO DIRIGUIDO AL MENOR JORGE ENRIQUE PEREA CASTILLO

I. FICHA DE IDENTIFICACIÓN.

NOMBRE: Jorge Enrique Perea Castillo

SEXO: Hombre

EDAD: 4 años 8 meses

FECHA DE NACIMIENTO: 15 de septiembre de 2006

ESCOLARIDAD: Segundo de Kínder

RELIGIÓN: Católica/ Cristiana

FECHA DE EVALUACIÓN: No se presentó a evaluación

II. ACTITUD ANTE LA VALORACIÓN Y EXÁMEN MENTAL

No se tienen datos sobre este aspecto ya que el menor no fue presentado a las instalaciones del Juzgado el día que es le había citado para la evaluación.

Podría estar presentando algún síntoma de psicosis o de autismo, por lo que se recomienda que el menor, que no ha sido presentado ante ninguna autoridad, sea evaluado por personal médico y psicológico, para constatar que se encuentre en un buen estado de salud física y emocional.

III. ANTECEDENTES PERSONALES

ÁREA FAMILIAR

El menor Jorge Enrique Perea Castillo, es el único hijo de la unión de la Sra. Julia Castillo Rojo y Jorge Perea Luna.

El menor vive actualmente con su padre y probablemente convive cotidianamente con la familia de éste, tíos, abuelos, primos, aunque no se sabe con seguridad las condiciones en las que viva, puesto que el padre no se presentó a la audiencia.

Por datos proporcionados por la madre el menor podría estar viviendo en hacinamiento ya que el lugar donde vive la familia del Sr. Jorge es un espacio no tan grande donde viven varias familias.

En entrevista: “solo son 4 recamaras, y una es para su abuelita, vive también un hermano con su familia, dos primos hermanos que también están viviendo ahí con sus familias, los papás y él, además de los niños, nos se cómo se están acomodando”.

ÁREA ESCOLAR

El menor ingresó al kínder en septiembre del año pasado, permaneciendo en la institución solo hasta diciembre, después de esta fecha el menor ya no se presentó a clases debido a que el padre decidió ya no hacerlo.

La madre comenta al respecto lo siguiente: “No lo manda a la escuela desde hace 3 meses, le sacó actas, lo sacó de la escuela, yo le dije a el niño no es un trofeo, es nuestro hijo, hay que darle amor compresión”.

“Mi hijo entró a la escuela a los 4 años y fueron 4 meses los que estuvo en la escuela, él lo sacó del kínder, yo le pregunté por qué no lo llevaba y él dijo que porque tenía miedo de que yo me lo llevara y no volverlo a ver, la directora le dijo que la madre también tenía derecho a recoger al niño y por eso lo sacó ya no lo llevó”.

Por informes que la madre proporcionó el menor es tímido, y lloró el primer día en el que ingresó al Kínder, esta situación de llanto se presentó la primera semana, los primeros días, pero el niño logró acoplarse y tener amigos, se adaptó bien al kínder.

AREA DE SALUD

El menor nació a los nueve meses, pesó 350 kg y midió 50 cm, no hubo dificultades en el parto, durante el nacimiento o posterior a éste, siendo un niño sano al nacer.

No fue planeado pero si deseado, la madre no lo amamantó porque tuvo problemas ya que no se formaba bien el pezón, substituyendo la leche materna con fórmula y a los 6 meses le dieron otro tipo de leche más comercial.

Su salud ha sido buena, sin enfermar de catarro o del estómago, el único incidente que recuerda la madre es que a los 15 días el menor lloró tanto que se “privó” dejó de respirar unos segundos, pero el incidente fue intrascendente.

Dormía en una cama a parte aunque dormía en la misma recámara de los padres, no presenta miedos o terrores nocturnos, su sueño es tranquilo, pero la madre reporta que reía y balbuceaba dormido, como si jugara. Pero si presenta miedos a ciertas cosas como, la gente disfrazada, a algunos insectos y a los cohetes.

Dejó de tomar mamila desde el año y el control de esfínteres fue un asunto fácil de superar para el menor y en la fecha en la que ingresó a la escuela ya controlaba esfínteres.

1) SI EL MENOR PRESENTA PROBLEMA EMOCIONALES O DE MADUREZ, EN CASO AFIRMATIVO DETERMINAR CUÁLES SON Y EL ORIGEN DE ÉSTOS.

Según el examen de madurez social y motora Denver II, el menor debería poder a la edad de 4 años 7 meses el menor debería poder en el área de funciones motoras finas: dibujar personas con más de 6 aspectos bien definidos, copiar un cuadrado, copiar una cruz y dibujar una línea recta.

En el aspecto de lenguaje, a esta edad debería poder definir 7 palabras, saber los opuestos de dos adjetivos, y contar hasta 5.

En el caso de funciones motoras gruesas, las tareas que debería dominar son: quedarse en un solo pie 6 segundos (con ambos pies), caminar punta, talón, punta.

En aspectos de integración social debería poder ejecutar sin error el preparar cereal, cepillar sus dientes sin ayuda, jugar juegos de mesa.

Es importante mencionar que el menor fue extraído de manera violenta de su entorno, en el cual tenía vínculos emociónales e intelectuales arraigados de los que ha sido privado temporalmente y lo que podría originar actitudes de inseguridad o abandono, actitudes que podrían originar desconfianza y rechazo al medio del cual se ve rodeado actualmente, y en el que se desconoce realmente el estado psicológico en el que el menor se encuentra la no haber sido presentado a las citas con la perito, cuestión que pone en duda el verdadero bienestar del menor y pone de manifiesto la violencia que se ejerce sobre el al tenerlo sin la presencia de su madre.

No fue posible evaluar al menor pero se infiere que debido al aislamiento al que ha sido confinado en estos últimos meses, no ha podido desarrollar todas las habilidades que un niño de su edad que asistiera con regularidad al Kínder podría haber logrado, así como la habilidad de relacionarse de manera afectiva ya que fue separado de su madre, fuente de confianza y seguridad.

Siendo sobreprotegido por su padre, no permitiendo que el menor conviva con la sociedad, retrasa su desarrollo de habilidades sociales y de relación con otras personas, no es lo mismo convivir con la familia que convivir con personas nuevas o que se comportan diferente porque no son parte de nuestro núcleo, es este el problema primordial de todas la personas que son tímidas y que no pueden enfrentar las relaciones interpersonales diarias con otras personas, lo que se llama fobia social.

Es en los primeros años de vida cuando una persona desarrolla su personalidad y también donde se originan los traumas que en etapas posteriores son parte de los problemas emocionales y de actitud de las personas, y la situación por la que está pasando el menor es de una fuerza tal que es posible sea una herida primaria, se le da este nombre a los primeros eventos traumáticos que marcan a una persona y que son tan dolorosos que es difícil superarlos en la adultez.

Un menor a la edad de Jorge Perea Castillo requiere de estar en un espacio conocido y de no cambiar de ambiente constantemente, los menores no son adultos chiquitos, son niños que no conocen del todo el mundo en el que están, requieren de estabilidad y de reconocer el ambiente para no desequilibrarse, y que no sea demasiada la información que reciben confundiéndolos.

También requiere de darle un lugar a las personas que le rodean, ella es mamá, él es papá, ella mi abuela, etc. Requieren de orden y constancia en su vida, con el fin de que le sea fácil aprender y acoplarse al medio ambiente.

Y esta situación de orden, constancia y reconocimiento, y el poder darle un lugar a las personas que le rodean no se ha podido dar en esto últimos años, ya que el niño ha tenido que cambiar de residencia por lo menos dos veces en estos últimos días, cambiando de personas y de rutina, lo cual seguramente le ha retraído, le tiene confundido y debe estar utilizando mucha energía en acoplarse y ya no en el desarrollo de habilidades que un menor de su edad debería estar concentrado en desarrollar.

Si esta situación se perpetúa el menor tendrá un retraso en su madurez considerable y tendrá problemas al ingresar a la escuela ya sea la Kínder o a la primaria, dependiendo de lo que su padre que es la persona que por el momento está bajo su cuidado, decida.

Por otro lado el menor Requiere de iniciar la socialización con otros niños ya que es el momento en el que abandonan el peculiar egocentrismo de los bebés en el que está centrados en sí mismos y en explorar su cuerpo y su mundo para iniciar a explorar el mundo de los otros, sus pares.

Seguramente se siente abandonado por su madre ya que no tuvo la oportunidad de despedirse o de acoplarse a la situación, este desaparecer de la madre pueda haber sido tomado con culpa, ya que los niños por lo regular interpretan el mundo y sus causas-efectos de manera mágica, y centrados en sí mismos, si mamá desapareció es porque yo no me dormí o porque lloré etc.

Una de las autoras más importantes de psicoanálisis Melany Kleyn habla acerca de la noción de pecho bueno y malo, explica que cuando una bebé, inconsciente de los otros, no recibe la satisfacción del pecho cálido, nutritivo, fuente de satisfacción, compañía, calor etc., vive al pecho como malo, si no estás, eres malo y al ser alimentado lo muerde, pero al crecer y descubrir que no existe un pecho bueno y otro malo, sino uno solo que es la madre y de quien además depende su vida, su amor, sus necesidades, se culpa e intenta reparar, algunos de nosotros dice Melany Kleyn no lo logramos nunca y vivimos escindidos y culpables por haber herido a nuestro primero objeto de amor, éste es el trauma primario, el inicial con el que todos tenemos que lidiar.

Pero, qué pasa si Jorge Perea Castillo, ha tenido que vivir esta experiencia dolorosa una vez más, en un pensamiento infantil con pensamiento mágico ha herido nuevamente a su madre y por ello ésta desapareció o aún más grave, dejó de quererlo y lo abandonó.

Puede ser que el menor esté ansioso por reparar su error y requiere de ver a su madre para ello y compensar nuevamente el incidente dolorosa, o puede ser que esté intentando no verla más para no perderla nunca otra vez, si no lo tengo no lo pierdo, pero el dolor de la ausencia y la culpa pueden ser sentimientos demasiado grandes para el menor Jorge Paredes.

Por lo que se infiere que ha tenido regresiones y actitudes atípicas de un infante de su edad, por ejemplo retraerse, dejar de hablar algunas palabras, o ser agresivo, se mencionan estas y no otras características de regresión que podrían estar presentes por lo que la evaluada Julia comenta sobre su propio hijo.

Sea cualquiera de las actitudes o ideas que se ha formado el menor sobre la desaparición o el abandono de su madre, necesita verla y constatar que existe, que nada de lo que el menor hizo la alejó y superar la culpa, que a su edad y desarrollo afectaran de manera directa en su socialización y contacto con el mundo al que tendrá que enfrentar, al ingresar a la escuela u otros espacios en los que las madres son emblema de seguridad, amor y estima en los menores.

Por otro lado requiere de regresar al contacto con personas de su edad y ser incitado o estimulado por su ambiente para desarrollar habilidades que le serán útiles en otros momentos de su vida.

2) SI EL MENOR MUESTRA CARACTERÍSTICAS DE DESCUIDO O ABANDONO.

Se observan varios signos de descuido en la forma en la que se está tratando al menor Jorge Enrique Perea Castillo.

Los seres humanos requerimos para mantener un equilibrio físico, emocional, social, adecuado, estar sanos en varias aéreas de la vida, en el caso de un menor de 5 años las áreas más importantes son el contacto emocional con su madre y padre que son el vínculo emocional primario, un ambiente ordenado, constante, donde el menor se sienta seguro, protegido, amado, donde pueda recibir el apoyo para iniciar el contacto social con otros niños y adultos, siendo su inicio en el vínculo social con el que tendrá que lidiar toda su vida, una vida que se ve privada de la presencia materna y la obligatoria deserción escolar, por la que Jorge está pasando.

Su padre el Sr. Perea ha descuidado aspectos importantes para el sano desarrollo del menor, uno de ellos el más importante, haber sido quien rompió el vínculo entre el menor y su madre, esta acción repercute seriamente en el desarrollo adecuado del menor y es una actitud de profundo descuido por parte del padre frente al menor.

Se ha comentado que al nacer los bebés necesitan fundamentalmente de una vinculación fuerte, segura, estable, sin interrupciones con su madre, en una relación cálida, en estrecho contacto, creándose una simbiosis que mantiene el bebé con su madre, y ésta simbiosis en la que no ningún otra persona se involucra perdura por lo menor los primeros 5 años de vida, pero pasando este tiempo.

La necesidad de su madre siendo ella un referente importante de confianza en otros y en la vida, es constante hasta muchos años después, por lo menos hasta llegar al final de la segunda infancia que comprende de los 6 a los 11 años.

Si esta estrecha relación se rompe, el menor corre el riesgo de no poder confiar en su medio ambiente y se daña seriamente el desarrollo emocional del infante, sobre todo se ve perjudicada su capacidad de relacionarse afectivamente, ya que depende de la forma en la que los padres se relacionan afectivamente con el niño que éste será capaz de relacionarse adecuadamente o no.

Esta parte de relacionarse adecuadamente se refiere a poder confiar en otros, su capacidad de dar y recibir amor, mantener relaciones afectivas futuras con amigos, pareja, hijos, y los propios padres.

Esto no quiere decir que sea la madre y solo la madre quien puede cuidarle en esta etapa de la vida, las personas que han sido criadas y cuidadas desde los primeros momentos del nacimiento por una persona en especial, sea esta su abuela, tío, hermana, etc. Se vinculan de la misma manera, pero su fue criado por la madre y fue con ella con quien se comentó de esta manera, es importante mantener por la salud emocional del menor el contacto con la madre, no importa quién le cuide el resto del día o de la semana siempre y cuando ella sea una constante en su vida.

Ser un padre que descuida el bienestar emocional de su hijo por más que lo atienda en sus necesidades materiales, lo está descuidando, el rol que debe tener un padre deber ser integral, no solo de proveer ropa, calzado etc. También debe ver por el bienestar emocional de los hijo, y el papel de un padre ante la relación que se establece entre el niño y su madre es el de cuidar, acompañar y proteger.

En palabras de Laura Rincón explicado en su libro “El Abrazo Que Lleva al Amor”: Por último hablar del importante papel del padre, el de proteger el vínculo entre la madre y el niño, proporcionar seguridad y estabilidad afectiva para que éste pueda producirse y perdurar, proporcionando una cierta defensa de éste ante los elemento sociales, y proporcionando una nueva referencia desde fuera de ese vínculo a la madre.

A pesar de ser esta la actitud de responsabilidad y cuidado que se debiera observar en la forma en la que el menor Jorge Enrique Perea Castillo es tratado por su padre, la actitud del Sr. Perea es de indolencia, descuido e irresponsabilidad con respecto a su hijo.

Se observan también otras indicios de descuido, ya que como se ha explicado el menor ha tenido que sufrir cambios radicales en estos últimos meses de su vida, cambios que no han sido favorables y que muy probablemente lo mantienen en tensión y regresión (entendiendo la regresión como un mecanismo de defensa infantil en el que se regresa a adoptar actitudes de una etapa anterior, donde el niño se sentía mejor).

“El medio debería adaptarse a las necesidades del niño, hasta el máximo punto en que esto sea posible, ya que el niño que debe adaptarse demasiado pronto comienza a vivir el mundo como un lugar en el que no es muy agradable y placentero estar, teniendo que llevar un ritmo que no es el suyo, que supone un estrés, y que hace que el niño pierda contacto consigo mismo, con sus sensaciones, con sus sentimientos, con lo que necesita y desea, lo que en el fondo está impidiendo su auténtica independencia, la capacidad de decidir, de elegir, de ser uno mismo”. Extracto del Artículo necesidades emocionales y afectivas del niño, de Julia Rodríguez, revista Néixer y Créixer, 1999.

Los niños buscan tener seguridad, ya que el mundo circundante es desconocido, no se tienen los elementos para enfrentarse a él y solos los niños morirían, por ello se aferran a una mantita, a un oso de peluche, a mamá etc. Los niños requieren de tener organización de los ritmos básicos como comer, dormir y estar limpios, así como del ambiente en el que se desenvuelven.

Estas necesidades básicas para brindar apoyo, seguridad, y un ambiente adecuado para desarrollarse, no han sido proporcionadas al menor Jorge Enrique Perea Castillo, y es responsabilidad de su padre que el niño esté en estas condiciones de descuido.

También el niño ha sido descuidado en cuanto a su proceso de socialización, hace 3 meses que el menor no ha asistido al kínder, y se ha mantenido aislado del mundo ya que el padre teme que el menor salga a la calle y tenga que entregar la custodia a la madre.

No solo está privando al menor de tener la oportunidad de aprendizaje, desarrollo de habilidades y destrezas que se logran con más facilidad en el kínder, también ha sido aislado del mundo, lo cual es, no solo un descuido del menor, también es violencia.

Quien está escapando de cumplir con una orden del juzgado, es el padre, no el niño, quien no ha podido establecer una relación adecuada con la madre del menor es el Sr. Paredes, no el niño, pero quien fue aislado por completo es el menor.

Aunado a esto la sensación de ser perseguido u ocultado, podría generar en el menor la idea de que realizo un acto tan terrible, que este se ve involucrado en situaciones legales y judiciales, por las que viven en el exilio, para evitar que sea devuelto con su madre.

Este descuido tendrá irremediablemente una repercusión en la vida emocional y psicológica del menor a menos de que el padre del menor el Sr. Perea cambie su actitud y sea más empático con su hijo, lo cuide de manera integral y vea que sea atendido en todas sus necesidades, ya que él como su padre, no puede llenar todas y cada una de las necesidades del menor, él no es su madre, no es la escuela, no es el mundo, solo es su padre.

En cuanto a si el menor ha sido abandonado, se observa que no ha sido abandonado ya que el padre está con él y la madre ha estado al pendiente del menor Jorge Enrique Perea Castillo, durante todo el tiempo en el que no ha estado viviendo con ella.

El menor no fue abandonado ya que la madre no decidió retirarse del lado del menor, fue obligada a dejar de ver al niño, en contra de su voluntad y deseo, siendo una prueba fehaciente de esto el hecho de que la demanda es iniciada por la Sra. Castillo, quien preocupada por su hijo e intentando cumplir con su papel materno, a pedido que sea a través de una instancia jurídica que se le permita que su hijo viva con ella.

Pero el menor Jorge Enrique Perea Castillo, no tiene la madurez ni los conocimientos para poder entender, elaborar y manejar esta información, en una mente infantil el hecho de que la madre no esté presente es sinónimo a abandono y el abandono es sin lugar a dudas causa de culpa y desorientación.

El menor vive el alejamiento de la madre como un abandono y ser abandonado es uno de los sentimientos más dolorosos a los que una persona puede ser expuesta, se traduce como ser malo, no ser suficientemente bueno, inteligente, valioso como para que alguien se quede a lado, pero saber que este rechazo, este abandono fue por parte de la madre, agrava la situación y deja una herida en la autoestima y auto concepto de un niño, trauma que es difícil de superar.

Por lo que se recomienda que en la brevedad posible el menor Jorge Enrique Perea Castillo, reanude la relación con su madre, de tal manera que comprenda que es amado, que la madre nunca le rechazó y que es valioso, inocente de culpa y amado, es importante que sea antes de que el niño crezca y pase a nuevos estadios de desarrollo donde la simbiosis con la madre pase a segundo término y sea un ciclo mal procesado.

Una de las teorías más aceptadas acerca del origen de las adicciones es que las personas adictas no lograron superar con éxito esta etapa.

“La personalidad adictiva y que ésta se forma a consecuencia de indeseados desencuentros tempranos de madre- hijo que fijan al futuro adicto en la etapa conocida como simbiosis; es decir, el sujeto se queda pegado a su objeto-madre y, a partir de entonces , hará todo lo necesario para satisfacerla y lograr su atención y cariño”

El sujeto se queda fijado en la simbiosis porque no logró mantener este vínculo con la madre de manera satisfactoria, buscando perenemente que se sacie, proyectando la necesidad en una substancia a la que desarrollan adicción.

No es una regla que esto pase pero sería irresponsable colocar en este riesgo al menor.

3) CÓMO HA REPERCUTIDO EN EL MENOR LOS PROBLEMAS EXISTENTES ENTRE LOS PADRES.

Teniendo los elementos que se tienen, se infiere que el menor no ha elaborado todavía todos los cambios que han ocurrido en su vida en los últimos meses, por lo que la madre aporta en este aspecto se encuentra que el menor ha tenido que sufrir varios cambios en los cuales no ha tenido ninguna opción de ser tomado en cuenta.

Iniciando con el evento que cambió la vida del menor radicalmente y desde ese momento no ha vuelto a ser igual, el padre el Sr. Perea se fue del lugar donde vivía con él, sin haberlo hablado con la madre, esta acción fue acompañada de abandono el Sr, Perea no volvió a apersonarse en el domicilio y no visitó a su hijo en un mes. Estos son dos cambios radicales en la vida del menor, su padre dejó de vivir con él y el segundo el padre no regresó a verlo o visitarlo durante un mes.

Al cabo de este mes el evaluado volvió a presentarse en el domicilio y pidió ver a su hijo, llegando a al convenio con la madre, la Sra. Jatziry, de cuidar al menor de manera compartida, funcionando el acuerdo solo unas semanas en las que el menor estaba unos días con su padre y otros con su madre, este cambio se suma a los anteriores.

Este nuevo cambio se torna aún más difícil para el menor ya que el padre decide que la madre no vea la menor y éste sin tener absolutamente ningún poder de decisión, sufre un cambio más en su cotidianeidad, dejando de ir al kínder donde tan solo 20 días antes se había acoplado.

Recordemos que el ingreso a una estancia infantil es un evento que por lo regular no es bien recibido por los infantes quienes se sienten desprotegidos enfrentándose por primera vez solos sin el apoyo y la protección de los padres a un ambiente novedoso.

Finalmente hace pocos días el menor es cambiado de casa, con tal de no ser entregado a la custodia de su madre, o estos son los contando por lo menos seis cambios que son eventos conocidos.

No es posible asegurar como se encuentra el menor en este momento y la manera precisa en la que la separación de sus padres ha repercutido en él, pero al separarse los padres el menor ha tenido que sufrir las consecuencias de los actos de los padres. Se pueden enumerar varias consecuencias que el menor ha tenido que resistir debido a la separación de sus padres y la forma en la que éstos llevaron a cabo esta ruptura.

El menor fue testigo de las discusiones entre los padres, en entrevista la Sra. Julia comentó que el menor fue testigo de varias discusiones entre ella y el evaluado el Sr. Paredes.

Los padres son el principal referente de comportamiento para un menor y las experiencias de infancia son los motivos inconscientes por los cuales en muchas ocasiones tomamos las decisiones que tomamos, no digo que sea la única influencia pero si una de las más importantes.

Por lo que si un menor, es testigo de peleas que nunca se resuelven, es la forma en la que aprende a pelearse y a relacionarse con las personas y muy probablemente con su propia pareja, cuando el momento llegue.

Discutir frente a un menor no es contraproducente si esta discusión lleva a una solución que termina por erradicar el problema, pero solo presenciar discusiones que no solucionan nada, deja al menor con una idea poco productiva de discutir.

Hasta el momento el menor sigue sufriendo las consecuencias de que los padres no pudieron resolver sus diferencias de una manera madura, oportuna, en general adecuada.

Sin embargo si se puede observar que el padre el Sr. Perea ha dejado de intentar conciliar con la madre del menor, rompiendo toda comunicación, con la evaluada, encerrando a su hijo en su domicilio para no tener que cumplir con la entrega de su hijo a la guarda y custodia de su madre.

Agravando el ejemplo de imposibilidad de solucionar los problemas, estas consecuencias se verán reflejadas en el menor justo cuando inicie la pubertad, donde le antagonismo con las figuras de autoridad sea el tema de vida, estos serán sus primeros fracasos en negociación, en discusiones útiles y beneficiosas para todas las partes involucradas.

Será responsabilidad del padre si no logra aprender una forma diferente de afrontar los problemas y los padres tendrán que sufrir las consecuencias así como el resto de las personas que rodeen al entonces púber.

El menor ha tenido que cambiar de casa varias veces, se infiere que esto es fuente de tensión, emocional, dejando al menor con todo su energía centrada en acoplaras a las nuevas situaciones en lugar de desarrollar habilidades y destrezas propias de su edad.

Además de perder la confianza en el mundo, y vivirlo como un espacio desagradable y antagonista, debemos tomar en cuenta todas las novedades diarias que el menor tiene que asimilar y que no son fáciles de integrar a la vida cotidiana y el bagaje cultural necesario para sobrevivir en el medio ambiente.

Se ha sido reiterativo en comentar que los infantes requieren de estabilidad y sentirse apoyados, en zonas de confort donde se sientan libres de tensión para aprender, arriesgarse a crecer y conocer el mundo.

Con los eventos por los cuales ha tenido que pasar el menor esto no ha pasado al contrario ha tenido que acomodarse, acoplarse y sufrir por las decisiones de su padre y por la incapacidad de ambos padres para solucionar de manera apropiada sus problemas.

Se infiere que debido a la separación de sus padres y porque ha tenido que cambiar de domicilio rutina y ambiente está bajo mucha tensión.

Su rutina ha tenido que cambiar constantemente, hace unos meses las personas que lo cuidaban eran unas y su rutina era totalmente diferente, pero hace unos días también, los padres no solo se separaron, el menor has ido tratado como un objeto valioso que fue robado o es de contrabando.

Teniendo que renunciar a muchas de sus actividades y sobre todo a la tranquilidad de saberse apoyado, respaldado, en un lugar seguro.

La paranoia en la que seguramente se encuentra el padre, porque teme que le quiten al niño, no es un ambiente adecuado para que un niño se sienta confiado, tranquilo, con la seguridad que requiere para crecer, desarrollarse y socializar y estar libre de tensiones emocionales.

No asiste al Kínder, debido a la ruptura de sus padres y la imposibilidad de su padre para arreglar las desavenencias con la madre de menor.

Si bien la Sra. Julia no fue capaz de pedir ayuda a tiempo, ponerse a salvo en un buen momento y prevenir esta situación tan dolorosa y llena de violencia, aún está dispuesta al diálogo y a encontrar la forma de conciliar con su ex pareja.

Lo que se observa en el Sr. Perea es que ha cerrado toda comunicación y posibilidad de llegar a un acuerdo pacífico en el que ambos sean responsables del menor Jorge Enrique Perea Castillo, atendiéndolo con amor, respeto, cariño, como lo expresa la madre.

La no asistencia del menor al Kínder le afecta en su desarrollo psicosocial y es un retroceso para el menor haber dejado de ir, teniendo que sostener las fallas de carácter de su padre, a esta corta edad es responsable de darle tranquilidad y satisfacción a su padre quien se recarga más de la cuenta en el menor en lugar de aceptar su responsabilidad en la ruptura con la Sra. Castillo.

No ha podido ver a su madre desde hace 3 meses aproximadamente, el menor debido a este hecho muy probablemente se siente culpable, rechazado y abandonado.

Independientemente de que estos sucesos no hayan concurrido en la mente infantil, es frecuente que se manifieste culpa, basada en un pensamiento mágico que lo hace culpable del rechazo de la madre, por algún acto que no se relaciona con la ausencia de la ésta.

La culpa es una de las consecuencias más importantes para el niño ya que lacera su desarrollo emocional y su autoestima.

4) CUÁLES SON LAS NECESIDADES EMOCIONALES DEL MENOR Y CUÁL ES EL AMBIENTE MÁS ADECUADO PARA ÉL EN ESTE MOMENTO DE SU DESARROLLO Y SALUD EMOCIONAL.

Las principales necesidades de un niño son: 1.- Sentirse amado, y ser amado, 2.- Necesidad de seguridad y protección, 3.- Necesidad de sentirse importante, 4.- Necesidad de ser aceptado y tener sentido de pertenencia, 5.- Necesidad de reconocimiento, de alabanza y de valor, y 6.- Necesidad de disciplina, el menor Jorge Enrique Perea Castillo, estas necesidades las debe proveer el medio ambiente, recayendo la responsabilidad sobre las personas que cuidan al menor, específicamente de la Sra. Julia y del Sr. Paredes.

1.- Sentirse amado, y ser amado,

Por el momento se presume que el menor está siendo provisto de esta necesidad por parte de su padre y la familia de éste, esto solo se supone sin base alguna, pues al no presentar al menor, para ser evaluado, esto son solo especulaciones.

Pero privar al menor de ver a su madre es una actitud de poco amor y respeto por el niño, al parecer el padre del menor está más obstinado en conseguir lo que desea que en brindar al menor todos los elementos que necesita para crecer sintiéndose amado.

Esta actitud es egoísta y habla de una actitud en la que las necesidades del menor no son vistas, esto además de violento es síntoma de poco amor, definiendo amor como dar al otro lo que desea y necesita, no lo que yo quiero darle y lo que me conviene, no porque te amo tienes que estar con migo aunque tú no quieras.

Es por esta actitud que es opinión de la evaluadora que el ambiente más adecuado para el menor en esta etapa de su vida es con su madre, ya que esta ha demostrado tener una actitud diferente, manteniendo una actitud abierta, de comunicación y sobre todo de empatía por su hijo, la Sra. Julia está preocupada por llevarlo a la escuela, está consciente de que el menor necesita la convivencia con su padre, tiene una actitud abierta y madura frente a la situación, es esta posición la que le menor necesita para tener un ambiente adecuado donde desarrollarse.

El menor Jorge Enrique Perea está siendo coartado en su derecho en su necesidad de tener madre, de tener a esta proveedora de amor, afecto, cariño, cuidado, ternura que debiera entregar una madre y que además está dispuesta a darle, es una complicación innecesaria que no tendría por qué sufrir el menor, es una acto cruelmente violento.

No es verdad que solo sea la madre la fuente del amor o del cuidado, los padres son tan importantes y necesarios en la vida de toda persona, el arquetipo del padre, lleno de fuerza, de conocimiento, nos trae el mundo y nos abre la puerta de éste, mientas la madre nos abre la puerta de las emociones es el padre quien abre la puerta a los otros, al trabajo, a la transformación, o por lo menos así es como hemos dividido los roles de hombres y mujeres.

De esto esta consiente la evaluada al expresar: …..tener a mi hijo, aprovechar lo máximo con él, darle a entender que aunque su papá y yo no estamos juntos que los dos lo vamos a querer, pero que él tiene que salir adelante y quiero sacarlo adelante y no darle a entender la situación de problemas que hubo entre papá y mamá, quiero hacerlo sentir querido por los dos”.

Aún estamos lejos de romper con estos estereotipo de género y mientras eso no pase, mientras nuestra cultura, nuestros arquetipos, nuestra división del mundo por género sea la misma, siempre que sea posible los niños deben son tener contacto con ambos padres independientemente de la relación que tengan entre ellos, donde viva cada quién o si tienen nuevas parejas, éste y no otro es el escenario donde el menor debiera desarrollarse.

Pero es opinión de la evaluadora que el menor Jorge Enrique Perea Castillo, debiera estar bajo el cuidado de su madre, ya que el padre ha fallado en los intentos por velar a su hijo, descuidando muchos aspectos de sus necesidades emocionales, e desarrollo intelectual, psicomotriz y afectivo.

2.- Necesidad de seguridad y protección, de manera paradójica el Sr. Perea ha desprotegido a su hijo al encerrarlo y no dejarle ver a su madre, esta acción perjudicará al menor en muchos sentidos y si no se hace algo para que este evento se reestructure marcará sus actitudes y manera de relacionarse afectivamente con las personas.

Un niño sobreprotegido, a quien no se le permite salir, ir a la escuela, tener contacto con las personas aún y cuando tengan defectos, se convertirá en una niño desadaptado que no sabrá cómo enfrentar las situaciones sociales y de solución de problemas, los niños deben enfrentar de una manera protegida, gradual, y con apoyo, problemas interpersonales, y a personas de todo tipo.

Un niño que es sobreprotegido y se le cuida del mundo tratando de que éste no le toque, el día que tenga que enfrentar al mundo entrará en crisis.

Esta necesidad de ser protegido no ha sido bien identificada ni saciada en el caso del menor Jorge Enrique Perea Castillo, y se recomienda que el menor se desenvuelva en un espacio menos restrictivo, y sobreprotector, donde pueda desarrollar habilidades y destrezas que le ayuden a enfrentarse al mundo y siendo este junto a su madre, la Sra. Julia Castillo

3.- Necesidad de sentirse importante, desafortunadamente nos encontramos ante otra paradoja, al parecer el niño Jorge Enrique Perea Castillo, es sumamente importante para los dos padres, tanto que pelean por su custodia y ambos desean verlo, estar con él.

Pero no se han tomado en cuenta sus necesidades, su opinión, lo que en realidad necesita, el menor definitivamente no necesita peleas, falta de comunicación, cambiar de domicilio, no ver a su madre, estar encerrado en casas diferentes, el niño requiere otras cosas y no se le han provisto.

La necesidad del niño de ser importante para otros, sobre todo importante para su madre y padre, has sido un tema que ha pasado de largo para el padre del menor el Sr. Paredes, no ha reparado que el estar privado de la convivencia con la Sra. Castillo su madre lo puede hacer sentir poco valioso para ésta y repercutir esto en su autoestima, contacto afectivo y dependencia.

El niño no ha sido tomado en cuenta, no es el más importante en esta situación, y lo resentirá, además si le pudiéramos preguntar al menor que desea, si tuviera voz y voto, pediría que las cosas regresaran a la normalidad, pediría que sus padres estuvieran juntos, desearía tenerlo todo, nada de esto ha ocurrido, ni ocurrirá.

Si es verdad que todo lo que el menor desea no es lo más adecuado para él y quienes le rodean, se deben tomar en cuenta más aspectos al actuar y tomar decisiones, cosa que el evaluado no ha podido hacer, una persona con tanto resentimiento, con tan poca empatía y que no tiene capacidad de reconocimiento de sus errores no es la persona que brindará un adecuado ambiente de crecimiento para el menor.

4.- Necesidad de ser aceptado y tener sentido de pertenencia, con respecto a este punto se observa que, es justo la pertenencia la que no está presente en este momento de la vida del menor, el círculo que conformaba su círculo de confort y protección se desintegró, actualmente el ambiente ha cambiado, y se requerirá tiempo para que el menor se adapte y comience a sentirse nuevamente parte de o pertenecer a, es este esfuerzo extra lo que detendrá su evolución en otros aspectos y repercutirá en su actitud ante las personas y en general las situaciones nuevas.

En cuanto a las necesidades de reconocimiento y de disciplina, no se tienen suficientes elementos como para hacer alguna aportación.

5) DETERMINAR SI EL MENOR ES SUJETO DE VIOLENCIA FAMILIAR, ESPECIFICAR, EN CASO AFIRMATIVO, QUE TIPO DE VIOLENCIA SE EJERCE SOBRE DE ÉL Y QUIEN DE SUS PADRES LA EJERCE.

El menor has ido víctima de violencia desde el momento en el que tuvo que ser testigo de peleas entre los padres, un acto violento no solo es un golpe, que me insulten etc. Tener que ver la violencia es en sí mismo un acto violento, por ello si un infante es obligado a ver pornografía o ver un acto sexual, es connotado como violencia sexual, el menor por lo que informa la madre fue obligado a ser testigo de discusiones infructuosas que solo tenían una sola finalidad, dar rienda suelta a la violencia.

Ser testigo de esto es un factor importante de aprendizaje del manejo de las emociones, de la ira, de los problemas, de la importancia, de la violencia, un infante que fue testigo de esto tiene más del 80 por ciento de posibilidades de repetir este mismo patrón de conducta y convertirse en alguien que no controla sus emociones, optando por la situación violenta que no soluciona nada, solo complica las cosas.

Los responsables de esta situación violenta fueron ambos padres, ya que ninguno de los dos tomó en cuenta la presencia del menor y ninguno de los dos supo controlar la situación o pedir ayuda para que se solucionaran los problemas y cesara la violencia.

Por otro lado el niño es sujeto de privación de la libertad por parte de su padre, quien no le permite ver de manera libre y adecuada a su madre, la violencia que se ejerce, es privarlo del derecho y necesidad emocional de a convivir con ambos padres, y también violencia la modificación de su entorno social, escuela, casa, amigos de juego y de la que el menor considera su familia, abuelos tíos, etc.

La violencia es ejercida por su padre quien decide de manera impulsiva e irreflexiva que le niño no debe ver a su madre, haciendo lo que sus necesidades personales le indican, sin tomar en cuenta a quienes le rodean, ni siquiera a su hijo.

Por motivos que se desconocen (el evaluado no se presentó a ser examinado y a dar su versión de los hechos) toma la “justicia” en sus manos y decide alejar al menor del abrigo de su madre que de manera consiente y amorosa permitía que su padre lo visitara con el único fin de no causarle angustia a su menor hijo y que la separación de ambos fuera menos dolorosa para el niño.

Tener que salir a hurtadillas de su domicilio, tener que esconderse, y permaneciendo encerrado ha sido un acontecimiento traumático para el menor que no comprende las cosas que están pasando, si no se le dio la oportunidad de despedirse de su madre, si no se le dio la oportunidad de convivir con su madre por lo menos una vez a la semana, se deduce que nadie ha explicado al menor que ocurre, porque no salir, porque cambiar de domicilio, que pasa, tratar al niño como un objeto con el que se puede hacer lo que se desee es violencia.

Probablemente el Sr. Perea cree que es una acto bondadoso o de protección los actos que está llevando a cabo pero debe tomarse en cuenta los siguiente: “la buena voluntad se convierte en un yugo que somete al otro en aras de un bien, que no necesariamente corresponde a la cosmovisión o necesidades del individuo, junto a ella el principio de la no maleficencia, a su vez coarta la libertad mediante el vicio de la sobreprotección que impide que el otro decida conforma a sus valores o necesidades” (Jaime F. Rebolledo, El trabajo de morir).

El evaluado se podría escudar en su buena voluntad, pero coartar la libertad de un menor para que pueda satisfacer sus necesidades básicas como la socialización en la escuela, el contacto cn su madre y su familia, así como los cambios constantes a los que le menor es sometido, son violencia y aun acto de irresponsable.

Otra clase de violencia que el Sr. Perea impone a su menor hijo es, negarle el derecho a vivir tranquilo y sin dificultades legales al lado de su madre.

Por otro lado se infiere que el Sr. Perea está en un momento de tensión en el que puede a llegar a golpear de manera poco controlada nuevamente, esto debido a las circunstancias de la demanda las cosas también han cambiado para él y la madre describe momentos en los que el padre escarmentaba la menor y le tenía poca paciencia.

Siendo él un hombre violento con su ex pareja, la Sra. Jatziry, estando bajo presión y sintiéndose acorralado porque debe entregar la menor, puede tornarse agresivo y la persona indefensa con quien podría desquitarse es el menor, sabiendo que la violencia se ejerce solo con quienes se cree son subordinados, esta es una suposición que debiera tomarse en cuenta, ya que permanecer bajo el cuidado del Sr. Perea podría ser riesgoso para el menor.

6) EXPLICAR LA MANERA EN LA QUE EL MENOR PERCIBE A LA FIGURA MATERNA Y COMO ES LA RELACIÓN ACTUAL DEL MENOR CON ÉSTA.

No se sabe con exactitud qué es lo que el menor está pensando o como ha interpretado la situación, pero se infiere que el menor podría estar pasando por varias situaciones con respecto a su madre

Lo más probable es que haya interpretado el alejamiento de su madre como un abandono, no se sabe que fue lo que le dijo el padre al menor o como ha manejado esta situación con él, pero por lo regular los infantes toman la ausencia de alguno de los padres como abandono sobre todo cuando la ausencia está rodeada de incertidumbre, es decir no se sabe bien porque, cuando donde, etc. En esta situación el menor no sabe porque.

El abandono viene acompañado invariablemente de la culpa y con la idea de haber hecho algo malo, por lo cual debiera ser castigado, tal vez tiene la idea de que la madre le castigará por haber hecho algo malo y por ello se fue, lo abandonó o desapareció.

Por el momento la relación entre el menor y la madre está rota, ha cesado la comunicación y la relación estrecha entre ellos, pero siendo ella la persona que le cuidó al nacer y habiéndose establecido la relación entre ambos, ella sigue siendo la persona más importante en su vida, aún no está en edad de dejar atrás la simbiosis con la madre en la que ella es la referencia principal del mundo.

Es en esta etapa de la infancia donde se da el llamado complejo de Edipo, indicándose a los 4 años y terminando un año después si es que las cosas funcionan adecuadamente, el niño se vuelve celoso con su madre, quiere estar todo el tiempo con ella “se enamora de su madre” y compite por su amor con el padre, es solo mediante la identificación con éste y con la adopción de las reglas del padre que esta etapa, es atravesada adecuadamente.

Con la ausencia de la madre, el objeto de su amor edipico, no se encuentra en donde depositar este amor, que innegablemente fue referenciado en la Sra. Jatziry, ya ella convivió con el menor los primeros 4 años 5 meses de la vida del menor, el complejo de Edipo no requiere solo del padre también requiere de la madre, en caso de que el menor no encuentre donde o como entregar ese amor, puede ser que tenga consecuencias emocionales significativas.

Se había mencionado la posibilidad de quedar fijado en la insatisfacción de esta etapa simbiótica y edipic como un referente para desarrollar una personalidad adictiva, pero también puede ser que no se logre en adelante entregar el amor a otras mujeres, presentándose la imposibilidad para mantener relaciones profundas, duraderas, íntimas en un sentido de confianza y apertura emocional con sus parejas.

Estas dos situaciones puedan presentarse juntas o separadas, son muchos los casos de hombres que son adictos y no logran establecer buenas relaciones de confianza con sus parejas, no es la única razón por la cual este tipo de situaciones se establece pero es uno de los factores.

Se recomienda que el menor restablezca la relación con su madre, como una forma de restaurar este evento traumático en la vida del menor Jorge Enrique Perea Castillo, con el fin de evitarle sufrimiento actual y futuro.

7) EXPLICAR LA MANERA EN LA QUE EL MENOR PERCIBE A LA FIGURA PATERNA Y COMO ES LA RELACIÓN ACTUAL DEL MENOR CON ÉSTE.

Se infiere que el menor está en estrecha relación con el padre en este momento, siendo la única persona que puede reconocer como constante en su vida, en estos momentos ya que últimamente ha cambiando de casa, de rutina, dejó de ver a su madre y ha tenido que vivir con personas que veía solo los fines de semana, en la actualidad la referencia, la persona que da constancia a la vida del niño es el padre.

Teniendo el menor necesidad de tener, seguridad, rutina, orden, la única persona que da sentido al caos del cambio constante es su padre.

Si el bebé identifica primero a la madre y ésta se convierte en su primer objeto de amor, la segunda persona a quien reconoce le bebé y su segundo objeto de amor y confianza, es el padre (en condiciones en las que le padre está presente y genuinamente interesado), sería importante que el padre tomara en cuenta, lo que su hijo, el menor Jorge Enrique Perea Castillo necesita para desarrollarse como una persona sana

Por lo que la relación actual entre ellos no es sólo el estar juntos en el cambio el Sr. Perea no se torna relevante únicamente por la constancia de su presencia en la vida del niño, la relación es más que esto, él es su padre, convirtiendo la relación en más estrecha que si viviera con un abuelo o tía.

Pero esta relación tan estrecha se ha dado fuera de tiempo y forzada por las circunstancias que generó el padre, no era le momento para el menor de separarse de su madre ni de que su padre fuera la única referencia de su mundo, el proceso ha sido empujado, obligado y tendrá consecuencias emocionales.

Es decir la etapa de simbiosis con la madre, en el que ella es su mundo, su amor edípico, su todo, no termina hasta que el niño cambia de interés por seguir las leyes del padre, por convivir con otros niños o pares, y es en su tiempo algunos tardan más otros menos, cuando en el proceso es obligado, el menor podría quedarse con las sensación de que algo no concluyó, no fue saciado, le hizo falta.

Por ejemplo personas que no pudieron ir a fiestas cuando adolecentes, cuando sus hijos los no quieren vestir igual o salir con ellos, muy probablemente porque echaron de falta estas experiencias a su tiempo, tratar de saciar necesidades de otra etapa del desarrollo en momentos en los que ya no es posible complica las cosas para las personas, teniendo que utilizar salidas equivocadas y creativas para saciar lo insaciable, lo que no pasó nunca.

Una de las consecuencias como ya se mencionó puede ser el desarrollo del abuso de substancias adictivas.

Por otro lado, si bien se ha forzado la separación del menor de su madre, esta separación no ha sido para que el menor se desarrolle y esté en contacto con el mundo, es el padre quien decíamos, abre la puerta del mundo externo, pero en este caso el padre le ha encerrado, no le permite ir a la escuela, visitar a su familia, en lugar de alentar la independencia del menor, ha fomentado la dependencia hacia su padre.

Esta relación tal y como está no es sana, fomenta en el niño desconfianza en el mundo, desconfianza de sí mismo y le sumerge en el aislamiento, no importa si rodean al menor tíos, primos, etc. El único constante es el padre y de quien se crea la dependencia es de él, ser dependiente emocionalmente.

Se sugiere que el menor Jorge Enrique Perea Castillo, restablezca la relación con su madre lo antes posible, y se busque la manera de restaurar su confianza en sí mismo como valioso, amado, importante para su madre y por ende tenga la oportunidad de terminar su etapa de desarrollo de manera satisfactoria, intentando que no tenga repercusiones en su vida posterior.

En cuanto a la relación con el padre, se sugiere que cese la manera en la que se está dando, ya que puede tener consecuencias emocionales graves en el menor, no es sano ser dependiente emocional derivada esta dependencia de una trauma, no es recomendable retrasar el desarrollo de un menor aislándolo, en la medida de lo posible se debería evitar el dolor emocional para el menor y facilitar su incursión en la vida social y de relación con otros seres humanos, siendo la separación de su madre un factor importante para su desconfianza en el mundo.

La relación actual del padre con el menor es nociva y debe modificarse lo más pronto posible. Esto no quiere decir aislarlo del padre, o alejarlo de manera repentina y sin explicación.

8) ESTABLECER, SI ES POSIBLE, CON QUIEN DESEA VIVIR EL MENOR Y CON QUIÉN ES RECOMENDABLE QUE VIVA.

Los niños siempre querrán vivir con sus dos padres, desearan que éstos estén juntos y llevándose bien. Sólo en una etapa de mayor crítica y rebeldía, como en la adolescencia que los menores piensan en el divorcio de los padres como una buena alternativa ante situaciones extremas de violencia o adiciones.

Pero en general las personas siempre anhelan que sus padres vivan juntos, aún en personas adultas la noticia de la separación de los padres causa conflictos emocionales y les desestabiliza.

Este anhelo estará presente en el sobre todo niños tan pequeños como lo es Jorge Enrique Perea Castillo, y se infiere que el menor deseará vivir con ambos y que las cosas regresen a lo que eran, cuando se sentía más seguro y confiado.

Pero más allá del deseo infantil, debemos plantear las necesidades del menor y las circunstancias por las que está pasando, para poder establecer con quien es recomendable que el menor Jorge Enrique Perea Castillo viva, sabiendo que las circunstancias actuales indican que los padres no volverán a estar juntos, se deberá revisar las circunstancias.

De ambos padres se observa que el menor tendrá más posibilidades de desarrollo libre de violencia con su madre que con su padre, se recomienda por ello que el menor viva con su madre ya que presenta una actitud más madura, abierta al diálogo y de mayor empatía con el menor.

Se pueden enumerar varias actitudes que indican que la madre es más adecuada para custodiar los intereses del menor, sus derechos, necesidades, y bienestar en general.

Ha asistido de manera continua y sin retraso a sus citas en el tribunal, está interesada por la educación de su hijo, siendo ella quien le inscribió en el kínder y quien reclama su ausencia de la institución donde solía asistir la evaluada, nunca negó al padre y al hijo la posibilidad de verse uno al otro a pesar de la ruptura con el Sr. Perea y que éste no quiso visitar al menor en este tiempo.

La madre se mantiene en una posición de diálogo abierto con el sr. Paredes, con la idea constante de que en algún momento ambos tendrán que hacerse cargo de la educación el menor, comentando de manera reiterativa que ella cree que su hijo requiere del amor, comprensión, cariño apoyo etc. De ambos, reconociendo que el niño tiene derecho a la convivencia con su padre.

También se ha notado que la evaluada evidencia una necesidad de cambio, reparación y modificación de sus actitudes ante esta crisis por la que está pasando, haciendo una reflexión profunda sobre sus actitudes y errores, en la relación con su ex pareja, su hijo, su familia y ella misma.

Se descarta por completo que la evaluada sea alcohólica, si desarrollo alguna adicción o dependencia fue a la relación violenta, de la cual no pudo escapar hasta que el Sr. Perea decidió por así convenir a sus intereses romper.

El padre por otro lado el padre no ha sido constante con sus citas en el juzgado, ha desacatado las órdenes del juzgado y sin tomar en cuenta a nadie más que a sí mismo ha tomado la guarda y custodia de su hijo sin reflexión, de manera impulsiva y violenta.

El padre no es empático con su hijo Jorge Enrique Perea Castillo, le ha aislado, no le permite ver a su madre, le ha sometido a cambios de domicilio, de cuidado y ha modificado varias veces sus rutina, sin importarle el bienestar del menor y sus necesidades, emocionales, de desarrollo motriz e intelectual.

En caso de que estuviera protegiéndolo del supuesto alcoholismo de la madre, sería posible que la madre lo viera si está sobria, pero se le ha negado al niño y a la madre cualquier contacto, lo cual es cruel con ambos y lo único que denota es que es un deseo egoísta y totalmente egocéntrico por parte del padre.

Se observan actitudes agresivas, violentas en el padre, de las cuales no se podría proteger al menor viviendo solo bajo la tutela de su padre el Sr. Paredes, el simple hecho de mantener al menor encerrado, sin la posibilidad de salir es una muestra de violencia ya que coarta su libertad, necesidades, deseos y bienestar, abusando de que le menor no puede decidir qué hacer, no puede expresar sus deseos de manera informada y apropiada.

Se recomienda que el menor regrese al cuidado de su madre, que sea ella quien tenga la guarda y custodia del menor y que dadas las circunstancias de desacato de las leyes no se le permita al padre verlo más que en circunstancias controladas, para evitar que vuelva a coartarlo de su libertad y se reiteren sus actos violentos en nuevas formas verbales, físicas o emocionales.

9) ESTABLECER CÓMO CONCIBE EL MENOR SU NÚCLEO FAMILIAR.

Destruido, su núcleo familiar era su madre, su padre y las personas con las que convivía diariamente, es decir su tía, sus primas, abuela, con ellos convivió los últimos años de su vida y son a quienes recuerdan y reconoce.

Los bebés al nacer no tienen desarrollada la corteza cerebral y por ello sus recuerdos primarios quedan sepultados en el inmaduro cerebro de recién nacido, es por ello que la mayoría de las personas no mantienen recuero de sus primeros años, es solo a los cuatro años que se comienzan a tener recuerdos y memoria de las personas que nos rodean.

Pero este cerebro inmaduro no olvida, son recuerdos que actúan de manera automática, por eso recordamos las palabras, caminar, sentarnos etc. Y es por ello que los eventos traumáticos ocurridos a esta edad temprana son más difíciles de trabajar y superar.

Es su familia primaria su madre, su padre y las personas con las que convivió con más frecuencia a temprana edad, siendo estas la familia de la evaluada ya que con la familia del Sr. Perea solo convivió de manera permanente y constante un año.

Se infiere que el menor aún vive como familia a quienes vivieron con él la mayor parte de su vida, y quienes fueron parte de sus cuidados, sobre todo su madre, su tía, sus primas, y a quienes podría estar echando de menos.

10) ESTABLECER SI EL MENOR HA SIDO INFLUENCIADO O MANIPULADO POR ALGUNO DE LOS PADRES PARA RECHAZAR A ALGUNO DE SUS PROGENITORES.

Se infiere por los eventos que llevaron a que el menor Jorge Enrique Perea Castillo estuviera bajo la custodia de su padre, que si existe manipulación por parte del padre, el Sr. Jorge, esto se establece porque evitar que su hijo tenga contacto con su madre es en sí mismo una acto de violencia y manipulación.

No importa que le diga o que no le diga el Sr. Perea a su menor hijo, el niño Jorge Enrique Perea Castillo, interpretará las actitudes de su padre y actuará en consecuencia, esto pasa cuando se suprime cualquier otra referencia.

El padre está enojado, y siendo el la referencia constante y con la que el niño se siente seguro, ya que él no se fue, no despareció, no cambia, es natural que el niño tome como referencia de sus sentimientos e ideas, las del padre.

Recordemos que el asilamiento es una de las principales formas de manipulación de una persona, de esta manera el menor o quien sea violentado no podrá pensar en otra cosa más que en lo que le diga quien le tiene aislado.

En el caso de un menor de edad, la vida de éste depende de ello y no solo la vida biológica, depende la vida psíquica de ello, imaginemos este tren de pensamiento infantil; hice lago malo, por eso mi mamá me abandono, si vuelvo a hacer algo mal mi padre podría desaparecer,

Este pensamiento es uno de los más destructivos que existen, destruye la posibilidad de desarrollo de una personalidad autónomo que no sea dependiente, evitar el dolor de la pérdida motiva a cualquier persona a hacer lo que sea, a pensar lo que sea necesario.

El aislamiento en el que tiene la menor, es un indicador más de que le Sr. Perea es una persona violenta que utiliza las herramientas clásicas de alguien que necesita someter y mantener bajo control a alguien.

El menor hará lo que su padre diga cuando él diga, no porque ese sea su deseo o necesidad, sino por el miedo de herir a su padre igual que en su lógica hirió a su madre, aislar la menor es sin duda una manera de manipularlo, sin importar lo que le diga la menor sobre su madre.

No se sabe que le ha dicho al menor sobre su madre o sobre su ausencia, pero el Sr. Perea muestra mucho rencor hacia la madre de su hijo la Sra. Jatziry, y este sentimiento expresado verbalmente o no es detectado por el menor que seguramente mostrará signos de enojo o rechazo hacia la madre.

Pero la necesidad de afecto, de reparación y de reconciliación con ésta sin duda llevará la menor a restablecer, si se le da la oportunidad, de manera rápida la relación con su madre.

CUESTIONARIO DIRIGUIDO AL C. JORGE PEREA LUNA

IV. FICHA DE IDENTIFICACIÓN.

NOMBRE: Jorge Perea Luna

EDAD: 30 años

SEXO: Hombre

LUGAR DE NACIMIENTO: San Juan Zitlaltepec Zumpango

ESCOLARIDAD: Secundaria

RELIGIÓN: Cristiano

OCUPACIÓN: Mantenimiento de casas

ESTADO CIVIL: Soltero

FECHA DE EVALUACIÓN: NO SE LELVÓ A CABO UNA EVALUACIÓN FORMAL

V. ACTITUD ANTE LA VALARACIÓN Y EXÁMEN MENTAL

El Sr. Jorge Perea Luna (a quien a lo largo el peritaje se le nombrará como el evaluado, el Sr. Paredes, Sr. Jorge, el padre del menor o el padre) no se presentó en las tres ocasiones en las que se le citó para llevar a cabo la evaluación pericial, por tanto no se tienen datos sobre su actitud y examen mental.

No obstante se pudo observar su actitud ante la prueba, una ocasión en la que se negó a comparecer a la evaluación pero si se encontraba presente en los tribunales, se le observó vestido con ropa casual, cabello corto y mostrando signos de inquietud, los brazos cruzados en el pecho, ceño fruncido, moviéndose mucho y rígido, una vez que se negó a comparecer y se presentó a la audiencia que tenía una hora más tarde, salió riéndose, relajado, con los brazos abiertos colocados en la cintura.

Esta actitud indica su renuencia a ser evaluado, temiendo tal vez ser descubierto en alguna inconsistencia o sentirse vulnerable ante el escrutinio de una persona preparada para ello, el hecho de saber de la cita y no presentarse, negarse solo porque no desea estar en una posición vulnerable, habla de su inseguridad, inmadurez y pocas herramientas para enfrentar los problemas o circunstancias desagradables.

En cuanto a si presenta alucinaciones o delirios, no se tiene datos, solo con una entrevista formal podría hablarse al respecto, en cuanto a si está ubicado en tiempo y hora, no se tienen datos aunque se infiere que si está ya que pudo contestar las preguntas y cuestionamientos que se le hicieron en la audiencia a la que se presentó.

1) SI EL DEMANDADO TIENE CARACTERÍSTICAS DE GENERADOR DE VIOLENCIA FAMILIAR.

Se encuentran varios indicadores que dejan de manifiesto que el Sr. Perea es una persona violenta, no solo por lo que la Sra. Julia manifiesta, lo más significativo es la forma en la que trata a su hijo y la actitud del evaluado ante los lineamientos del juzgado.

Algunas de las acciones que indican que el Sr. Jorge es un hombre violento, es su actitud ante los juzgados, ha desobedecido constantemente las órdenes del juzgado, es sabido que no se presenta a sus audiencias, que aunque esté notificado de que debe presentarse, se presenta a algunas y a otras no, no ha entregado al menor, aún y cuando fue fallo de un juzgado que lo hiciera.

Nos indica que el Sr. Perea se siente por encima de las leyes, cree que no se aplican a él y que puede hacer por ende todo lo que el desee, siendo esta una de las características principales de un violento, debemos recordar que, la violencia se basa en el poder, en la disparidad de poder, esta necesidad de demostrar potencia, superioridad es una de las principales características de las personas violentas.

Teniendo esto en cuenta recordemos su demanda, donde dice que su ex pareja la Sra. Castillo: “comenzó a tener una actitud de libertad”, o esta otra parte donde se queja de que no lo atendía, estas aseveraciones denotan que ve a las mujeres como menos que él, ellas no deben tener libertad, deben atender. Tal vez cree que todas las mujeres que trabajan en el juzgado son solo mujeres que le deben atender, a él y a sus derechos y necesidades y que no deberían estar ahí, deberían estar sirviendo a sus maridos.

Por otro lado al decidir, sin tomar en cuenta las necesidades u opiniones de su “familia” de ese entonces (su pareja la Sra. Julia y su hijo el menor Jorge Enrique Paredes), nos habla de la gran necesidad del Sr. Jorge por dominar, y hacer exactamente lo que desea, demostrando a la Sra. Julia que él hace lo que quiere pasando por encima de quien tenga que pasar.

No hubo negociación, diálogo, flexibilidad o apertura, el decidió basándose en sus consideraciones personales, las cuales se desconocen, pasar por los derechos y necesidades de su ex pareja la Sra. Julia y por encima de los derechos y necesidades de su hijo Jorge Enrique, todo con el fin de conseguir una sola cosa, poder, sentirse grande y fuera de cualquier restricción, logrando hacer solo lo que el necesita, ejerciendo sus derechos y solo los suyos. Es incapaz de ver a las necesidades o derechos de los demás y ser empático

Esta actitud deja de manifiesto dos emociones claras, impotencia e ira, hablando de impotencia desde esta sensación de no ser suficiente como para lograr lo que desea, la impotencia es saberse fracasado ante una situación que se deseaba no necesitaba con ímpetu, pero si todos tomamos lo que deseamos solo por sentirnos impotentes, no podríamos vivir unos junto a otros.

Se infiere que la impotencia y la infinita tristeza y vergüenza de saberse un hombre tan desvalido, tan pequeño e impotente para lograr sus objetivos es el origen de los actos violentos del Sr. Jorge.

Por otro lado también se deduce que lo que mueve al Sr. Paredes, es la ira, no enojo o molestia, ira que no sabe cómo canalizar o dirigir, haciendo el mayor daño posible a para desquitarse, de quien el decidió tenía la culpa de su impotencia, la Sra. Jatziry. Encuentra alguien a quien echarle la culpa y serás feliz, dice el Dr. Reboyedo en el su libro el Trabajo de Morir, al culpar a otros entonces yo no soy responsable de nada, ésta culpar a otros de su ira, de sus acciones, de su suerte etc. Es una de las principales características de los hombres violentos y una de las principales características del Sr. Paredes.

Ser violento no es sinónimo de ser seguro, fuerte, con ideas claras, más bien es característica de debilidad emocional, baja autoestima y deja al descubierto las rudimentarias herramientas con las que cuenta el Sr. Paredes.

Haciendo un análisis sobre las razones por las cuales el Sr. Jorge podría estarse sintiendo tan impotente, enojado y herido cómo para llevar a cabo los actos de violencia que se ha atrevido a hacer, se ha llegado a la conclusión de que su religión podría darnos luz sobre lo que está pasando.

El evaluado al conocer a la Sra. Julia no era cristiano, pero su madre si, ha sido con el paso del tiempo que el Sr. Jorge ha ido interesándose en esta religión, siendo cristiano no practicante, se ha ido acercando a la religión de su mamá, y es un hecho conocido que para esta religión no es permitido o no está bien visto que las mujeres trabajen, que se vistan de cierta manera, que salgan de su casa a menos que sea para predicar etc.

Es esta visión del mundo la que agrava la situación de impotencia del Sr. Paredes, ya que al principio el aceptaba que su ex pareja trabajara y tuviera una vida productiva fuera de casa, pero con el tiempo y cuanto más se acercaba a su nueva religión las cosas cambiaron al interior de sus valores, sus necesidades sus ideas, pero la Sra. Julia seguía siendo la misma, ella no estaba influenciada por otra religión.

El Sr. Perea no logró manejar la decepción de no ser el hombre que su religión le impone y su esposa no fuera la mujer que esta religión propone, tal vez calló en una crisis existencial que solo concierne al evaluado, se infiere que esto junto con otros elementos como la impotencia, su baja autoestima y la impulsividad se han combinado para que se comporte de esta manera violenta.

Otro factor a tomar en cuenta es que la Sra. Julia contaba con 15 años cuando conoció e inició una relación de noviazgo con el Sr. Paredes, teniendo él 20 años, en ese tiempo esta diferencia es significativa, ella era menor de edad y el no, siendo esta una forma de controlar a las personas, precisamente es por esta facilidad de manipulación que no es permitido que las personas menores de edad se relacionen con gente mayor de edad, se presta al abuso y manipulación.

Este es un factor más que nos indica los gustos y espacios de confort del evaluado, prefiere manejarse con personas fácilmente manipulables que le vean grande y le sigan, como su hijo y la entonces menor Sra. Castillo.

A quienes hoy violenta con la imposición de tenerlos incomunicados y aislados el uno del otro, mostrando así su prepotencia, ante quienes el considera, los más débiles.

2) SI CON BASE A SUS CARACTERÍSTICAS EMOCIONALES ES CONVENIENTE QUE SU MENOR HIJO ESTÉ BAJO SU GUARDA Y CUSTODIA.

Se infiere que el evaluado está en crisis, la impotencia de no poder obligar a su ex pareja a hacer lo que él deseaba y tal vez la idea de que ella le engañara, pudieron detonar esta ira incontenible, donde no existen los demás, ni leyes ni personas solo él.

Esta forma de ver la vida y conducirse puede ser fácilmente aprendida por el menor Jorge Enrique Perea Castillo, repitiendo esta forma de comportamiento en sus futuras relaciones, por lo que se recomienda que el menor no sea testigo de esta actitud, alejándolo de su influencia, por el momento, es el padre la autoridad absoluta, y no tiene otros referentes.

Dar al menor nuevas opciones de vida y un panorama más amplio, podría darle la oportunidad de aprender cosas nuevas sobre las relaciones, el amor, el manejo de emociones, sería entonces adecuado alejar al menor por lo menos hasta que

El padre logre asimilar lo que le ha pasado y vuelva a abrir la comunicación y pueda negociar.

Por su actitud al no permitir que su hijo vea a su madre, desacatando decisiones del juzgado, el Sr. Perea ha demostrado ser autoritario, no toma en cuenta la opinión o deseos de los demás y somete a quienes están a su alrededor, sobre todo a quienes cree bajo su mando o sus subordinados, esta característica emocional es nociva para el menor ya que no le toma en cuenta, atropella sus deseos y necesidades, obligándole a cumplir solo con los suyos propios, los del Sr. Jorge.

Está actitud autoritaria, trae consecuencias nocivas tales como una baja autoestima, ya que se aprende que no se es importante y solo lo que el otro la autoridad desea lo es, y posteriormente aprendiendo a ser de la misma manera, es precisamente la baja autoestima y el sentirse impotente la fuente de la necesidad de la violencia y el autoritarismo, repitiéndose entonces la historia.

El Sr. Jorge Perea no ha logrado tener una comunicación adecuada, no sabe negociar ni llevar una discusión que sea productiva y lleve a algo, llegando a la violencia física, por lo que el menor podría correr el riesgo de ser golpeado, humillado, insultado, cuando la imposibilidad de negociación y apertura se presenten en el Sr. Paredes.

Con una actitud de este tipo el menor al tratar de esbozar algún tipo de independencia e intente diferenciarse de su padre, se encontrar con la frustración de su padre al no controlar la situación y el Sr. Perea volverá a ser violento.

Otro rasgo característicos del Sr. Perea es su impulsividad, guiado únicamente por sus emociones y los impulsos que éstas le dictan, se ciega ante las consecuencias de lo que hace, varias de las decisiones que ha tomado han sido irreflexivas e impulsivas, por ejemplo irse de la casa donde vivía con su hijo y su ex pareja la Sra. Castillo, acto que no fue platicado, consensado, planeado, él solo decide irse y dejar a su hijo ahí.

Decisión que un mes después ve como no adecuada y regresa a buscar a su hijo, para convivir con él haciendo un pacto con su ex pareja de convivir ambos con el niño, pero como es una decisión que no tomó de manera calma, basada en la solución de problemas sino en la impulsividad, nuevamente falla y decide en otro arranque impulsivo irreflexivo, que el niño no debe estar cerca de la madre, una decisión tras otra de las cuales se arrepiente por no estar bien planteadas.

Esta impulsividad y falta de dominio de sus emociones, le meterán en problemas constantes, con el niño y con su entorno, frustrándolo cada vez más.

Por otro lado se observa un rechazo a ser independiente, el Sr. Jorge Perea carece de autonomía, vive en casa de sus padres, acompañado de varias familias, él, a pesar de sus necesidades como hombre adulto, no ha sido capaz de independizarse, ni siquiera ahora que esta solo con su menor hijo, esta falta de autonomía, muestran una enorme carencia no solo económica, emocional, que nos habla de una persona infantil y poco responsable.

Situación a la que el menor se tendrá que enfrentar si se queda viviendo a su lado, ya que en la condición y la edad del Sr. Paredes, el hombre busca tener su propio hogar, en el que sea el quien determine las condiciones de vida, así como la educación y las reglas a seguir, situación que el evaluado ha evitado a toda costa, aun y cuando salió de casa de los padres de Jatziry, solo con sus pertenencias, después de abandonar a su hijo y esposa, regreso a casa de sus padres de donde parece no tiene planeado independizarse.

Se recomienda que el Sr. Perea trabaje en terapia estos procesos emocionales para que logre hacer las cosas diferentes, tenga una autoestima más sana y de esta manera proteger a su hijo de cometer los mismos errores que él, y protegerlo de la violencia, dependencia, autoritarismo, impulsividad y falta de comunicación efectiva de su padre.

3) ESTABLECER SI EL DEMANDADO ES CANDIDATO A TRATAMIENTO PSICOLÓGICO, PORQUE RAZONES Y SI ÉSTAS AFECTAN EL DESARROLLO DE SU MENOR HIJO.

Si es candidato a terapia, es necesario que aprenda a manejar varios aspectos de su personalidad y pueda superar eventos adversos con los que ha tenido que enfrentarse y que debido a que no ha sabido resolver, actualmente su familia secundaria se ha disuelto y su hijo está en una situación emocional y de vida difícil y precaria.

Controlar su ira.- el Sr. Perea es una persona que no controla su ira, teniendo momentos de violencia en los cuales no mide las consecuencias de sus actos, como patear a su pareja, aventarla o esconder a su hijo o aislarlo.

Es evidente que estas acciones no las lleva a cabo como una manera de solución adecuada ante el conflicto, son producto de enojo, ira e impotencia de resolución, teniendo este patrón de conducta, y teniendo a un hijo que necesita paciencia, que se equivocará muchas veces por su inexperiencia, muy probablemente terminará descargando su ira y frustración en el menor.

Por lo que se recomienda que busque en terapia alternativas para canalizar su ira, impotencia y frustración.

Controlar su impulsividad.- se ha comentado que el Sr. Perea en impulsivo, que no piensa en los demás ni en sí mismo antes de actuar, lo que le ha llevado a ser violento, irresponsable y egoísta con su hijo.

Movido por su enojo e impotencia, ha tomado decisiones impulsivas que le llevan a cometer un error tras otro, y siendo el principal afectado su hijo el menor Jorge Enrique Perea Castillo, por ser obligado a estar lejos de su madre a quien necesita mucho emocionalmente en esta etapa de su vida, por ser obligado a dejar el colegio, donde tendría sus primeros vínculos sociales, por ser forzado a permanecer encerrado por el miedo que el padre tiene de que su objetivos y necesidades propias no se cumplan.

Pero esta impulsividad no solo ha tenido consecuencias en su hijo, también en el mismo, su ex pareja y las personas que le rodean, su plan está mal estructurado, no es funcional y termina en sufrimiento de quien él dice amar y querer proteger, su hijo.

Es necesario que el Sr. Perea trabaje esta impulsividad, por el bien de su hijo y el propio, si así actúa en todas las áreas de su vida, no podrá tener relaciones formales y duraderas, con intimidad real con nadie, solo con su familia quienes protegen, alientan y mantienen este tipo de actitud irresponsable e infantil, porque es característica de los niños no tener la capacidad de planear y no poder posponer las necesidades que se tienen, por el beneficio de otros o por beneficio propio.

Es necesario que aprenda a tomar en cuenta a los demás.- El Sr. Perea solo es capaz de ver sus necesidades, no le es posible tener en cuenta lo que otras personas necesitan o desean, siendo impulsivo se frustra cada vez que las cosas no se hacen como el desea o necesita y en aras de tener lo que quiere como lo quiere, es capaz de romper reglas, herir personas, aislar, golpear, gritar, ausentarse etc.

Solo sacia sus necesidades y se da el permiso de romper reglas y de sentirse libre de hacerlo, es esta característica particular de los sociópatas, personas a quienes las leyes, las reglas, los sentimientos y las necesidades de los demás no importan.

En su contra demanda refiriéndose a los cambios de actitud que el percibió en su ex pareja: “siempre le proporcioné todo lo indispensable para sus necesidades y manutención de nuestro menor hijo, sin embargo decidió trabajar, desatendiendo totalmente sus deberes y obligaciones hacia el suscrito, porque no me daba de comer, no me lavaba, no me planchaba, y a mi menor hijo no le daba los cuidados necesarios, teniendo el suscrito que realizar esas labores, incluso comenzó a tener una actitud de libertad”

Es de notar que textualmente dice: le proporcioné todo lo indispensable, sin ver que lo que él le da no era todo lo que ella necesitaba, no tenía una casa donde vivir, a parte de sus padres, no tenía un trabajo, no la satisfacción de llevarlo a cabo, no tenía dinero ganado por su propia cuenta, no tenía libertad ya que en otra frase más adelante el evaluado dice: comenzó a tener una actitud de libertad, eso indudablemente quiere decir que antes la evaluada no tenía libertad, por lo que no tenía lo indispensable, tenía lo que él quería darle.

Es en este punto donde se observa la estrechez de miras del evaluado en el que ve lo que el necesita pero no da cabida a lo que los demás necesitan, dice textualmente: desatendiendo totalmente sus deberes y obligaciones hacia el suscrito, porque no me daba de comer, no me lavaba, no me planchaba, y a mi menor hijo no le daba los cuidados necesarios, teniendo el suscrito que realizar esas labores, es importante notar que primero habla de lo que ella no le daba o dejó de darle, describiendo que era me dejó de planchar, lavar etc. Y al final dice ya mi menor hijo no le daba los cuidados necesarios, pero no dice cuales cuidados, se toma el tiempo para decir que dejó de recibir él pero no que dejó de recibir su hijo, sea porque no lo ve, no le interesa o no es cierto.

Aún más en este mismo párrafo dice textualmente: teniendo el suscrito que realizar esas labores, como si le fuera humillante lavar, planchar, cocinar, esta actitud en la que las labores de las mujeres solo son de ellas y él debe ser servido y su falta de visión sobre que necesitan los demás, como se sienten o que necesitan, provocan que el evaluado se frustre al no ver felices a los demás con lo que él les da y por ende provoca su violencia, también provoca dolor emocional constante en los demás quienes deben ser felices con lo poco que reciben y tienen a autorizado a hacer desear o necesitar.

No es posible descartar que el Sr. Perea no se comporte como un sociópata en su vida cotidiana, ya que no se tienen muchos datos sobre su comportamiento cotidiano debido a que no se presentó a evaluación, pero es el propio hecho de no haberse presentado el que indica sin lugar a duda que tiene una personalidad sociópata, que tan desarrollada esté en él no se tiene certeza.

Pero son varios los indicadores de que el Sr. Perea no es una persona bien adaptada a la sociedad y que no puede comportarse de manera moral, ética y adecuada, en primer lugar, golpeó a su esposa, abandonó a su hijo, regresó por él y decidió que ya no vería más a su madre, aunque fue una orden de la juez que entregarla al menor a su madre, no lo hizo, prefirió dejarlo encerrado y sin asistir a la escuela y no se presentó a evaluación las veces que se le citó.

Son muchas reglas que ha decidido romper sin ningún miramiento y no ha recibido sanción alguna por ello, las horas tiempo, el respeto por los demás y el dolor de los demás le es indiferente, solo se ve a sí mismo, tal vez sea demasiado aventurado decir que se trata de una persona con características marcadas de sociópata.

Debido a que no se presentó a evaluación no se sabe que tan riesgoso es que el menor esté bajo su guarda y custodia, pero por el momento debido a estas características que se observan en él se recomienda que se realice una evaluación profunda del Sr. Paredes, esté en tratamiento psicológico y sea la madre quien cuide al menor hasta que se determine si el evaluado es apto para hacerse cargo de él.

Es importante trabajar con su autoestima.- Toda persona que es violenta, esconde una autoestima baja, se siente impotente, pequeño, y no confía en sí mismo, por ello necesita de alguien a quién humillar, sobajar y sobre quien pararse para poder sentir por breves instantes que es más que alguien.

Por ello la violencia no es debido a algo que el otro hizo mal es para que el violento se sienta bien, porque las circunstancias le rebasan.

Es por lo anterior que el Sr. Perea debe trabajar con su autoestima, en la medida en la que se viva como alguien que vale, que puede enfrentar las circunstancias adversas, podrá dejar atrás el escudo del enojo y resolver, los problemas, no enojarse, gritar, golpear, desaparecer, encerrar a su hijo, no enfrentar y resolver como persona apta, madura y suficiente, para solucionar problemas.

Debe haber eventos dolorosos por los cuales es violento.- No se tienen datos de los eventos violentos a los cuales se tuvo que enfrentar de pequeño o las razones que originaron su impotencia y violencia, haciéndolo sentir tan inseguro que le es necesario, desobedecer, salirse con la suya, aislar, golpear, encerrar etc.

Pero es evidente que estos eventos tuvieron lugar y no han sido resueltos en el evaluado, se recomienda que asista a terapia ya que, estos eventos no resueltos se verán reflejados en la forma en la que se relacionará con su hijo y con otras personas.

El Sr Perea es joven y si logra tener una nueva pareja y otros hijos y él no ha trabajado con estos temas muy probablemente regresará a tribunales por una situación similar en unos años.

Es necesario que aprenda a comunicarse como persona pero también como papá.- uno de los principales problemas con la violencia es que no se tiene una comunicación efectiva, no se habla con quien realmente se está enojado, se hiere humilla y sobaja con quien se puede o se cree que se puede, por eso los violentos por lo regular no golpean a su jefe, golpean a sus hijos, a su esposa.

Pero el origen es la no comunicación asertiva, que es decir a quien valla dirigido el enojo de una manera adecuada y resolutiva lo que siento y deseo.

Esta habilidad está ausente en el Sr. Perea y es importante que la desarrolle para poder desenvolverse de manera exitosa como padre.

4) CUÁL ES EL ORIGEN DE LOS PROBLEMAS EMOCIONALES QUE AMERITAN TRATAMIENTO PSICOLÓGICO, SI LOS HUBIERA.

Se desconocen los orígenes profundos que llevan al evaluado a comportarse de esta manera, sería solo especulaciones.

Probablemente existen antecedentes de violencia en el interior de su familia primaria, entre sus padres o dirigida hacia los hijos, por la forma en la que se ha comportado, en la que la violencia es más emocional que física, se infiere que es la manera más común en la que su familia primaria actúa, no se resuelven los problemas, no se habla de ellos y se termina por herir a otras personas, dejando la agresión física solo en casos en los que la presión y la tensión de la persona que funge como violento es demasiada.

También se infiere que la familia primaria con la que se crió tiene ideas estereotipadas de género, poco respeto a las mujeres como individuos, es decir como personas que son dignas de tener una vida independiente a la familia, sin derecho a trabajar, a tener su propio dinero, a tener amigas, amigos, momentos de soledad etc. El concepto que se vislumbra de las mujeres en los valores de esta familia es la de una mujer que solo tiene permitido cuidar y servir al hombre dentro de la familia y para la familia.

Este tipo de pensamiento estereotipado tarde o temprano termina por chocar con la realidad de nuestra cultura y nuestro tiempo.

Incluso se puede especular que podría haber pasado algo de gran importancia que llevó a la familia a decepcionarse de su religión y les orilló a cambiar de religión, al parecer es la madre quien decidió cambiar de creencia y muy probablemente es quien ha sufrido violencia en la familia, siendo coartada en su libertad y en sus decisiones de vida no solo por el ambiente adverso, también por sus propias ideas sobre lo que una mujer sebe ser y sufrir, este cambio de religión habla de una necesidad de alivio emocional que ya no se había encontrado en las tradiciones cotidianas y por ello se infiere que hubo violencia y dolor emocional.

Se recomienda que se lleve a cabo un examen más profundo de la forma en la que se maneja o se comporta esta familia, e la cual el Sr. Perea es producto, con el fin de asegurar un ambiente adecuado y sano para el menor Jorge Enrique Perea Castillo.

5) ESTABLECER QUE SIGNIFICADO DA EL DEMANDADO A TENER BAJO SU GUARDA Y CUSTODIA A SU MENOR HIJO.

Se infiere debido a la forma y conductas que ha tenido el Sr. Perea ante la demanda y evaluación que el evaluado está utilizando a su hijo, para escarmentar a su ex pareja, debido a que todas las formas de control que utilizó con la Sra. Castillo no funcionaron, actualmente el Sr. Perea esta intentado desahogar toda su ira contenida y su frustración contra la Sra. Julia quien en su juicio tiene la culpa de que le se sienta impotente, frustrado y enojado con la relación entre ambos tal y como la construyeron.

Al abandonar a su hijo en el momento en el que se fue de la casa, demostró que en realidad no quería hacerse cargo del menor, pero su ira lo lleva a utilizar a su hijo como una forma de herir a su ex pareja, quien nunca se comportó como le deseaba que lo hiciera, pero no existe forma de complacer a un hombre violento ya que el problema no es lo que hace la otra, el problema es la impotencia que siente ante el mundo y las cosas que le pasan.

El problema incide en su incapacidad para enojarse con quien realmente está enojado, su incapacidad de comunicar de manera asertiva y resolutiva lo que le molesta, por ello no existe un mujer que logre hacer lo que el Sr. Perea quiere, para entonces no violentar, porque la inconformidad del Sr. Perea está en su interior en su baja autoestima.

También se deduce que el Sr. Perea utiliza la guarda y custodia para poder sentirse potente y un hombre digno de su religión, como parte de la confrontación de su poca valía, está el estándar impuesto por la nueva religión a la que se ha cobijado, la cual exigen a una esposa mucho más inactiva y hogareña que la Sra. Jatziry, esta confrontación muy probablemente orilló al evaluado a sentirse más confrontado con quien él es y su realidad y lo llevó a tener los actos irreflexivos y poco racionales como que su hijo dejara de ver a su madre y encerrarlo aislándolo de la escuela.

Lo utiliza como método de control eficaz ya que con mantener a su hijo oculto, mantiene a la madre la Sra. Julia en la expectativa de lo que el evaluado hace, haciendo lo que le tanto deseaba, que ella permanezca en casa, esperando a ver a su hijo en algún momento, pendiente de las audiencias, de las citas con un abogado, de las evaluaciones etc.

El control que él deseaba y que no había podido lograr lo ha conseguido reteniendo al menor a su lado aun y cuando el juzgado solicito que lo entregara a la madre, por tanto es una forma de sentirse potente, de violentar humillando, de salirse con la suya saciando su necesidad sociópata de saltarse las reglas y le tiene tranquilo. Desafortunadamente su hijo está en sufrimiento y tensión constante.

6) ESTABLECER EN QUE FORMA EL DEMANDADO ASIMILÓ LA RUPTURA CON SU EX PAREJA

En la demanda el Sr. Perea explica que tomó mal la ruptura con la Sra. Jatziry, diciendo que él esperaba que ella cambiara, siendo entonces evidente que el Sr. Aún conserva sentimientos por la Sra. Jatziry.

En la contra demanda: “…razón por la cual me vi en la necesidad de separarme de la hoy demandada, para ver si e esa forma dejaba de tomar y se responsabilizaba o reaccionaba y se ocupaba más de mi menor hijo y del suscrito”.

Es de tomar en cuenta que habla de que se vio en la necesidad para ver si de esa forma dejaba de tomar, guardando una esperanza de que ella fuera diferente y reaccionara de manera que él se sintiera mejor y ella se comportara como el esperaba que lo hiciera.

Se infiere que el demandado aun no supera la ruptura, tanto que mantiene a su hijo alejado de la madre, como método de cercanía y de que ella demuestre algún sentimiento aunque este sea de enojo hacia él.

Es indudable que la guarda y custodia del menor es una forma de mantener una relación de violencia con la evaluada, que esta demanda y su afán de que la madre no vea al menor es porque desea saciar sus necesidades afectivas internas, de someter a la evaluada y de sentirse obedecido, llenándolo esto de gran placer.

En esta situación el más perjudicado es el menor, ya que mientras el padre obtiene satisfacción de esta relación de poder en la que por fin es él vencedor, el niño no puede ver a su madre, no puede ir a la escuela, no puede salir a la calle y solo tiene como referencia a su padre, quien no lo ve ni toma en cuenta.

7) DE QUÉ MANERA PERCIBE EL DEMANDADO A SU EX PAREJA EN SU CARÁCTER DE FIGURA MATERNA DENTRO DE SU RELACIÓN CON EL MENOR.

Al parecer la ve como una madre deplorable, en general está culpando a la Sra. Julia de todo lo que ha salido mal y no se permite ver que la evaluada tiene derecho a ver a su menor hijo, al negárselo se instala en el papel de juez y parte, la juzga, la castiga y decide que ella no tiene ningún derecho de madre sobre el menor Jorge Enrique.

En general el evaluado la describe como irresponsable, alcohólica y libertina, sin embargo lo que se ha visto en estos días de espera en los que el Sr. Perea no se ha presentado a evaluación es que la Sra. Julia se presenta de manera puntual a todas su citas, nunca se ha presentado alcoholizada o con signos de que lo esté o haya estado, la Sra. Julia en sus declaraciones ha manifestado que a su parecer el niño debería tener derecho a ver y estar cerca de sus dos padres, mostrando su interés por la salud emocional de su hijo el menor Jorge Enrique.

Aún y cuando esa es la descripción que el Sr. Perea da en su contra demanda, surgen incongruencias en sus mismas aseveraciones el comenta que está convencido de que ella abusa del alcohol.

Pero deja al niño con ella y se va unos días, en la contra demanda “luego entonces a los pocos días de haberme salido de la casa de sus padres, es que el suscrito fui a ver como se encontraba mi menor hijo Jorge Enrique Perea Castillo”

Si el declara que se va porque ella abusa del alcohol y que no desea que su hijo tenga este ejemplo, no tiene congruencia el hecho de haber dejado al niño a cargo de alguien que abusa del alcohol, esto pone de manifiesto que no buscaba el bienestar del menor sino el propio, él se pone a salvo, el busca su tranquilidad, deja al niño por así convenirle y días después regresa a ver como está.

Y aunado a lo anterior dice en su contra demanda: “por tal situación convenimos la hoy demandada y el suscrito, que dejaría a mi cuidado a mi menor hijo tres y medio días y tres días y medio con ella”

Insiste en que ella se haga cargo del menor tres días y medio, lo cual no tiene congruencia, con lo que ahora declara, con respecto a no querer que el menor viera el abuso del alcohol y el cigarro, pero lo deja nuevamente con la madre para que ésta lo cuide, siendo inconsistente con su propio dicho y actitud actual, podría alegarse que el tenia esperanza de que ella cambiara y se comportara de manera diferente, pero si realmente te preocupa el menor y deseas que la otra persona cambie, no se logra hiriendo al niño al alejarlo de la madre ni ejerciendo el poder y violencia contra la madre.

Se logra a través de intervenciones terapéuticas y psiquiátricas pero el evaluado en realidad no está interesado en ello sino en ejercer su poder y voluntad, en caso de que estuviera genuinamente preocupado y quisiera cambiar la situación habría buscado ayuda e investigado, no siendo juez y parte.

Por otro lado está convencido de que ella es alcohólica, la diagnostica en su declaración ante la juez conciliador de Nextalpan diciendo: “pero la decisión de separarnos la tomé porque ella se volvió alcohólica por lo que en la fecha…”

Se atreve a diagnosticar a la Sra. Julia como alcohólica, pero no sabe el tratamiento a seguir, obviamente el Sr. Perea no es experto en la materia y por tanto su diagnóstico carece de toda objetividad y validez, ya que si fuera experto habría tratado la situación de manera diferente, intentando alternativas terapéuticas, lo cual indica que su definición de las actitudes de la evaluada la Sra. Julia están basadas solo en percepciones subjetivas llenas de impotencia, ira, rencor, y sobre todo decepción, por no ser tratado como deseaba, es decir que la evaluada lo atendiera, le lavara, planchara, no tuviera libertad, no trabajara, ni fuera a ver a su familia y en suma dejara de ser una persona libre para ser solo de él e hiciera lo que él quisiera.

Por otro lado se observa la necesidad del demandado de ser atendido como un hijo más, siendo muy probablemente una de sus necesidades inconscientes el encontrar un substituto de su madre en una pareja, se deduce esto debido al lugar en el que el mismo se coloca en su contra demanda:

Contra demanda: “para ver si de esa forma dejaba de tomar y se responsabilizaba o reaccionaba y se ocupaba más de mi menor hijo y del suscrito”, “desatendiendo totalmente sus deberes y obligaciones hacia el suscrito porque no me daba de comer, no me lavaba, no me planchaba”.

Con estas aseveraciones se nombra a sí mismo como alguien que tiene que ser cuidado en las cosas más simples como comer, proveerse de ropa limpia, planchar etc. Se conceptualiza como alguien de quien se deben ocupar porque no puede o no debe hacerlo ya que pone en riesgo su vida su salud o no sabe hacerlo, por eso los niños no cocinan, pero en este caso no es que él no sepa o no pueda, es que desea seguir siendo atendido como un niño eterno, sin la mínima visión de que ese papel solo le corresponde a los niños.

Se infiere que es por ello que aún no es responsable e independiente, sigue viviendo en casa de su madre, nunca se casó ante la iglesia o un juez (los niños no se casan), teniendo la actitud constante de alguien que no crece y de quien deben cuidar, es por ello que ve a la Sra. Julia como una mala madre, porque no lo atendió a él en todas y cada una de sus necesidades.

Se puede llegar a la conclusión de que este comportamiento tiene origen en la forma en la que le evaluado se relacionó con su madre en su infancia, este comportamiento puede deberse a una falta de atención o a un exceso de la misma, pero definitivamente existe un desajuste en la relación madre hijo del evaluado, se infiere por el hecho de que la madre acompañó a su hijo a la audiencia a la que si se presentó, que fue un exceso de atención y un Edipo no resuelto porque nunca se le pusieron límites que el evaluado sigue sin superar esta etapa del desarrollo.

No puedo tener una adecuada identificación con el padre, de quien aprenden los niños a ser hombres, trabajar, ser responsables, casarse, ser independientes etc. Y se quedó apegado y necesitando a su madre en todo momento, y ella le complace.

Mientras el evaluado no enfrente esta situación y crezca, no podrá hacer frente a la vida de manera independiente, responsable y madura.

8) SI EL DEMANDADO PUEDE EDUCAR A SU MENOR HIJO EN UN AMBIENTE APTO.

Por los elementos que se observan hasta el momento, siendo el Sr. Perea un hombre impulsivo, irreflexivo, violento y egocéntrico, no se ve un buen panorama para el sano desarrollo del menor Jorge Enrique Perea Castillo.

Los familiares del Sr. Perea no han podido ser una contención de la violencia ni de la precipitación del Sr. Paredes, apoyándolo en estas decisiones irreflexivas que hacen daño y laceran el bienestar físico y emocional del niño Jorge Enrique Perea Castillo, dejando que esta situación difícil continúe, fomentando que el evaluado sienta que puede hacer lo que él quiera cuando quiera, sin observar la ley, o a las otras personas, por lo que no se observa un ambiente que pueda educar de manera diferente al menor, ni contener la ira del evaluado, reproduciendo ahora en el menor el mismo estilo de conducta.

Por otro lado la madre del menor, no va a desaparecer no piensa mudarse de Estado, ella siempre estará cerca, cuanto tiempo pretenderá el Sr. Perea esconder al niño Jorge Enrique Perea Castillo de su madre, durante cuánto tiempo persistirá en esta actitud paranoide y que desemboca en que le niño no puede salir de su casa, vivir por un tiempo prolongado en esta situación puede ser aprendido por el menor como una conducta normal.

Desarrollando ideas paranoides, aislamiento, desajustes sociales, poca introyección de las leyes y normas sociales, así como la sensación de tener que ocultarse de algo o de alguien que al parecer lo separara del único vínculo que ahora le queda, su padre, esto pude generar en él menor conductas antisociales, desconfianza y poca capacidad de vinculación emocional.

Cabe señalar que la conducta del evaluado al ocultarse y ocultar a su hijo en complicidad con su familia denota una conducta anárquica y antisocial de parte del Sr. Perea y la familia que lo encubre, al no distinguir el apoyo que un familiar requiere para su bienestar y el de su hijo a “la complicidad de ocultar, incomunicar al menor, sustrayéndolo de la escuela y al separarlo de su madre” siendo egoístas e irracionales el núcleo de personas que rodean por al momento al Sr. Perea y por ende al menor,

Se recomienda que el menor viva en un ambiente diferente, donde tenga la posibilidad de aprender patrones de conducta diferentes y no solo los de su padre.

9) QUE DETERMINE LA PERITO EL APEGO A LA REALIDAD POR PARTE DEL DEMANDADO

Debido a que el evaluado no se ha presentado a la evaluaciones para dar su opinión y ser analizado a profundidad, se tomará como referencia las aseveraciones que la Sra. Julia ha proporcionado en este sentido, desde esta perspectiva el evaluado ha mentido en varias ocasiones al juzgado, es decir su apego a la realidad es deficiente ya que el horario que manifiesta como en el que trabaja no es genuino, sus horarios son más extensos ya que trabaja de manera independiente, siendo el horario real el de siete de la mañana a ocho o nueve de la noche, es debido a este horario tan extenso que cuando se le ha ido a buscar en su domicilio, el Sr. Perea no se encuentra en su hogar, sus propios familiares han salido a dar la negativa y manifestar que el continua en el trabajo o que salió muy temprano a trabajar.

Sin embargo el declaró que su horario era mucho menor a este y se encontraba en casa a la una de la tarde, cosa que no ha resultado verídica, y si fuera verídica, el hecho de no salir y enfrentar el hecho de que le requerían para entregar a su hijo, los días en los que se le buscó para llevar a cabo esta diligencia, su familia mintió con respecto a que se encontraba trabajando y por ende él, mintió negandose.

También es de rescatar el hecho de que el evaluado alega que la Sra. Julia toma de manera incontrolada y es alcohólica, pero los indicios y hechos observables con respecto a este tema han descubierto que la Sra. Castillo no es alcohólica, esto demuestra que el evaluado ha mentido en su demanda con respecto a las verdaderas razones por las cuales no desea que la Sra. Castillo vea a su hijo y lo coloca como una persona que miente con tal de obtener lo que desea.

Otra mentira donde se observa su tendencia a no enfrentar las vicisitudes de la vida de manera franca y directa es que las veces que se le ha impelido para que presente al niño en el juzgado ha manifestado que le niño está en cirugía, pero no ha presentado papel, comprobante alguno que demuestren que el menor efectivamente esta o estuvo en cirugía.

Otro echo que relata la evaluada es que el día en el que vio por última vez a su hijo, el sr. Perea Dijo que solo llevaría al menor de visita y ya no lo regreso con su madre, impidiendo que se vieran, siendo ésta una mentira más del Sr. Perea para poder hacer lo que desea, sin tomar en cuenta leyes, derechos, emociones o necesidades de quines le rodean.

El Sr. Perea utiliza el desapego a la realidad como una forma de conseguir lo que quiere, como un niño de cuatro años a quien se le pregunta que si ya se lavó las manos antes de comer helado, “sí” responde el niño con tal de que se le deje tomar su postre, sin ver las consecuencias de sus actos.

El desapego de la realidad en el caso del Sr. Perea nos habla de alguien que no tiene la madurez para enfrentar la vida de una manera más compleja y que realmente solucione los problemas, aun y cuando el menor se quede por siempre bajo su guarda y custodia, la sombra de la madre ausente estará presente en la psique del menor, hiriéndole ya que la ausencia o el abandono emocional son uno de los principales traumas infantiles, que impiden una autoestima adecuada.

Ésta serie de mentiras en las que el evaluado se basó para encauzar esta demanda que lo que permiten entre ver es que efectivamente, su ira o su frustración, lo han llevado a mentir en repetidas ocasiones, alejándolo de la realidad, de la objetividad y de la responsabilidad, esta serie de acontecimientos pueden ser solo un intento inmaduro de retener a su ex pareja o quizá sean el indicio de una personalidad mitómana.

Por el momento se desconoce que explicación le ha dado a su hijo sobre la repentina separación de la madre, y que le esté diciendo sobre su necesidad de estar oculto, incluso del juzgado, donde se le ha requerido y no ha sido presentado.

EN EL CASO DE LOS TRES EVALUADOS

QUE DETERMINE SUS CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES.

Se pueden resaltar como conclusiones de este peritaje que es opinión de la evaluadora que la Sra. Castillo es víctima de violencia intrafamiliar, debido a los resultados de las pruebas psicológicas aplicadas y los indicadores que se encontraron en entrevista.

Se concluye que la Sra. Castillo no es una persona alcohólica basando esta deducción en los resultados de la pruebas psicométricas, en sus antecedentes particulares, sus características de personalidad y las actitudes que se pudieron observar durante los días en los que duró la evaluación, ya que la Sra. Julia se presentó a todas las citas donde el evaluado debió presentarse y no lo hizo.

Se observa que la evaluada requiere de apoyo terapéutico, debido a la situación de presión y angustia por la que está pasando al no tener la oportunidad de ver a su hijo, además de que es necesario que trabaje la situación de violencia que vivió con su ex pareja y la que vive actualmente a manos de la misma persona por no permitirle ver a su hijo, la identificación de la violencia y la expresión de sentimientos son importantes en esta etapa de vida de la Sra. Jatziry.

Sin embargo se encuentra que la evaluada es emocionalmente capaz de hacerse cargo de su menor hijo y no se encuentran indicios de que sea dañino para el menor ser cuidado y criado por su madre ya que ésta se enfrenta de manera más responsable a la vida y a los problemas, reconociendo con facilidad sus áreas de oportunidad y opciones de crecimiento.

Si bien la evaluada no es una persona perfecta y tiene situaciones que debe mejorar y trabajar, se encuentra que es una persona responsable, con posibilidades de cambio, que acepta sus errores y está dispuesta a remediarlos, que desea seguir creciendo y desarrollándose productivamente en su sociedad, pensando no solo en sí misma, también en quienes le rodean.

Hasta donde la entrevista y los exámenes pueden indagar, se llega a la conclusión de que es una persona confiable, que se apega a la realidad y que tiende a seguir los parámetros y las convenciones sociales, por lo que se acopla a la verdad.

Se observa un interés en la emociones y necesidades de su hijo, la Sra. Julia toma en cuenta lo que el menor necesita, aún y cuando esto no es lo que ella quiere, pero se observa un reconocimiento del otro y su disposición para acoplarse a su hijo a pesar de sus propias necesidades, es una persona convencida de su responsabilidad como madre, de cuidar proveer amor, cariño y compresión, por lo que se encuentra que está apta para hacerse cargo del menor Jorge Enrique Perea Castillo, siendo de entre los dos padres la más indicada para tener en su custodia la menor debido a la edad del niño y sobre todo a la madurez que se observa en la evaluada.

En otro orden de cosas, no fue posible evaluar al menor pero se infiere que debido al aislamiento al que ha sido confinado en estos últimos meses, no ha podido desarrollar todas las habilidades que un niño de su edad que asistiera con regularidad al Kínder podría haber logrado, así como la habilidad de relacionarse de manera afectiva ya que fue separado de su madre, fuente de confianza y seguridad.

Su padre el Sr. Perea ha descuidado aspectos importantes para el sano desarrollo del menor, uno de ellos el más importante, haber sido quien rompió el vínculo entre el menor y su madre, esta acción repercute seriamente en el desarrollo adecuado del menor y es una actitud de profundo descuido por parte del padre frente al menor.

Es por esta actitud que es opinión de la evaluadora que el ambiente más adecuado para el menor en esta etapa de su vida es con su madre, ya que esta ha demostrado tener una actitud diferente, manteniendo una actitud abierta, de comunicación y sobre todo de empatía por su hijo, la Sra. Julia está preocupada por llevarlo a la escuela, está consciente de que el menor necesita la convivencia con su padre, tiene una actitud abierta y madura frente a la situación, es esta posición la que le menor necesita para tener un ambiente adecuado donde desarrollarse.

Se sugiere que el menor Jorge Enrique Perea Castillo, restablezca la relación con su madre lo antes posible, y se busque la manera de restaurar su confianza en sí mismo como valioso, amado, importante para su madre y por ende tenga la oportunidad de terminar su etapa de desarrollo de manera satisfactoria, intentando que no tenga repercusiones en su vida posterior.

La separación de la madre de manera abrupta es un trauma primario que puede tener graves consecuencias en la actitud y salud mental del menor, como personalidad adictiva, imposibilidad de relaciones profundas con las personas, desconfianza en sí mismo y los demás etc. por lo que se recomienda que el niño restablezca la relación con su madre, como una forma de restaurar este evento traumático en la vida del menor evitándole sufrimiento actual y futuro.

En cuanto a la relación con el padre, se sugiere que cese la manera en la que se está dando, ya que puede tener consecuencias emocionales graves en el menor, no es sano ser dependiente emocional derivada ésta dependencia, de un trauma.

No es recomendable retrasar el desarrollo de un menor aislándolo, en la medida de lo posible se debería evitar el dolor emocional para el menor y facilitar su incursión en la vida social y de relación con otros seres humanos, siendo la separación de su madre un factor importante para su desconfianza en el mundo.

La relación actual del padre con el menor es nociva y debe modificarse lo más pronto posible. Esto no quiere decir aislarlo del padre, o alejarlo de manera repentina y sin explicación.

Con respecto al Sr. Perea se puede concluir que es una persona violenta, que requiere de humillar, golpear, gritar, aislar o infringir la ley para salirse con la suya con tal de sentirse por unos instantes potente, poderoso, obedecido, valioso, debido a ello es que ha resuelto los problemas de pareja de una manera en la que es violento con su ex pareja y con su hijo, siendo solo él el beneficiado de esta situación.

Se encuentra que es impulsivo, infantil y no enfrenta de manera adecuada y madura los problemas, encontrando la forma de evadir sus obligaciones esperando que sean los demás quienes tengan la culpa, no es capaz de ver a los demás siendo egoísta y teniendo una personalidad sociópata en la que no toma en cuenta las emociones, necesidades o derechos de los demás.

Se observa que no cumple con las normas sobre todo cuando son dictadas por mujeres ya que no respeta las citas, no acata las órdenes de juzgado dictada por mujeres y solo hace caso de sus decisiones, de sus necesidades y de lo que le recomienda hacer un hombre, su abogado.

Se recomienda que el Sr. Perea trabaje en terapia su violencia, la importancias social y de salud emocional que implica tomar en cuenta a los demás, que se apegue a las reglas y normas sociales, su autoestima, los traumas que originaron su violencia y el desarrollo de una comunicación efectiva y asertiva,

Lo anterior con el fin de que logre hacer las cosas diferentes, tenga una autoestima más sana y de esta manera proteger a su hijo de cometer los mismos errores que él, y protegerlo de la violencia, autoritarismo, impulsividad y falta de comunicación efectiva de su padre.

METODOLOGIA Y TECNICAS EMPLEADAS

Entrevista psicológica a la Sra. Julia Castillo Rojo
Observación y análisis del lenguaje no verbal a la Sra. Julia Castillo Rojo y Aplicación de los siguientes instrumentos psicológicos.

Para establecer la percepción de su medio ambiente, sus rasgos y su dinámica de personalidad, conducta, emocionales y motivacionales consientes e inconscientes.

v Test De Los Colores de Max Lüsher para el análisis de la personalidad y la solución de conflictos.

v Test De Auto Descripción Cleaver.

v Test de la Figura Humana de K. Machover

v Test de Frases Incompletas, Bellak

v Test de Bender para determinar la posibilidad de un daño orgánico que pudiera estar alterando la conducta y movimientos de percepción

Pruebas que una vez aplicadas al evaluado fueron calificadas y analizadas de acuerdo a los manuales y criterios de cada uno de los test.

METODOLOGIA Y TECNICAS EMPLEADAS EN EL C. EDUARDO PEREA LUNA

Observación y análisis de los datos obtenidos de la Sra. Julia Castillo Rojo
Análisis de la contra demanda del Sr. Eduardo Perea Luna
Análisis de la demanda impuesta por la Sra. Julia Castillo Rojo
Observación y análisis de la actitud del Sr. Jorge Perea durante audiencia

METODOLOGIA Y TECNICAS EMPLEADAS EN EL MENOR JORGE ENRIQUE PEREA CASTILLO

Observación y análisis de los datos obtenidos de la Sra. Julia Castillo Rojo
Análisis de las necesidades de una menor de la edad y situación del menor
Análisis de la contra demanda del Sr. Eduardo Perea Luna, sobre lo que al menor toca y corresponde
Análisis de la demanda impuesta por la Sra. Julia Castillo Rojo, sobre lo que al menor toca y corresponde.

Bibliografía

Bibliografía:

Ø Max L Max Lüsher sher, El test de los colores Apostrofe, España 1993

Ø Elizabeth Müsterberg Koppitz, El Test Gestáltico Visomotor, Editorial Guadalupe Argentina 2004

Ø (Revista ANUDANDO, Consejo Estatal Contra las Adicciones del Estado de Querétaro,
Año 3, Edición 17, Mayo-Junio 2002).

Ø El arte de morir, Jaime F. Rebolledo, México, 2010

Ø Lauretta Bender, test Gestáltico Visomotor (B.G), Editorial Paidós, México 2004

Ø Fayne E., Cristina H., Emilia L. psicodiagnóstico Clínico del Niño, Editorial Manual Moderno; México 0994

Lo que hago de su superior conocimiento para los fines legales a que haya lugar:

PROTESTO LO NECESARIO

Zumpango Estado de México a 2 de Mayo de 2011

ELENA VEGA ORTEGA

LIC. EN PSICOLOGÍA


Si es así, ayúdame a seguir escribiendo, te pido que le des difusión al artículo, me recomiendes como terapeuta o vengas a terapia,  le des a me gusta, hazme una propuesta de colaboración, o trabajo remunerado.
Me puedes escribir a sociedadequilibrio@yahoo.com.mx, llamar al 0445520718202, 5571575096 Celular del D.F. y zona conurbada, doy terapia en del D.F. y en Tecámac.
https://es-la.facebook.com/people/Elena-Vega/100009279222360
Gracias

Elena Vega

Datos personales

Mi foto

DESARROLLO Y MOVIMIENTO EN EQUILIBRIO A.C.

Tenemos por objetivo coadyuvar en la eliminación de la violencia de género, en el Estado de México a través de la terapia.

Los principales temas que trabajamos son la violencia hacia las mujeres de la diversidad sexual y mujeres que se encuentran es situación de violencia familiar.

Brindamos atención psicológica individual, de pareja, de grupo (constelaciones familiares), psicoterapia con hipnosis Ericksoniana, peritajes psicológicos en caso de juicios familiares y penales.

Nuestra visión es lograr que en el estado de México se respeten y tomen en cuentea los derechos y necesidades de las mujeres, librándolas de la violencia basada en su género u orientación sexual, a través de cambios significativos al interior de las personas.

 Elena Vega

http://www.desarrolloymovimientoenequilibrio.pagina.gr

 

sociedadequilibrio@yahoo.com.mx

0445520718202

59923182

DESARROLLO Y MOVIMIENTO EN EQUILIBRIO A.C.

Nuestra visión es lograr que en el estado de México se respeten y tomen en cuentea los derechos y necesidades de las mujeres, librándolas de la violencia basada en su género u orientación sexual